eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno de Trump lleva ante el juez a niños migrantes que ni siquiera saben lo que es un abogado

Aunque no se trata de una práctica nueva, las ONG alertan de que bajo las políticas de Trump el número de menores declarando solos ante jueces se multiplicará

Según la organización TRAC, entre 2012 y 2014, cuando los menores contaban con abogado logró quedarse en EEUU un 75%. Sin letrado, solo un 15%

24 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Captura de pantalla de un vídeo elaborado por Now This para denunciar la situación de estos niños sin abogado

Captura de pantalla de un vídeo elaborado por Now This para denunciar la situación de estos niños sin abogado Now This, Linda Freeman

"¿Sabes lo que es un abogado?". "No sé". "¿Tienes abogado?". "No". Estas son las dos preguntas con las que el juez de inmigración William Snouffer comienza las vistas cuando tiene delante a un niño migrante. Las negativas son las dos respuestas que dan un niño y una niña de menos de cinco años que miran al juez con incredulidad y miedo, como si esperasen que en cualquier momento apareciera el típico lobo de los espectáculos de marionetas.

Aunque no es una práctica nueva y todavía no hay datos oficiales, las ONG alertan de que con el Gobierno de Donald Trump se multiplicará el número de menores migrantes que se presenta solo ante un juez y que es incapaz de explicar qué hace allí o por qué tuvo que huir de su país junto a su familia. Al parecer, al comienzo de estos procesos de deportación, muchas veces los niños todavía no cuentan con un abogado para que les represente. La situación, en ocasiones, llega a ser ridícula dicen los defensores de derechos humanos.

Sentado ante el juez en pleno proceso legal para su deportación, el inmigrante que debería estar explicando por qué cruzó la frontera de forma ilegal y por qué merece quedarse, se levanta de su silla y se sube a la mesa. Algo propio de los niños de tres años como él. Absurdo, pero real.

Este pequeño es uno de los muchos menores no acompañados que se enfrentan solos al proceso de deportación. Muchos, además, sin representación legal de ningún tipo. "Esta situación resalta lo absurdo de lo que estamos haciendo con estos niños", señala Lindsay Toczylowski, directora ejecutiva del Immigrant Defenders Law.

Barry O, de Guatemala, tenía 17 años cuando le tocó su turno. "Cuando llegué a Nueva York, me dijeron que tenía que acudir al juzgado de inmigración y ver a un juez. Alguien me dijo que tenía que ver a un abogado, pero no podía permitírmelo. Estaba muy nervioso, pero sabía que aquel día tenía que ir al tribunal", recuerda. "Recuerdo lo nervioso que estaba en la primera sesión. Nunca había hecho nada malo y nunca había estado ante un juez", añade.

Algunas ONGs como Safe Passage se encargan de asistir legalmente a niños como Barry O y, en su caso, le ayudaron a conseguir la tarjeta verde. "Además de ganar mi caso en el juzgado, Safe Passage ayudó a mi tío a convertirse en mi tutor legal y también me ayudaron a conseguir el permiso legal de residencia permanente".

Según la organización  TRAC Immigration que estudia las migraciones en EEUU, en 2014, tan solo el 32% de los niños no acompañados contaron con representación legal de los 63.721 casos que pasaron por la justicia. Según las investigaciones anteriores realizadas por TRAC, que el menor tenga o no un abogado es esencial para lograr permanecer en EEUU.

Entre 2012 y 2014, cuando los menores contaron con un abogado, los jueces permitieron la permanencia en EEUU a tres de cada cuatro menores (casi el 75%). Cuando no hubo letrado, el porcentaje disminuyó hasta el 15%.

Con la política de "tolerancia cero" de Donald Trump, EEUU ha separado de sus padres a 2.575 menores de edad. Aunque la justicia ordenó a finales de junio reunificar en un plazo máximo de 30 días a estos niños con sus familias, la mano dura del presidente ha aumentado las posibilidades de que los menores se tengan que sentar solos ante un juez.

"Mientras estamos hablando, nuestro Gobierno está separando por la fuerza a los niños migrantes de sus familias", denuncia desde su página oficial Safe Passage Project. "Estos niños ya han sufrido mucho, escapando de la violencia y las revueltas en sus países de origen, y haciendo el peligroso viaje a EEUU. Después de todo esto, estos niños están siendo reasentados por todo el país y ubicados en procesos de deportación, sin que se les proporciones un abogado por parte del Tribunal. Esto es una atrocidad y una violación de los derechos humanos, y debemos contraatacar", concluyen.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha