Sánchez llama a Casado "constitucionalista a tiempo parcial" y le pide que reconozca los resultados electorales ante el bloqueo del Poder Judicial

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sentado en el Senado, antes de intervenir en la primera sesión plenaria tras el parón estival.

Pedro Sánchez ha vuelto a apelar a la necesaria "unidad" para sacar a España de la crisis económica y sanitaria que ha provocado la pandemia de la COVID-19. Lo ha hecho en una comparecencia en el Senado en la que ha insistido en que los Presupuestos Generales del Estado para 2021 deberían salir con los máximos apoyos posibles para que la recuperación sea "más rápida" frente a la insistencia del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, en que sacarlos con Ciudadanos es "inviable". El presidente ha aprovechado, además, su paso por la Cámara Alta para reprochar al PP la actitud de "bloqueo" en la renovación de instituciones, como el Consejo General del Poder Judicial, ante el portazo de Pablo Casado, al que ha advertido de que no puede ser "constitucionalista a tiempo parcial" negándose a desbloquear ese organismo que lleva en funciones casi dos años.

VÍDEO | Sánchez, sobre el bloqueo del PP a la renovación del CGPJ: "No se puede ser constitucionalista a tiempo parcial"

"No es leal y no es democrático porque no reconoce el resultado electoral del año pasado", ha dicho Sánchez en referencia a la negativa de Casado a acordar la renovación del CGPJ y otras instituciones mientras Unidas Podemos forme parte del Gobierno. Para Sánchez, ese bloqueo pone "en riesgo la estabilidad" y la "confianza" que los ciudadanos depositan en las instituciones públicas. "Las reglas que nos parecen buenas cuando estamos en el Gobierno no pueden parecernos malas cuando estamos en la oposición y otros están en el Gobierno", le ha dicho Sánchez a la bancada popular, que también rechazó cambiar el Poder Judicial, según figura en la Constitución, durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. Sánchez ha avisado al PP de que los ciudadanos castigarán esa "conveniencia partidaria" que, en su opinión, ejecuta el PP. "No se puede ser constitucionalista de quita y pon", ha reiterado el presidente, que ha insistido en que los conservadores actúan en función de lo que consideran que les interesa desde el punto de vista político en cada momento.

El portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, ha acusado al presidente de querer mantenerse "en el poder a toda costa": "Lo único que le mueve a usted es seguir siendo presidente como sea, seguir ocupando el poder como sea". El senador ha comenzado su intervención atacando al presidente por haber tenido un par de semanas de vacaciones -en las que tuvo actividad pública, como el despacho con el rey en Marivent, una cumbre internacional y participó en algunas reuniones telemáticas- y ha ironizado con su "bronceado". "Usted da señales inequívocas de que solo ese es su programa político: estar en el poder, retenerlo, ocuparlo", ha dicho Maroto después de que Sánchez emplazar al PP a asumir el resultado electoral. También le ha reciminado que el Consejo de Ministros sea el más numeroso y que "ocupe el poder exhibiéndose más de 20 días en los palacios de patrimonio nacional -en referencia a las vacaciones en Lanzarote y Doñana como sus antecesores- o usar el Falcon como si fuera su vehículo privado".

A pesar de que Maroto ha asegurado que el PP es un "partido de Estado" que ya ha llegado a acuerdos con su Gobierno y que lo hará "en el futuro", aunque le ha reprochado que gobierne con quienes "atacan al rey, la justicia, la unidad territorial (...) y también con partidos imputados por corrupción": "El PP no es una muleta para que usted se siga manteniendo como cabeza de este Gobierno". El portavoz conservador ha afeado, además, al presidente que desvelara un WhatsApp de Pablo Casado en el que daba el visto bueno a la negociación de la renovación del Poder Judicial, según publicó El País. "Si el señor Ander Gil -su homólogo del PSOE- me manda un WhatsApp de algo de gestión del Senado y lo lee en el periódico, yo me moriría de vergüenza, pero para morir de vergüenza hay que tenerla primero".

A Maroto le ha contestado el portavoz socialista: "No queremos que sean una muleta, queremos que sean un partido de Estado y se comporten como tal, que no creo que sea tanto pedir". Y en la réplica Sánchez entró en el cuerpo a cuerpo con el portavoz del PP: "Le veo reducido a una suerte de semáforo que alguien maneja a distancia. Si se aprieta a un botón vemos a Maroto centrado, moderado y centrista, pero si se aprieta otro dice las cosas más disparatadas -le ha reprochado-. Entiendo lo difícil que debe ser hacer méritos y carrera política en un partido tan errático como el suyo. Todo en función de la ocurrencia que tenga su líder ese día". También ha pedido al PP que "no se convierta en muleta de la ultraderecha".

En cuanto a la negativa del Casado a negociar con el Gobierno la renovación de instituciones clave del Estado por la presencia de Unidas Podemos en el gabinete, Sánchez le ha afeado que no respeten la "presunción de inocencia". "Pero, sobre todo, si aplicamos ese principio del PP de que nadie se sienta con un partido sospechoso por ilegalidades, nadie se podría sentar con el PP a menos de 100 metros de distancia -ha expresado Sánchez-. Un partido condenado por corrupción, con ministros sentados en el banquillo, pretende impartir lecciones de ética al resto de grupos parlamentarios, la verdad es que es decepcionante".

VÍDEO | Maroto, a Sánchez: "El PP no es una muleta para que usted se siga manteniendo como cabeza de este Gobierno"

Sánchez, a Maroto: "Puede sonar más creíble si pide perdón por la gestión de Madrid". 

En la réplica, Sánchez ha acusado al PP de "usar la pandemia para intentar derribar al Gobierno de España" y, en concreto, le ha reprochado la "irresponsabilidad" de no apoyar las prórrogas del estado de alarma. "Actuaron contra la salud de los españoles por un ejercicio de impaciencia" le ha reprendido. Además, no ha dudado en recriminarle la gestión de Isabel Díaz Ayuso: "Puede sonar más creíble si sube aquí y pide perdón por la gestión de la Comunidad de Madrid". Así, también se ha referido a Ciudadanos por las críticas que ha hecho sobre la gestión de la pandemia y le ha recordado que las competencias, en materia educativa para la organización de la vuelta al colegio, corresponden a la Comunidad de Madrid y que no puso un plan sobre la mesa hasta el 25 de agosto.

El grueso del discurso de Sánchez ha sido, no obstante, una apelación por la "unidad" del arco parlamentario para la recuperación de España. "La unidad no es uniformidad, a nadie se le exige que renuncie a sus ideas", ha dicho a la oposición, a la que ha pedido "desterrar el enfrentamiento estéril". Para los cuatro ejes en los que ha resumido la legislatura y de los fondos europeos -digitalización, transición ecológica, cohesión social y territorial y agenda feminista-, Sánchez ha priorizado la aprobación de los "presupuestos progresistas". Para ellos, el presidente quiere contar con "el mayor apoyo posible". "Cuanto mayor base parlamentaria y social tengan, mas rápida y poderosa será la recuperación en nuestro país", ha afirmado el presidente, que da por hecho que la coalición tiene por delante las cuarenta semanas de vida que le quedan a la legislatura.

Al filo de la 22 horas, cuando el debate llegaba a su fin, Sánchez ha rebajado el tono. "Hay mucho espacio para que todos los partidos se sientan representados en estas instituciones", ha dicho en referencia a la renovación del CGPJ, que se encuentra en un bloqueo "absurdo, inútil, estéril, que al final lo que hace es debilitar la arquitectura institucional en nuestro país". También ha reiterado la necesidad de sacar adelante los presupuestos y ha prometido que contará con comunidades y ayuntamientos para los 140.000 fondos europeos.

Más allá del portazo del PP, Sánchez se ha llevado la advertencia de ERC nada más comenzar el debate. La portavoz republicana, Mireia Cortès, le ha avisado de que es "imposible" llegar a un acuerdo en el que esté Ciudadanos, que es la vía por la que se decanta la parte socialista del Gobierno ante las dificultades que comporta pactar con la formación independentista. Además, le ha avisado de que para alcanzar un entendimiento "tendrán que demostrar ser mas progresista de lo que han demostrado hasta ahora" y "cumplir con los compromisos" de la investidura, entre ellos la mesa de diálogo en la que ha asegurado que tendrá que abordarse la amnistía y la autodeterminación. Previamente, Sánchez se había comprometido con el diálogo con Catalunya para solucionar el conflicto político: "Catalunya ha vivido un desgarro político y emocional. Este Gobierno está comprometido en resolverlo por cauces políticos". 

Sin embargo, JxCAT ha reprochado a Sánchez que haya activado la mesa de diálogo cuando necesita los "votos" para los presupuestos y ha avisado de que no puede convertirse en un "mercadeo" de votos. "A algunos solo les importaba la fecha ha dicho Josep Lluís Cleries en referencia a ERC-, que es importante, pero el orden del día lo es más". El senador del partido de Carles Puigdemont ha avisado, en la misma línea que Quim Torra, de que en la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat se tiene que abordar la amnistía y la autodeterminación, que son líneas rojas para los socialistas.

Ante la dura crítica que ha hecho la senadora republicana de la monarquía, Sánchez ha reivindicado las siglas centenarias del PSOE y también la historia de ERC. "Somos dos partidos con historia, es verdad que hay otros partidos que van cambiando de siglas según va el tema. Usted sabe que el PSOE es el único que queda con sus siglas arquitecto de la Constitución y defendemos el pacto constitucional, la monarquía parlamentaria". Aún así, el presidente le ha agradecido el tono, ha garantizado su apuesta por el diálogo y ha deslizado que si no prospera no será culpa de Moncloa sino de la situación preelectoral en Catalunya. En cuanto a los presupuestos, le ha afeado que cuestione las medidas progresistas aprobadas por el Ejecutivo y le ha emplazado a negociar los presupuestos convencido de que hay cuestiones que "pueden unir a partidos progresistas". A su juicio, es contradictorio que ERC apueste por el diálogo con el Gobierno y que no garantice la perdurabilidad del mismo a través de su herramienta fundamental, que son las cuentas públicas.

La senadora de Ciudadanos Lorena Roldán ha hecho un discurso crítico con la gestión de la pandemia y en general con el Gobierno, pero ha mantenido la mano tendida para aprobar unos "presupuestos de emergencia nacional que sean serios y rigurosos". "No nos gusta su Gobierno, ese compadreo que se trae con los separatistas, que dicen que lo realmente importante es la independencia. Ciudadanos es el dique contra el separatismo -ha continuado-. Es una obligación que Rufián, Otegi, Torra o Puigdemont pinten lo menos posible". Roldán, que ha pedido a Sánchez que trate mejor a Casado de lo que trata a Rufián, le ha preguntado si "después de este discurso infame" de la portavoz de ERC "pretende dejar el futuro de los españoles" en esas manos.

Unidas Podemos ha puesto deberes al presidente para la elaboración de los presupuestos con la reivindicación de un "impuesto de solidaridad a los que más tienen". También ha defendido la reindustrialización y la transición verde, aunque también ha planteado un "reto democrático" para "atajar la corrupción en la monarquía". También ha aplaudido que Sánchez se haya comprometido a llevar a cabo una reforma del Código Penal para rebajar las penas por sedición. "Ayudaría mucho a resolver el conflicto con Catalunya", ha expresado Sara Vilà.

La mayoría de grupos minoritarios en el Senado han deslizado críticas en la gestión de la pandemia y han reclamado ayudas contra la crisis social así como para las autonomías, pero el más duro ha sido Vox, que ha acusado al "Gobierno ilegítimo" de haber provocado las muertes de la pandemia así como la crisis económica y social y ha reclamado la dimisión de Sánchez. "El resumen de su aportación es muerte y ruina", ha espetado el senador de la ultraderecha Jacobo González-Robatto. Unas palabras que el socialista Ander Gil ha tachado de "miserables": "La sociedad española va a derrotar a dos virus: al coronavirus (...) y a la ultraderecha que hace daño y mucho a la sociedad española".

Sánchez le ha respondido en tono irónico al aseverar que Vox "está atravesando un momento delicado" por estar "a la caza de presentar algún candidato para esa moción de censura", pero que no encuentran en la "nómina de candidatos de salvación nacional".

Etiquetas
Publicado el
8 de septiembre de 2020 - 18:03 h

Descubre nuestras apps

stats