Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
ENCUESTA | El PP agota el impulso de la amnistía y cae su ventaja sobre el PSOE
El Gobierno de Ayuso reclama 400.000 euros a familiares de fallecidos en residencias
OPINIÓN | Si el Supremo lo imputa, el fiscal general debería recordar a Oltra

El reto de qué hacer ante la desinformación: “Hay que diferenciar el periodismo de otros negocios”

Charla organizada por Comisiones Obreras contra la desinformación.

Diego Alonso Peña

1

Los grandes peligros de la desinformación han sido este miércoles objeto de debate por parte de diferentes profesionales del periodismo en unas jornadas organizadas por Comisiones Obreras (CCOO). También unto a miembros del sindicato, todos ellos han intentado aportar ideas para poder afrontar los problemas de la mentira o la manipulación en medios o pseudomedios, que son asuntos que también preocupan cada vez más a la ciudadanía.

“Tenemos que diferenciar lo que es el periodismo de lo que son otros negocios con otras intenciones e intereses”, resaltaba Jesús Maraña, director de infoLibre, en la última charla en la que le acompañaban Magda Bandera, directora de La Marea, Virginia Alonso, directora de Público e Ignacio Escolar, director de elDiario.es. En la conversación han abordado las diferentes opciones para mejorar y, sobre todo, determinar “qué son los medios de comunicación”.

Escolar señalaba la importancia de saber categorizar lo que es un periódico. “Antes sabíamos si un periódico era deportivo, generalista, político... Ahora cada vez es más difícil. En el caso de la televisión y la radio está más claro porque la barrera, aunque se haya difuminado, sigue siendo evidente, pero con la prensa escrita se ha perdido todo el control”, apuntaba.

La regulación de los periódicos ha sido otro de los ejes que ha protagonizado el debate en el que se han visto posturas encontradas, pero constructivas. Alonso desconfiaba de la regulación que se pudiera hacer desde los cargos públicos. “Tenemos la suerte que ahora tenemos teóricamente un Gobierno progresista, pero en cuanto haya una alternancia el peligro que puede ser la regulación para el derecho a la información es importante”, explicaba al resto de ponentes y presentes. Maraña, por otro lado, opinaba que “son más importantes los criterios que quién los gestiona” y apuesta por la consolidación de la regulación y autoregulación de los medios de comunicación.

Al igual que el director de infoLibre Escolar afirmaba que “la regulación debe estar blindada y garantizada para que en caso de que alguien quiera utilizarla haya medidas concretas para que esto no suceda”. Además, el director del elDiario.es recordaba que, en estos momentos, “ser un medio con mucha audiencia no garantiza el derecho a la información”. “Mirad en Google qué noticias son las que más audiencia dan a los periódicos, buscad 'cómo se escribe yendo o llendo' y veréis las primeras opciones que son de medios que de esas noticias consiguen un porcentaje importante de la audiencia”, señalaba.

La medición de la audiencia entraba en escena como otro de los pilares para entender lo que está pasando en la prensa y de la que depende en gran medida la financiación pública que reciben los periódicos más leídos. Por otro lado, la directora de La Marea daba importancia a que los periodistas se vuelvan a apropiar del lenguaje: “Una mentira es una mentira y una manipulación es una manipulación, dejemos de decir bulos, fake news o palabras que nos alejan de la mayor parte de la ciudadanía”, afirmaba, a la par que hacía autocrítica asegurando que “en este tema se debe empezar por nuestras casas y hacer todo de la manera adecuada”.

Los razonamientos y posiciones que rodean a la profesión periodística se han expuesto durante más de una hora en la casa de CCOO en la que, además de las críticas a la situación nacional, también se ha reflexionado sobre la normativa europea, el panorama que viven en otros países y los peligros de las amenazas de diferentes grupos de extrema derecha que sufren los directores de los periódicos presentes, políticos y personalidades de toda índole como la cultural o asociativa.

“Ninguna regulación servirá para acabar con la desinformación, las mentiras o la manipulación. Debemos de ser conscientes de ello también, pero como tampoco lo hará con la droga o la prostitución, pero debemos avanzar para que el panorama periodístico nacional e internacional sea mucho menos hostil y garantizar, que es al final para lo que estamos, el derecho a la información que tiene toda la ciudadanía”, concluía Ignacio Escolar.

La jornada la cerraba Empar Pablo Martínez, secretaria de comunicación de CCOO, que concluía las charlas tituladas “La maquinaria de la desinformación” y que ha tratado de, además de plasmar posturas críticas, dar esperanza en una profesión que además de medios nocivos para la democracia también hay otros que se sustentan por el apoyo de sus lectores, suscriptores y compromiso con el derecho a la información.

Etiquetas
stats