eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las torturas y ensañamientos de Billy el Niño por los que no merece una medalla

El expolicía franquista Juan Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, está acusado de torturas continuadas en los calabozos de la Dirección General de Seguridad de Madrid

Fue uno de los agentes más activos de la Brigada Político Social de Franco y actuaba con extrema violencia con los detenidos por causas políticas y se le concedió una medalla que ahora el Gobierno estudia retirarle

Empleó técnicas de castigo como el 'pasillo', la 'bañera' o el colgamiento en barra que deja a la víctima sin defensa y en posición de extrema vulnerabilidad

Entre su tormento favorito estaba el 'saco de golpes': le "encantaba" para ensayar puñetazos, patadas y gritos copiados del kárate y las artes marciales

48 Comentarios

- PUBLICIDAD -
La Fiscalía se opone a la extradición de Billy el Niño a Argentina

Billy el Niño. | EFE

Billy el Niño disfrutó con su trabajo, según relatan sus víctimas. Los calabozos de la Dirección General de Seguridad (DGS) en la Puerta del Sol retienen historias de torturas en las que el expolicía condecorado de la Brigada Político Social (BPS) participaba con "especial ensañamiento", según queda recogido en muchas denuncias. Las fechorías quedaron grabadas con nombres como el 'pasillo', el 'repasito', el 'saco de golpes' o la 'bañera'. Y una de sus favoritas, y más crueles: el colgamiento de una barra.

Así lo cuentan sus víctimas en las siete querellas presentadas hasta el momento contra Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño. La extrema violencia policial queda acreditada con las declaraciones de represaliados en la dictadura de Franco. La humillación, el debilitamiento y la violencia psicológica contra los detenidos eran prácticas habituales, como muestran los documentos testimoniales a los que ha tenido acceso eldiario.es. Estos eran algunos de los 'trabajos' y fechorías preferidas del torturador franquista Billy el Niño.

El 'pasillo'. El detenido pasa entre dos filas de agentes policiales que golpean con porras, vergajos, puños americanos, patadas y puñetazos.

El 'repasito'. Propinar fuertes golpes, sin dejar marcas en el cuerpo, con guías telefónicas y porras de goma. Táctica empleada entre interrogatorios.

Colgamiento de una barra. Esposado por la muñeca delante de los tobillos, el detenido queda suspendido por la articulación de las rodillas. La postura deja expuestos los glúteos, genitales y plantes de los pies para ser golpeados. El dolor es muy intenso. Provocaba abundantes hemorragias y presencia de sangre y coágulos en la orina durante meses. Una de las prácticas más usadas por los agentes de la BPS por la extrema posición de vulnerabilidad y la nula posibilidad de defensa.

'Saco de golpes'. Billy el Niño bautizó así a los puñetazos y patadas repetidas en el cuerpo de sus víctimas que descargaba con movimientos y gritos copiados del kárate y las artes marciales. Le "encantaba" propinar estas palizas pronunciando los nombres de las técnicas empleadas para mostrar su pericia en la materia, según el relato de las víctimas.

La 'bañera'. Introducción de la cabeza en aguas "extremadamente sucias y nauseabundas" hasta el práctico ahogamiento del detenido. Cuando la víctima llega a perder el conocimiento siente la sensación de que va a morir.

Apagar cigarrillos. En la cara o en la cabeza.

Golpes en la cabeza. Con una guía telefónica. Sin marcas. Origina intensas cefaleas.

Billy el Niño saluda tras declarar en la Audiencia Nacional, el 10 de abril de 2014. / Álvaro Minguito/DISO Press

Billy el Niño saluda tras declarar en la Audiencia Nacional, el 10 de abril de 2014. | Álvaro Minguito/DISO Press

Una de los objetivos en las sesiones de tortura era evitar daños irreversibles y golpear sin dejar marcas. Cuando era posible. Con un doble propósito: no minar del todo la resistencia física y psicológica de la víctima y eludir pruebas ante posibles denuncias de los sometidos a castigo en los calabozos de la madrileña Puerta del Sol. Pero también se negaba agua y comida, o el sueño, a presos desnudos que acaban manchados por sus propios excrementos.

Las torturas de la BPS tenían su propio protocolo. A los golpes durante la detención y el traslado en vehículo policial seguía el encierro y aislamiento. Luego los intensos y continuados interrogatorios. E incluso médicos que comprobaban las constantes vitales y el estado de resistencia de los apresados.

Encierro y aislamiento. Una celda con un petate y una manta. No permitir el contacto con familiares ni abogados durante el periodo de detención.

Interrogatorios. Constantes bajadas y subidas desde calabozos a salas de interrogación. Alternar estas situaciones provoca desorientación forzada y desubicación espacio temporal. Las prácticas quedan prolongadas durante horas para derrumbar a los apresados y obtener información de sus actividades.

Porque la dictadura respondía a las manifestaciones antifranquistas con más acciones represivas. Y en ese escenario uno de los actores principales fue Billy el Niño. El torturador que nunca ha sido condenado por sus acciones. Ni juzgado, pese a  las querellas. Al contrario, González Pacheco mantiene una medalla al mérito policial con un  incremento del 15% en su pensión.

Radiador. La víctima queda esposada a un radiador. El calor acaba produciendo aturdimiento, mareo, fatiga.

Debilitamiento. No proporcionar agua o bebida alguna. Escasa o nula alimentación. Negar el descanso. Duchas de agua fría.

Humillación. Despojar de la ropa para mantener desnuda a la víctima. No permitir realizar las necesidades fisiológicas ni el aseo, a las mujeres incluyendo el periodo de menstruación.

Violencia psicológica. Insultos y amenazas. Coacciones indicando posibles daños a familiares y compañeros.

El más famoso torturador de la BPS

En los años 70, Billy el Niño era conocido entre la oposición política al régimen de Franco como uno de los torturadores más implacables. La entrega a su trabajo contrastaba con las actitudes más frías o impersonales de otros agentes. González Pacheco era de los pocos que se identificaba ante sus víctimas. Y lo hacía como otro método intimidatorio más, sabedor de la fama que había acumulado.

Billy el Niño alardeada ante los detenidos de conocer y tener controlados a militantes de izquierdas y a líderes estudiantiles. Decía a los torturados que algún compañero le había delatado, para minar su resistencia y pedía colaboración a cambio de beneficios penales o habría "una muy larga temporada en la cárcel".

La ventana. Asomar al detenido, normalmente inmovilizado y sometido a golpes, dando a entender que va a ser arrojado por una ventana.

En el caso de Enrique Ruano, delegado del Sindicato Democrático de Estudiantes de la Universidad de Madrid, murió el 20 de enero de 1969 al caer desde el séptimo piso de un edificio al que había sido trasladado por la Brigada Político Social. El movimiento antifranquista consideró el suceso un asesinato.

Como Julián Grimau, lanzado al patio interior de la Dirección General de Seguridad el 8 de noviembre del 62. La BPS quería justificar el episodio como un suicidio. El militante del Partido Comunista fue condenado a muerte y ejecutado por la dictadura franquista el 20 de abril del 63.

"En ese mismo despacho el cobarde de Julián Grimau se tiró por la ventana", le dijo Billy el Niño a uno de sus torturados, Willy Meyer. El policía de Franco sacó la pistola, la apretó contra su pecho y le gritó que le iba a matar. Había montado el arma en falso para recrear una ejecución. Era otra de las fechorías predilectas de uno de los  torturadores más "sádicos" del franquismo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha