La portada de mañana
Acceder
El último órdago de Putin provoca una nueva escalada de la guerra en Ucrania
El auge del empleo reduce los jóvenes que ni estudian ni trabajan a mínimos históricos
Qué fue y qué no fue el 1-O, por Neus Tomàs

Un medio de comunicación dirigido por 70 personas con discapacidad

Redacción de CADIS HUESCA, formada por personas con discapacidad. / Juan Manzanara

Un grupo de más de 70 personas con discapacidad dirige, desde hace más de nueve años, su propio medio de comunicación. “Los Bandidos de la Hoya”, un programa de radio creado por la redacción de CADIS HUESCA, la coordinadora de 22 asociaciones de personas con discapacidad de la provincia oscense, reflexiona cada semana sobre la actualidad y denuncia los recortes en dependencia, las barreras arquitectónicas y sociales, la exclusión, la desigualdad y la precariedad laboral. Comunican lo que les preocupa y de aquello de lo que son capaces. Ahora lanzan, para mejorar sus recursos técnicos y humanos, una campaña de crowdfunding: Con mucha capacidad.

Qué piensan los españoles de la discapacidad (I)

Qué piensan los españoles de la discapacidad (I)

“No hay mejor forma de que la gente conozca el mundo de la discapacidad que hablándoles de él, aunque a los bandidos nos lleve más de una década”, explica Concha Lisa, que a sus 60 años y con parálisis cerebral de nacimiento se siente “más segura que nunca” para opinar de lo que le rodea. Desde hace cuatro años forma parte del equipo de trabajo que saca adelante los tres proyectos de comunicación de CADIS y que además de la radio contemplan la prensa escrita, con el suplemento dominical “Igual Da”, desde 2008, y el reciente magacín de televisión “Display”.

Sus contenidos integran las parrillas y suplementos de los medios locales oscenses y en la redacción trabajan personas con Síndrome de Down, parálisis cerebral, enfermedades mentales y con discapacidades físicas e intelectuales. Se reúnen dos días cada semana con el objetivo de aportar a la audiencia otras perspectivas de los temas de interés social, hacerse visibles y demostrar que son una parte activa de la sociedad. “La gente y los políticos tienen que conocer lo que pensamos los discapacitados de un futuro sin coberturas sociales, saber lo que nos parece un retroceso en nuestros derechos o cómo vemos la familia, y para eso tenemos que hablar de ello”, señala Concha.

Estas semanas la coordinadora acude a la financiación colectiva para tratar de ampliar sus medios técnicos y ofrecer talleres de expresión oral y escrita. Ahora cuentan con varios ordenadores, una mesa de mezclas y ocho micrófonos, aunque los trabajadores sociales reconocen que faltan recursos, empezando por los humanos. Eso sí, cuentan con “un equipo libre y democrático que trabaja sabiendo que no puede dejar un periódico en blanco, y que jamás ha faltado a una cita”, explica la responsable de los proyectos, Nuria Araujo.

Tratan los tabús de la sexualidad, el envejecimiento en la discapacidad, las dificultades de acceso a la cultura y al mercado de trabajo. Funcionan como una redacción, pero sin jefes ni directores. “Votamos entre todos, nos informamos en la prensa y en internet, buscamos qué queremos decir y damos nuestra visión. Lo contamos a quien interese, sin esperar a que nadie nos pregunte”, señala uno de los primeros locutores de “Bandidos de la Hoya”, José Enjuanes, de 52 años.

Una herramienta para evolucionar

Que estos proyectos se mantengan casi una década se explica, según Miguel Montori, técnico de la Asociación de Personas con Parálisis Cerebral de Huesca, por la sensación de validez, la motivación y el empoderamiento de quienes los llevan a cabo: “Está muy bien hacer cestitas y jabones, forma parte de una terapia ocupacional, pero muchos necesitan algo más para sentir que son parte de un colectivo que se manifiesta abiertamente”.

Según la coordinadora de los proyectos, Nuria Araujo, estos programas de comunicación han conseguido una fuerte presencia social en la provincia altoaragonesa, aunque el objetivo no es solo la visualización de la discapacidad, sino aportar herramientas para su desarrollo personal.

Las actividades de documentación, locución y redacción los hacen progresar en la lectura y la escritura, mejoran sus capacidades de expresión, el trabajo en equipo y favorecen la inclusión entre personas con distintas discapacidades. “La responsabilidad de saber que su tarea es fundamental para sacar algo público e importante elimina un cierto egocentrismo de las personas con discapacidad, les hace dejar de preocuparse de lo que ellos no son capaces de hacer y centrarse en lo que sí pueden aportar a los demás compañeros”, explica Montori.

La redacción de CADIS coincide en que preguntar a otros lo que piensan de la discapacidadlo que piensan de la discapacidad es lo que más enriquece sus historias. Con esa intención han participado en varias ediciones del Congreso de Periodismo Digital de Huesca donde sus encuentros han tenido como protagonistas a periodistas como Iñaki Gabilondo, Monstserrat Domínguez, Forges, o la mexicana Carmen Aristegui.

Para otra de las redactoras, Maite Sarroca, conocer a estos profesionales es algo inspirador y señala: “Lo que nos gusta de los periodistas es que dan voz a otros colectivos. Nosotros hacemos ese papel con nosotros mismos. Lo haremos mientras sea necesario”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats