Activistas por los derechos de los animales se han desplazado un año más a Tordesillas, un lugar en el que no son bienvenidos. "No entramos en provocaciones, Nos callamos si nos dicen algo", cuentan a eldiario.es desde la localidad vallisoletana.