eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La negociación Gobierno-Unidos Podemos arranca lenta: acuerdo en pensiones, avances en sanidad y sin vetos en impuestos

Las primeras conversaciones de los equipos de trabajo no consiguen grandes anuncios, pero las partes son optimistas sobre el resultado final

Hacienda analizará el impacto de subir el IRPF en las rentas que superen los 150.000 euros

- PUBLICIDAD -
El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, y el responsable de Economía de IU, Carlos Sánchez-Mato.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, y el responsable de Economía de IU, Carlos Sánchez-Mato. EFE/FERNANDO ALVARADO

La negociación entre el Gobierno y Unidos Podemos para buscar un amplio acuerdo económico que dote de cierta estabilidad parlamentaria al Ejecutivo de Pedro Sánchez ha arrancado lenta y sin grandes acuerdos, pero con avances concretos y sin vetos iniciales que dificulten unas conversaciones llamadas a ser prolijas. El balance de las primeras reuniones que hacen desde el grupo que lidera Pablo Iglesias es positivo, aunque son conscientes de la dificultad de alcanzar un acuerdo con el PSOE plenamente satisfactorio en aspectos importantes para ellos.

La semana que viene se retomarán los contactos, pero hasta el momento se han celebrado tres reuniones. En la primera, el miércoles pasado, Unidos Podemos logró el compromiso del Ejecutivo para reformar la Ley de Estabilidad Presupuestaria y eliminar el veto extraordinario que la norma concede al Senado, controlado por el PP, en la aprobación del objetivo de déficit y el de deuda.

Era una de las premisas del grupo confederal para comenzar siquiera la negociación con el Gobierno, que en un principio se oponía a tocar una ley a la que se opuso el PSOE en 2012, cuando fue aprobada por el PP de Mariano Rajoy con el apoyo de CiU, y UPyD.

La situación fue desbloqueada tras una llamada entre Sánchez e Iglesias, según avanzó eldiario.es. En la reunión del pasado día 22 se confirmó que se pondrían en marcha  los mecanismos para su modificación. El viernes, PSOE, Unidos Podemos, ERC y Compromís registraban la correspondiente proposición de ley, que PP y Ciudadanos ya han dicho que tienen intención de bloquear. Algo que los confederados ya temían que podría ocurrir.

De aquella reunión en el Ministerio de Hacienda salió otro compromiso, que afecta a los pensionistas que se manifiestan cada lunes en las calles desde hace meses. La ministra de Hacienda, que comanda las negociaciones por parte del Gobierno, aceptó que en 2018 y 2019 se aplique una subida a las pensiones según el IPC real y no el previsto por el Ejecutivo de Rajoy.

Desde Unidos Podemos aseguran que en estas primeras citas el objetivo es ver "la evolución de los encuentros de los grupos de trabajo". "Al igual que se ha conseguido arrancar un compromiso del Gobierno para subir las pensiones conforme al IPC, se puedan llegar a otros muchos acuerdo en los diversos temas que se tratan en estas reuniones, Sanidad, Dependencia, Educación y Fiscalidad", apuntan las mismas fuentes a eldiario.es.

El Gobierno ha optado por el silencio informativo y, desde que arrancaron las primeras conversaciones a mediados de agosto, ha evitado pronunciarse sobre las negociaciones. Hasta el punto de que a las reuniones no se convoca ni siquiera a los fotógrafos, por lo que no hay imágenes de los encuentros.

Avance lento en Sanidad...

La cita, que concluyó pasadas las 23.00, estableció además la creación de cuatro equipos de trabajo sectoriales. Dos de ellos se han visto ya esta misma semana en una primera toma de contacto. El resto lo harán la que viene.

Sobre Sanidad versó la segunda reunión, este martes. Tres horas que sirvieron para anticipar un posible acuerdo para eliminar el copago de los medicamentos a los pensionistas. Pero sin concretar plazos ni cifras. La última propuesta, de Unidos Podemos, fue hacerlo en dos tandas en los próximos dos años, primero a las pensiones más bajas y luego al resto. El Gobierno dijo que lo estudiaría.

El Gobierno y Podemos abordan la sanidad en la negociación para los Presupuestos

La portavoz de Unidos Podemos, Ione Belarra, la de en Marea, Yolanda Díaz, la dirigente de IU Marga Ferré y la diputada Amparo Botejara, tras la reunión sobre Sanidad. EFE

En esa cita no se concretó nada más, aunque desde el grupo confederal sí señalaron tímidos avances. Pero avances, en cualquier caso. Fuentes conocedoras de las reuniones creen que en materia de sanidad universal hay opciones, sobre todo en lo referente a migrantes, así como en la ampliación de la cartera de coberturas del sistema público, aseguran a eldiario.es.

Menos proclive fue el Gobierno, siempre según las mismas fuentes, para modificar la ley 15/97, que abrió la puerta a la privatización de la sanidad, aunque sí aceptaron crear un grupo de expertos para que aporte soluciones en un máximo de seis meses.

...y precaución en impuestos

Las reuniones de la semana se cerraron con una de las más complicadas: la que tiene que ver con los ingresos del Estado.

El marco de las reuniones es la aprobación de la senda presupuestaria pactada entre el Gobierno y la Comisión Europea, que prevé un déficit para 2018 del 1,8% del PIB. Unidos Podemos quiere aumentar esa cifra y ya votó en contra el pasado mes de julio, pero el Ejecutivo ha hecho saber a los de Pablo Iglesias que no piensa tocar una décima.

Para que el grupo confederal aporte sus imprescindibles votos al PSOE, Unidos Podemos y sus confluencias catalana y gallega han puesto una condición ineludible: aumentar el gasto social. Para ello hay que subir los ingresos y si no se toca la deuda, solo queda la vía de los impuestos.

En la cita de este miércoles no se ha concretado ningún avance. Pero tampoco se han verbalizado vetos concretos, lo que resulta un avance en opinión de los interlocutores. Desde Podemos y desde IU se ha puesto en valor que en la reunión, de cuatro horas, se haya producido un intercambio de propuestas y documentos que luego los equipos analizarán.

El Gobierno sí salió a desmentir por la tarde que haya aceptado una subida del IRPF a las rentas más altas, una de las propuestas clave de Unidos Podemos y de las más delicadas para los socialistas.  El País publicó que el Ejecutivo de Pedro Sánchez aceptaba tocar el impuesto a partir de los 120.000 euros, pero el Ministerio salió al paso: "La postura de Hacienda sigue siendo no tocar el IRPF". En la reunión estaba presente la propia titular del departamento, María Jesús Montero.

Desde Podemos también niegan la información. "No es verdad que hayamos propuesto subir a partir de 60.000. Es verdad que hemos hablado del tema y hemos trasladado que no se suba el tipo impositivo a los que ganan entre 60.000 y 120.000 y hemos sugerido la posibilidad de que se aumentara el tipo a partir de 120.000 (10.000 euros al mes)", aseguran las fuentes consultadas. "El Gobierno nos ha trasladado que ese salario le parecía muy bajo y que preferían una cifra superior", añaden en Podemos.

No obstante,  Hacienda ha aceptado analizar el impacto de subir el IRPF en las rentas que superen los 150.000 euros, según informa Europa Press citando fuentes de la cartera que dirige María Jesús Montero. 

La semana que viene será el turno de la financiación de los ayuntamientos, otro de los puntales de Unidos Podemos que tiene en mente los recursos de sus alcaldesas y alcaldes a un año vista de las elecciones de 2019. Después, vendrá Seguridad Social, pensiones y empleo, otro de los huesos duros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha