La portada de mañana
Acceder
Los conservadores europeos, en decadencia tras su mínimo en Alemania
Entrevista - Maixabel Lasa: "Perdonar tiene connotación religiosa y yo soy agnóstica"
Opinión - Algo pasa con Escrivá, por Esther Palomera

El excomisario de la UDEF da la puntilla a la versión del jefe de la policía política por el 'pendrive' de los Pujol

Los dos acusados en el caso 'pendrive', Bonifacio Díez Sevillano (en primer plano) y Eugenio Pino

El comisario jubilado Manuel Vázquez sentenció este jueves la versión del exjefe de la policía política del PP, Eugenio Pino, que se sienta en el banquillo por el pendrive de los Pujol. Vázquez, que dirigía en aquel momento la UDEF, confirmó ante el tribunal que el dispositivo le llegó vía Bonifacio Díez Sevillano, mano derecha de Pino y también acusado. Esa memoria informática, de la que continúa sin conocerse su origen, fue la prueba que la Policía intentó introducir en la causa de la Audiencia Nacional para registrar viviendas y despachos de Jordi Pujol Ferrusola asegurando al juez, de forma falsa, que se había encontrado en los registros a la agencia de detectives Método 3.

"Creo que dijo que era sobre Catalunya, no sé si mencionó el tema Pujol", ha declarado Vázquez ante el tribunal. La tesis defendida por Pino es que el pendrive se lo entregó el jefe de Asuntos Internos Marcelino Martín-Blas y que probablemente su origen inicial fueran dos detectives de Método 3. Esos dos detectives, Julián Peribañez y Antonio Tamarit, también han declarado hoy como testigos y han dicho no saber nada de la memoria informática. Por contra, han reconocido haber colaborado con Asuntos Internos y Martín-Blas en otros asuntos, como en ordenar la documentación que se incautó en Método 3, la agencia donde ellos habían trabajado en el pasado. 

Manuel Vázquez también ha reconocido que antes de que sus subordinados informaran al juez José de la Mata, instructor del Caso Pujol, del hallazgo, Díez Sevillano le había dicho que el pendrive procedía de la causa contra Método 3. Se lo dijo "posteriormente" a la entrega del dispositivo, ha dicho Vázquez. 

La vista oral ha puesto de manifiesto el enfrentamiento entre los distintos mandos de aquella brigada política. Martín-Blas negó estar relacionado con el pendrive durante su declaración como testigo. Villarejo, su gran enemigo, por contra, aseguró que vio cómo se lo entregaba a Pino. El acusado Díez Sevillano ha negado tener vinculación alguna con ese dispositivo. 

La contradictoria versión sobre el origen del pendrive que dió al juez del Caso Pujol el policía al cargo de la investigación hizo sospechar en abril de 2016 al magistrado, que abrió una investigación y aisló su contenido para que no contaminara el resto de la causa. Las pesquisas de De la Mata han conducido a este juicio. En el pendrive se guardaba toda la "vida informática" de Pujol Ferrusola entre 1997 y 2002.

El juicio está pendiente ya únicamente de los escritos de conclusiones, que se presentarán mañana viernes. La acusación particular, que ejerce Jordi Pujol Ferrusola, mantendrá la petición de dos años y medio de cárcel para Pino y Díez Sevillano por revelación de secretos, según fuentes de la misma. 

Por su parte, Podemos, que ejerce la acusación popular, rebajará la petición de más de diez años que solicitaba al principio de la vista para ambos acusados. En el caso de Díez Sevillano el falso testimonio que habría prestado ante el juez De la Mata se quedará en tentativa, ya que acudió como testigo a la Audiencia Nacional. Tanto para este inspector jefe como para Pino, la acusación popular también rebajará la estafa procesal a tentativa mientras que mantendrá intacta la acusación por revelación de secretos. 

 

Publicado el
11 de junio de 2020 - 12:45 h

Descubre nuestras apps