El Congreso desdeña el neonegacionismo de la ultraderecha y admite a trámite la ley de cambio climático

Uno de cada 4 habitantes del planeta no sabe lo que es el cambio climático / EFE

El Congreso de los Diputados ha admitido a trámite el proyecto de ley de cambio climático preparado por el Gobierno. La Cámara ha rechazado la enmienda a la totalidad presentada por el grupo Vox que se sustentaba en el neonegacionismo que no desecha el calentamiento de la Tierra, pero duda de que la causa sea la acción humana o incluso de que sea un problema. El partido de ultraderecha ha tenido el apoyo del diputado de Foro Asturias.

La defensa del proyecto ha corrido a cargo de la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, que ha señalado que la ley aspira a "favorecer una revolución industrial que nos permita liderar la producción y el empleo", con una recuperación verde e inclusiva en línea con las directrices de la Comisión Europea y su Pacto Verde.

"La fase de recuperación en la que estamos representa un momento propicio para un cambio de rumbo y la próxima década es clave", ha dicho Ribera, que ha confiado en que el trámite parlamentario de la ley sirva para "reforzarla" y "mejorarla".

La sesión se ha celebrado por la enmienda presentada por el grupo parlamentario de Vox que pedía rechazar el texto por completo y antes de tramitar nada en el Congreso. La encargada de sostener la enmienda ha sido la diputada Mireia Borrás. Borrás ha sentenciado: "No tenemos postura climática". Y luego ha desgranado que "nadie niega el calentamiento global", para acto seguido añadir "que sean los científicos los que den la respuesta, pero todos, no solo unos cuantos". Este preámbulo ha servido para afirmar que "numerosos científicos afirman que no existe evidencia de que el cambio climático es antropogénico, es decir, causado por la mano del hombre". Lo cierto es que el consenso científico apoyado en infinidad de estudios es el contrario a lo apuntado por Borrás: el cambio climático es consecuencia de la actividad humana desde la época industrial por la acumulación casi sin precedente de gases de efecto invernadero en la atmósfera emitidos por esa actividad humana.

Al contestar, la vicepresidenta cuarta Ribera ha recordado que el proyecto ha llegado a la Cámara Baja un 14 de julio, coincidiendo con el aniversario de la Toma de la Bastilla, que representó el "triunfo de la ilustración" y "el inicio del Estado moderno". Y ha dicho que la ley apuesta por "dar respuesta a las demandas de la sociedad española" y lograr que la economía de nuestro país sea neutra en emisiones con un marco predecible para lograr un modelo sostenible y "resiliente" para atraer inversiones e impulsar la transición energética. Con objetivos "que solamente puedan ser revisados al alza", que permiten "ir dejando atrás" los combustibles fósiles de forma "progresiva".

El Partido Popular no se ha alineado esta vez con Vox. El terreno climático no parece propicio para sostener alianzas entre los dos partidos. "No es momento para el negacionismo", ha espetado el portavoz popular Diego Gago. Sin embargo, el resto de su intervención se ha orientado hacia un ataque al Gobierno. "Llegamos tarde a la lucha contra el cambio climático por no apoyar la ley presentada por el PP". El grupo registró una propuesta muy poco después de salir del Ejecutivo por la moción de censura que sacó de la presidencia a Mariano Rajoy. La presentó la ex ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. "Apoyaremos una ley mejorada y enmendada".

Consenso en contra de la posición de Vox

El diputado de Unidas Podemos Juantxo Lopez Uralde se ha dirigido a Vox: "No sé de qué patriotismo se envuelven que ignora el mayor daño que sufre su territorio, que está siendo destruido por el cambio climático". "Basta con escuchar a la Agencia Estatal de Meteorología que ha dicho que los veranos han aumentado cinco semanas en España. Eso es lo que los científicos nos están diciendo. Hagan un gesto por las generaciones futuras y retiren esa enmienda" ha rematado.

El portavoz de ERC, el diputado Joan Capdevila, ha venido a resumir la sesión provocada por Vox: "Superemos este trámite y póngamonos a trabajar en la ley más trascendental, no de la legislatura sino de la década". López de Uralde ha calificado la enmienda como "de postureo", es decir, una maniobra para llamar la atención y presentarse como grupo a contracorriente.

La propuesta de Vox ha generado bastante consenso, aunque sea en contra. La diputada de la ultraderecha ha recurrido a su argumentario habitual al afirmar que la ley "culpabiliza a los hombres del campo que se levantan cada mañana, a la industria, a los agricultores y cazadores... Nosotros defendemos el verdadero conservadurismo ambiental y lo que nos venden es un dogma. Su ideario liberticida". La estrategia ultra ha sido denominada desde "quintaesencia del neonegacionismo" a discurso "terraplanista" por parte de los portavoces de Bildu, Mertxe Aizpurua, y el BNG, Nestor Rego. "Llegan 10 años tarde a un debate superado", ha calculado la diputada de Más País-Equo Inés Sabanés. "No utilice la pseudociencia que nos trae aquí", le ha dicho el diputado Miquel i Valentí. Casi todos los grupos han avanzado, en cualquier caso, que el texto de partida del Gobierno no les convence de forma integral y que planean registrar modificaciones para su debate en el proceso parlamentario.

Etiquetas
Publicado el
14 de julio de 2020 - 22:15 h

Descubre nuestras apps

stats