eldiario.es

9

Si hay nuevas elecciones, ha de cambiar el candidato

Pedro Sánchez y su círculo quieren ir a elecciones. Cada vez son más las voces –y los indicios– que así lo muestran. Como en un juego que puede resultar el de la ruleta rusa. Con un objetivo claro: que el tiro mortal vaya para Unidas Podemos

Vemos en diferentes lugares –en EEUU por ejemplo– que cuando un candidato fracasa, se va a su casa. ¿Qué tal la propuesta? De no llegar a acuerdos de gobierno, sin mediar obstáculos de peso, exigir que no repitan los mismos candidatos que han sido incapaces de conseguirlos

98 Comentarios

Pedro Sánchez, rodeado de fotógrafos. EFE

Pedro Sánchez, rodeado de fotógrafos. EFE

El espectáculo que está ofreciendo la negociación de gobierno puede calificarse de bochornoso. Dejemos de dar vueltas a lo accesorio y vayamos al grano: si se convocan nuevas elecciones, sin razones objetivas de peso, es porque el candidato ha fracasado. Se precisa otro. Hastiados, con profunda irritación, muchos ciudadanos empiezan a esbozar esa posibilidad. La equidistancia reinante –nada que ver con la imparcialidad– pide siempre "al otro". El otro también, sí, pero la responsabilidad máxima es de la persona que ha de constituir el gobierno. Pedro Sánchez, a la cabeza del PSOE, es a quien compete lograr un ejecutivo estable.

El conflicto es de dimensiones cósmicas y surgido prácticamente de la nada. A no ser que ahondemos en esos matices que se agrandan y se convierten en escollos insalvables. Supuestamente, PSOE y Unidas Podemos son dos partidos de izquierda. No debería haber mayor problema para llegar a acuerdos. Lo han hecho en ayuntamientos y comunidades autónomas. Unidas Podemos accedió en la primera parte del fiasco de las investiduras a descabalgar a su líder, Pablo Iglesias, porque no gusta al PSOE. Han llegado a decir que sería como tener al enemigo en casa. Al enemigo, que se dice pronto.

Punto primero: el PSOE no se ha enterado, tal como se manifiestan en sus filas, de que no tiene escaños suficientes para gobernar. Y pretende que Unidas Podemos le dé los votos suficientes, sin más. Ése es el camino en el que realmente está actuando. Las presiones, coacciones, al partido que dirige Pablo Iglesias sonrojan.

En política, se ha apuntado el PNV, cuya sensatez tanto apreciamos, rezando y todo para que haya un acuerdo que evite nuevos comicios. Ellos no bloquearán la investidura (¿no votarán en contra?) "si el programa es asumible". Gabriel Rufián, por ERC, evolucionado al más prudente diputado de la Carrera de San Jerónimo, conmina a Unidas Podemos a no ser un obstáculo para el gobierno de Sánchez, después de haber tumbado los presupuestos que llevaron a Sánchez precisamente a la disolución de las Cortes.

Mediáticamente, no pueden decir más claro lo que ocurre: el PSOE "hace guiños" a Unidas Podemos incluyendo medidas sociales. Qué suerte, por favor, las medidas sociales son "guiños" y sirven para tener los votos de la izquierda. A mí me parece sonrojante, pero en las cómodas almenas en las que viven algunos, la realidad cotidiana de los ciudadanos de a pie no se contempla.

Y eso nos lleva a otro punto clave: ¿las medidas sociales serían "guiños" de investidura en un partido que realmente fuera de izquierdas?

Pedro Sánchez y su círculo quieren ir a elecciones. Cada vez son más las voces –y los indicios que así lo indican. Como en un juego que puede resultar el de la ruleta rusa. Con un objetivo claro: que el tiro mortal vaya para Unidas Podemos. Podría ser el reto. Los retos estimulan personalmente a ciertos caracteres. Es el famoso relato, esa frivolidad de tópico que nos tiene a muchos hasta más allá de donde alcanzan los brazos en alto. Prueben a subirlos, va bien para aliviar tensiones de cuello y espalda. El relato. Lo importante no es lo que es, sino cómo se cuenta. Y cuando se usan demasiados adornos el fondo se enturbia.

El intento de recobrar el añorado bipartidismo. Con un PP que –repitamos hasta que cale obtuvo en abril el peor resultado de su historia: 66 diputados en el Congreso, y la pérdida de 71, ¡3,6 millones de votos menos! y 145 sueldos públicos. De ahí que aumente las consejerías en la Comunidad de Madrid en ese laboratorio de la provocación y la impunidad que resume el gobierno de Casado/Díaz Ayuso.

Es el relato auténtico, compuesto de hechos. El que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa gracias a una moción de censura a Mariano Rajoy con la decisiva ayuda de Unidas Podemos y los nacionalistas. El puesto que le ha permitido viajar por medio mundo, recibir a mandatarios, y saborear las mieles y las hieles de gobierno. Apenas un año que puede cerrar con el camión de la mudanza en la Moncloa para recoger sus pertenencias. Y con el incomprensible balance de haber perdido el gobierno por una estrategia peligrosa.

El que puede sentar de nuevo al PP, aceptado rival bipartidista, en el gobierno de España. El de los discos de Bárcenas borrados 35 veces, rallados y machacados al que un juez no ve delito por falta de pruebas y por otros resquicios de la ley. De esa ley que aplican, los jueces que, en altas instancias, nombra el bipartidismo. El que pacta con Vox y Ciudadanos y su campaña ultra para competir en los espacios de ultraderecha. Con esa Cayetana Álvarez de Toledo a la que odiar e insultar en twitter para distraer y perder fuerza, pero hiela la sangre –desde su ser tan antidemocrático al decirle a alguien "que pierda toda esperanza".

Casi parece dedicarlo al Pedro Sánchez que se ha dejado comer el terreno y acariciar los oídos. Casi a la sociedad expectante que creyó votar para que hubiera un gobierno progresista.

Abordemos medidas de alivio ante semejante panorama. Es evidente que el bipartidismo quiere revivir modificando el artículo 99 de la Constitución, para regalar escaños a la lista más votada aunque no se corresponde con la voluntad popular. Ese intento ya se ha mencionado. El propio Sánchez lo planteó y también, en su día, Pablo Casado. Se hace en otros países nos dicen. Pocos, otras medidas son más frecuentes.

Vemos en diferentes lugares en los Estados Unidos por ejemplo que tanto gustan que cuando un candidato fracasa, se va a su casa. Quizás, es una opción demasiado drástica para estos lares, pero como idea nos sirve para cotejarla con otras mucho más lesivas para la sociedad. Un ejercicio para ver las dimensiones de cada salida. El propio Pedro Sánchez debería ser el primero en mirarse en ese espejo.

¿Qué tal pues la propuesta? De no llegar a acuerdos de gobierno, sin mediar obstáculos de peso, exigir que no repitan los mismos candidatos que han sido incapaces de conseguirlo.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha