Feijóo plantea una rebaja masiva de impuestos sin detallar cifras ni cómo afectaría a los ingresos del Estado

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, preside la reunión del Comité Ejecutivo Nacional, este miércoles en la sede del Partido Popular en Madrid.

Aitor Riveiro


29

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado este miércoles algunos detalles más del plan económico que dijo tener listo antes de Semana Santa, pero del que todavía no ha ofrecido cifras concretas sobre cuánto supondría de ahorro a los españoles, bien por reducción de gasto o de presión fiscal. En un discurso ante el Comité Ejecutivo Nacional, Feijóo ha reiterado el mantra que repite desde que asumió el liderazgo de la oposición: el Gobierno “exprime” a los ciudadanos y “vive por encima de las posibilidades” de España. Como alternativa, ha asegurado tener un plan de cuatro puntos, aunque solo ha “concretado de una forma genérica” la parte fiscal. Tampoco los desgranó el martes en su ronda de reuniones con los agentes sociales.

Feijóo: ronda rápida con los agentes sociales para evitar la foto con Abascal

Feijóo: ronda rápida con los agentes sociales para evitar la foto con Abascal

Feijóo ha planteado una reducción de tres impuestos: IRPF, Sociedades e IVA. El grueso del plan se centra en el Impuesto de la Renta, el que grava los ingresos de las personas. El presidente del PP ha propuesto “actuar sobre las rentas medias y bajas”, que ha situado en “ingresos inferiores a 40.000 euros”. La idea del PP es “deflactar la tarifa en los tres primeros tramos” de un impuesto que, ha denunciado, “lleva sin actualizar desde 2008”. Un periodo en el que “el IPC ha subido un 25%”, ha apuntado.

Lo que no ha dicho Feijóo es que, en ese periodo de tiempo, quién más años pasó al frente del Gobierno fue Mariano Rajoy, al que ha señalado como referente de sus políticas desde que diera el paso para sustituir al defenestrado Pablo Casado al frente del PP. Y que la idea de “deflactar” el IPC en la Renta es algo que su partido ha rechazado cuando era una propuesta de otro Gobierno.

Feijóo no ha detallado en su discurso cuánto dejarían de pagar los españoles afectados por la medida. Ni cuánto dejaría de ingresar el Estado. Tampoco lo ha hecho con la segunda propuesta referida al IRPF: crear una “nueva figura en los mínimos personales y familiares de manera específica y temporal para las rentas medias y bajas”. En tercer lugar, el PP apuesta por hacer un “ajuste a las retenciones” que se hace “a las familias españolas todos los meses” con carácter retroactivo al 1 de enero, sin explicar a qué se refiere con “familia” ni de cuánto sería ese ajuste, lo que impide calcular el impacto de la medida, tanto para los ciudadanos como para el Estado.

El presidente del PP también ha pedido que se ponga en marcha “un impuesto negativo de 200 o 300 euros a las personas preceptoras de salarios por debajo del umbral que no obliga a hacer la declaración de la Renta”. La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, ya planteó hace semanas una ayuda directa de 300 euros por el incremento del coste energético destinado a las unidades familiares que no ingresen más de 70.000 euros en conjunto.

Feijóo también ha planteado rebajas en el IVA que pagan las empresas y autónomos, aunque tampoco en este caso ha aportado cifras de previsión de impacto. El PP apuesta por “rebaja la tributación por módulos y del régimen especial” a los “sectores especialmente afectados” por la crisis: “transporte, industria, agricultura, ganadería”. Además, ha exigido una “rebaja inmediata del IVA que grava la energía y el gas”, una medida que, ha asegurado, “Europa acepta”. Una vez más, Feijóo ha escamoteado un hecho: fue Rajoy quien subió este IVA del 10% al 21% con la escusa de luchar contra la crisis, aunque después se negó a reducirlo de nuevo. Fue el actual Gobierno del PSOE y Unidas Podemos quien lo devolvió al 10% cuando comenzó la escalda de precios, en junio del año pasado.

En cuanto al Impuesto de Sociedades, Feijóo ha señalado de forma general que quiere dar a las empresas “libertad para amortizar inversiones en eficiencia energética”. Otra vez, sin aportar cifras económicas al respecto.

Negociar, pero solo con el PSOE

Feijóo ha presumido, como suele hacer, del pasado del PP al frente del Gobierno. “Sabemos gestionar la economía, es decir los impuestos, y además cuidamos los servicios públicos”, ha asegurado al inicio de su intervención, pese a que su referente, Mariano Rajoy, subió durante su mandato buena parte de los tributos, como el IRPF o el IVA.

El dirigente gallego ha señalado que “España tiene una gran debilidad, la de su Gobierno”, pese a que desde 2019 todos los Ejecutivos que han decaído por crisis internas estaban presididos por el PP: Madrid, Castilla y León, y Murcia. El presidente del PP ha señalado al Gobierno de Pedro Sánchez por haberse “acostumbrado a vivir con un déficit desbocado” que ha cifrado en los “200.000 millones en dos años”, aunque ha obviado que una muy buena parte de esa cantidad ha ido destinado a paliar los efectos de la pandemia provocada por el coronavirus.

Además, ha acusado al Gobierno de coalición de haber provocado que la Unión Europea haya emitido por primera vez deuda pública mancomunada: “Se ha acostumbrado a vivir de la esperanza en que siempre podemos contar con el rescate de Europa a través de la deuda pública europea para solucionar los problemas de algunos países, especialmente los problemas de solvencia de España”.

“No nos vamos a resignar”, ha dicho. “Podríamos reducir nuestro papel a la crítica y ya haríamos más que el Gobierno. Cruzarnos de brazo y esperar a que llegue nuestro turno”, ha añadido, para explicar que su “responsabilidad es aportar, sumar y construir” porque “no hay nadie en España que pueda no hacer nada”.

“Estamos en disposición de compartir un plan de gobierno que incluye intervenciones temporales y de aplicación inmediata, medidas a corto plazo y también reformas a medio y largo. Los españoles no tienen un minuto que perder”, ha planteado Feijóo, quien ha expuesto sucintamente los epígrafes de ese “plan”, sin ir más allá de los epígrafes salvo en la parte fiscal ya reseñada: “racionalizar gasto burocrático, que es excesivo e injustificable”; “rediseño de los fondos europeos para que autónomos y pymes sean actores directos de la ejecución directa”; y “reformas estructurales para incentivar la actividad económica y consolidar un crecimiento sano y de futuro”.

Tras reunirse con Pedro Sánchez, Alberto Núñez Feijóo se comprometió a remitir su plan al Gobierno. Hoy ha reiterado que quiere “debatir este proyecto de forma inmediata con el actual Gobierno”, aunque ha obviado que el Ejecutivo lo es de coalición y ha dejado fuera a Unidas Podemos. “Parece razonable que los dos grandes partidos [en referencia al PP y al PSOE] puedan compartir propuestas ante una situación crítica”, ha zanjado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats