eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Unos presupuestos contra los parados

- PUBLICIDAD -
El Congreso rechaza las doce enmiendas a la totalidad de los Presupuestos

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Congreso

Los parados y los jóvenes son los peor tratados por los Presupuestos Generales del Estado de 2015. El Gobierno se mantiene impasible ante este drama social , como lo evidencia su previsión de reducir el gasto en prestaciones para los desempleados en un 14,9% para el año que viene. Si se tiene en cuenta la aportación del Estado al Servicio Público de Empleo, el recorte es aún mucho mayor y supone el 30%, sin justificación alguna. El ahorro en esta tarea es de unos 4.488 millones. Es difícil argumentar unos recortes tan intensos cuando la disminución del número de parados será sólo del 7,8%, de 5,6 millones a 5,2 millones, según el mismo documento del proyecto de presupuestos del Gobierno.

El abandono de los parados a su suerte no es una novedad de estos presupuestos. Desde 2010, la proporción de parados que percibe una prestación pública ha descendido desde el 79% al 60%. Actualmente hay 1,6 millones de personas en paro que habiendo trabajado antes carecen de protección, 500.000 más que en 2011. El origen del ahorro proviene simplemente de dejar a cientos de miles de familias desprotegidas.

Dentro del grupo de desempleados, el sector más desamparado es el de los jóvenes entre 16 y 24 años, que sufre desde hace más de dos años tasas de paro superiores al 50%. En este país hay 867.000 jóvenes desempleados y el número de ocupados se ha reducido en 30.000 durante el último año. Ante una situación tan desesperante resulta intolerable que el Gobierno no haya puesto en marcha un plan de choque para acabar con esta lacra.

Sin duda este no es un Gobierno amigo de los jóvenes. En el capítulo de renta básica de emancipación se asignan 14 millones de euros, una tercera parte de los 40 millones dedicados a esta política este año. Esos 14 millones son una cifra que se asemeja demasiado a los 15 millones defraudados en Bankia a través de las tarjetas negras. Los jóvenes sin trabajo podrían aprovechar su situación para mejorar su preparación, pero este país reducirá el próximo año los recursos dedicados a Educación desde 4,0% del PIB hasta el 3,9%. Los recursos destinados a Educación compensatoria se recortan en un 90%. Es un dinero dedicado a paliar la desigualdad que padecen algunos alumnos debido a factores relacionados con su situación económica, social o étnica. Y prácticamente se congelarán las becas y ayudas al estudio, que quedan en 1.413 millones de euros.

El Gobierno lo está sacrificando todo a la reducción del déficit público. Durante el presente ejercicio se ha autoimpuesto un ajuste más intenso que el demandado por Bruselas. En lugar de rebajar el déficit público hasta el 5,8% en 2014, como exigieron los ministros de Economía de la Unión Europea, el Gobierno de Mariano Rajoy se ha autoinfligido un límite del 5,5%. Es decir, que le sobran 3.000 millones para cuadrar sus cuentas de ingresos y gastos.

Todo esto ocurre cuando varios países europeos, como Francia e Italia, también seriamente afectados por la crisis, presionan para flexibilizar las reglas del Pacto fiscal de 2012, que exige limitar el déficit estructural al 0,5% y reducir en una vigésima parte cada año la deuda pública que supere el 60%. En esta batalla europea, inexplicablemente, España se ha alineado con Alemania sin tener en cuenta el serio problema de desempleo que azota el país.

Las cuentas públicas del próximo año prevén una congelación de los impuestos sobre las rentas de la propiedad y el mínimo aumento de una centésima del peso de los impuestos sobre el capital que representarán el 0,47% del PIB, aunque los impuestos que soporta el conjunto de la economía crecerán hasta el 38,44%, del PIB.

El trato de favor que reciben los titulares de las rentas de capital contrasta con la extraordinaria generación de riqueza de este colectivo. El número de millonarios en España ha crecido este año en un 25%, según un informe de Credit Suisse. En este país ya son 465.000 personas las que cuentan con un patrimonio superior a un millón de dólares, equivalentes a 740.000 euros.

El mantenimiento de altas tasas de paro y el crecimiento incesante del número de personas adineradas es un reflejo palpable del aumento de la desigualdad que se puede percibir tanto entre los individuos como entre las comunidades autónomas. La crisis ha profundizado las diferencias interregionales, como lo reflejan las profundas diferencias en la tasa de desempleo entre Andalucía (35,21%) y Canarias (33,36) y Navarra (14,92) y País Vasco (15,21%).

La prolongación de la crisis económica más allá de los seis años está provocando graves problemas de pobreza, sobre todo entre los niños. Los últimos informes de Naciones Unidas sobre pobreza infantil son inquietantes. Uno de cada cuatro niños vive en España en riesgo de pobreza.

El riesgo de pobreza de los niños cuyos padres han acabado como máximo la enseñanza secundaria es del 47%, cuatro veces más que los hijos de universitarios. La gravedad social del país exigiría una intervención más decidida del Gobierno, que acaba de perder otra ocasión con estos presupuestos.

 

[Este artículo pertenece a la revista Alternativas Económicas. Ayúdanos a sostener este proyecto de periodismo independiente con una suscripción]

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha