La Justicia reconoce una indemnización de 500 euros por el acoso de una fan al cantante fallecido de 'Il Divo'

La Audiencia Provincial de Madrid ha reconocido una indemnización de 500 euros para los herederos de Carlos Marín, cantante fallecido del cuarteto 'Il Divo', por el acoso que sufrió por parte de una fan española. Los jueces reconocen que la mujer desarrolló un “amor platónico” por el cantante y que terminó enviándole cartas con amenazas de muerte y que el “desasosiego” que le produjo merece ser indemnizado aunque no haya pruebas de que, como alegaba, tuviera que suspender encuentros con fans por miedo a encontrarse a la acosadora.

Los hechos, según la sentencia a la que ha tenido acceso elDiario.es, ocurrieron a lo largo del año 2021. La mujer acusada era una seguidora del grupo 'Il Divo', cuarteto de cantantes de ópera formado en 2003 que ha vendido más de 30 millones de discos en toda su carrera. Uno de sus integrantes era el barítono español Carlos Marín, fallecido en diciembre de 2021. Pero unos pocos meses antes de su fallecimiento, en febrero de 2021, fue acosado por esta fan y el caso llegó hasta los tribunales.

Primero, según la sentencia, la mujer llamó con insistencia a la productora Sony pidiendo datos sobre el cantante para intentar contactar con él y colaborar en “un proyecto”. Estas llamadas, dice la Justicia, “se intensificaron debido al amor platónico que la fan había desarrollado por él” y se convirtieron en comunicaciones “molestas, obscenas y ofensivas” que se transformaron en cartas. En alguna de estas cartas, la condenada aseguró: “lo vamos a matar”. También le advertía de la llegada de un paquete que “que cuando lo abra morirá e irá al infierno”.

En un primer momento el juzgado 34 de Madrid entendió que había incurrido en un delito leve de coacciones e impuso una multa de 60 euros a la mujer, además de una orden de alejamiento de medio kilómetro que iba a estar en pie durante medio año. La representación del cantante recurrió ante la Audiencia Provincial que la magistrada no hubiera establecido la indemnización de 10.000 euros que habían pedido por daños y perjuicios. Una de sus herederas siguió adelante con el proceso judicial cuando Carlos Marín falleció en diciembre del año pasado en un hospital de Manchester.

Entre otras alegaciones, el recurso del cantante afirmaba que debía ser resarcido por haber tenido que acudir dos veces a los juzgados y por haber tenido que suspender eventos en los que recibía a fans, además de haber sufrido intranquilidad y problemas en su imagen profesional. Alegó que la mujer podía “presentarse en cualquier lugar” y que eso “impedía que pudiera salir”. Renunciar a sus reuniones con fans, añadió, supuso una pérdida de dinero ya que son eventos por los que “se paga una cuantiosa suma”, según alegó.

La magistrada Pilar Casado estima parcialmente su recurso y reconoce que el cantante tenía derecho a ser indemnizado, pero con 500 euros y no con 10.000 como pedía. Sobre la reclamación de dinero por tener que ir dos veces al juzgado, dice la magistrada que eso “es una consecuencia de la denuncia igual para todos los justiciables” y que no presentaron pruebas de que tuviera que cancelar eventos o que el resto del grupo sí acudiera algunos y él no lo hiciera por miedo a la mujer. Tampoco, dice, ha acreditado una intranquilidad familiar o un daño a su imagen profesional.

Sí entiende la sentencia, sin embargo, que debe establecer una indemnización de 500 euros porque el propio relato de hechos probados refleja cómo le afectó el acoso epistolar de la condenada. “El temor del cantante a encontrase con la fan en alguno de sus conciertos, cuando se dieran en España, y a que, le ocurriese algo, le llevó a interponer denuncia” dice la resolución. Sí que existió, por tanto, un “cierto desasosiego y temor” y una “alteración del estado anímico” del cantante.

Considera la jueza proporcionada la cantidad de 500 euros. “No recibía directamente las cartas, el estado anímico no se vio gravemente afectado, nunca se produjo contacto entre ambos, y no deja de ser un delito leve”, razona la sentencia para reflejar es cantidad. Carlos Marín (Alemania, 1968) falleció en un hospital de Manchester el 19 de diciembre de 2021 víctima del COVID-19.

La Audiencia Provincial de Madrid ha reconocido una indemnización de 500 euros para los herederos de Carlos Marín, cantante fallecido del cuarteto 'Il Divo', por el acoso que sufrió por parte de una fan española. Los jueces reconocen que la mujer desarrolló un “amor platónico” por el cantante y que terminó enviándole cartas con amenazas de muerte y que el “desasosiego” que le produjo merece ser indemnizado aunque no haya pruebas de que, como alegaba, tuviera que suspender encuentros con fans por miedo a encontrarse a la acosadora.

Los hechos, según la sentencia a la que ha tenido acceso elDiario.es, ocurrieron a lo largo del año 2021. La mujer acusada era una seguidora del grupo 'Il Divo', cuarteto de cantantes de ópera formado en 2003 que ha vendido más de 30 millones de discos en toda su carrera. Uno de sus integrantes era el barítono español Carlos Marín, fallecido en diciembre de 2021. Pero unos pocos meses antes de su fallecimiento, en febrero de 2021, fue acosado por esta fan y el caso llegó hasta los tribunales.

Primero, según la sentencia, la mujer llamó con insistencia a la productora Sony pidiendo datos sobre el cantante para intentar contactar con él y colaborar en “un proyecto”. Estas llamadas, dice la Justicia, “se intensificaron debido al amor platónico que la fan había desarrollado por él” y se convirtieron en comunicaciones “molestas, obscenas y ofensivas” que se transformaron en cartas. En alguna de estas cartas, la condenada aseguró: “lo vamos a matar”. También le advertía de la llegada de un paquete que “que cuando lo abra morirá e irá al infierno”.

En un primer momento el juzgado 34 de Madrid entendió que había incurrido en un delito leve de coacciones e impuso una multa de 60 euros a la mujer, además de una orden de alejamiento de medio kilómetro que iba a estar en pie durante medio año. La representación del cantante recurrió ante la Audiencia Provincial que la magistrada no hubiera establecido la indemnización de 10.000 euros que habían pedido por daños y perjuicios. Una de sus herederas siguió adelante con el proceso judicial cuando Carlos Marín falleció en diciembre del año pasado en un hospital de Manchester.

Entre otras alegaciones, el recurso del cantante afirmaba que debía ser resarcido por haber tenido que acudir dos veces a los juzgados y por haber tenido que suspender eventos en los que recibía a fans, además de haber sufrido intranquilidad y problemas en su imagen profesional. Alegó que la mujer podía “presentarse en cualquier lugar” y que eso “impedía que pudiera salir”. Renunciar a sus reuniones con fans, añadió, supuso una pérdida de dinero ya que son eventos por los que “se paga una cuantiosa suma”, según alegó.

La magistrada Pilar Casado estima parcialmente su recurso y reconoce que el cantante tenía derecho a ser indemnizado, pero con 500 euros y no con 10.000 como pedía. Sobre la reclamación de dinero por tener que ir dos veces al juzgado, dice la magistrada que eso “es una consecuencia de la denuncia igual para todos los justiciables” y que no presentaron pruebas de que tuviera que cancelar eventos o que el resto del grupo sí acudiera algunos y él no lo hiciera por miedo a la mujer. Tampoco, dice, ha acreditado una intranquilidad familiar o un daño a su imagen profesional.

Sí entiende la sentencia, sin embargo, que debe establecer una indemnización de 500 euros porque el propio relato de hechos probados refleja cómo le afectó el acoso epistolar de la condenada. “El temor del cantante a encontrase con la fan en alguno de sus conciertos, cuando se dieran en España, y a que, le ocurriese algo, le llevó a interponer denuncia” dice la resolución. Sí que existió, por tanto, un “cierto desasosiego y temor” y una “alteración del estado anímico” del cantante.

Considera la jueza proporcionada la cantidad de 500 euros. “No recibía directamente las cartas, el estado anímico no se vio gravemente afectado, nunca se produjo contacto entre ambos, y no deja de ser un delito leve”, razona la sentencia para reflejar es cantidad. Carlos Marín (Alemania, 1968) falleció en un hospital de Manchester el 19 de diciembre de 2021 víctima del COVID-19.

La Audiencia Provincial de Madrid ha reconocido una indemnización de 500 euros para los herederos de Carlos Marín, cantante fallecido del cuarteto 'Il Divo', por el acoso que sufrió por parte de una fan española. Los jueces reconocen que la mujer desarrolló un “amor platónico” por el cantante y que terminó enviándole cartas con amenazas de muerte y que el “desasosiego” que le produjo merece ser indemnizado aunque no haya pruebas de que, como alegaba, tuviera que suspender encuentros con fans por miedo a encontrarse a la acosadora.

Los hechos, según la sentencia a la que ha tenido acceso elDiario.es, ocurrieron a lo largo del año 2021. La mujer acusada era una seguidora del grupo 'Il Divo', cuarteto de cantantes de ópera formado en 2003 que ha vendido más de 30 millones de discos en toda su carrera. Uno de sus integrantes era el barítono español Carlos Marín, fallecido en diciembre de 2021. Pero unos pocos meses antes de su fallecimiento, en febrero de 2021, fue acosado por esta fan y el caso llegó hasta los tribunales.