eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Calor extremo e incendios más frecuentes en Australia por el cambio climático

Calor extremo e incendios más frecuentes en Australia por el cambio climático

Calor extremo e incendios más frecuentes en Australia por el cambio climático

Australia sufrirá de calor extremo e incendios más frecuentes como consecuencia del cambio climático, así como un aumento del nivel de las aguas, riesgos de inundaciones y la acidificación de los océanos, señala un estudio bianual elaborado por organismos gubernamentales.

El informe “Estado del Clima 2018” elaborado por la Oficina de Meteorología de Australia y la agencia científica CSIRO indica que desde 1910 a la actualidad la temperatura del clima y de la superficie del mar que lo rodea ha aumentado más de un grado.

“En línea con las tendencias globales, nuestros datos muestran que el clima de Australia seguirá calentándose", indicó en un comunicado la directora del Centro de Ciencias Climáticas de CSIRO, Helen Cleugh, al incidir que ocho de los diez años más calurosos de la historia del país se han registrado desde 2005 hasta la fecha.

El informe muestra que en los últimos cuarenta años los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera han aumentado de forma sostenida.

“A nivel mundial, los niveles de dióxido de carbono aumentaron 46 por ciento desde los niveles pre-industriales (alrededor del año 1750)”, agregó la científica al considerar que uno de los mayores contribuidores es el aumento del CO2 atmosférico proveniente de los combustibles fósiles.

Por su lado, el gerente de la unidad de Vigilancia Climática de la Oficina de Meteorología, Karl Barganza, dijo que la tendencia contribuye a un aumento de las condiciones climáticas que provocan calor extremo y una extensión de la temporada de incendios.

La tendencia “es particularmente más notoria en el sur y el este de Australia”, precisó el experto al referirse a la zona más poblada, en donde se encuentran las ciudades de Melbourne y Sídney.

El informe también remarca una disminución de lluvias, así como una subida en el nivel de las aguas y la acidificación de los océanos que rodean a Australia, país que ha afrontado dos blanqueos masivos de corales consecutivos en la Gran Barrera de Arrecifes.

“Para proteger a los australianos del impacto del empeoramiento del clima, el gobierno federal debe tener una política climática creíble en marcha para reducir rápidamente nuestra contaminación de gases mientras nos adaptamos a un mundo más peligroso”, remarcó en un comunicado Greg Mullins, representante del Consejo Climático, un organismo independiente de expertos.

Australia se comprometió a reducir las emisiones de un 26 a un 28 por ciento respecto a los niveles de 2005 para 2030, pero un informe reciente de la ONU indica que "no ha habido mejoras en la política climática de Australia desde 2017".

"Las últimas proyecciones publicadas por el gobierno muestran que las emisiones se mantendrán a altos niveles en lugar de ser reducidos en línea con los objetivos de 2030", precisa el documento.

El cambio climático es uno de los asuntos espinosos en Australia, que ha visto caer a varios de sus gobiernos por las políticas respecto al eliminado impuestos a los gases contaminantes o el plan energético nacional.

Esto responde a un fuerte sector político conservador que busca mantener la explotación de combustibles fósiles, argumentando que las energías alternativas o las medidas para mitigar el cambio climático elevan las tarifas eléctricas.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha