eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

"Me voy a encontrar todas las miserias que Teófila Martínez ha ido escondiendo en 20 años"

El candidato de 'Por Cádiz sí se puede', José María González, Kichi, afronta con confianza la ronda de negociaciones para ser alcalde el 13 de junio y con la premisa de "defender una nueva forma de hacer política"

"Hay que preguntarse qué se podría haber hecho con los 540 millones que ha costado el segundo puente", reflexiona quien puede inaugurar la gran obra de Teófila Martínez

"Espero que quien nos apoye en la investidura no nos esté clavando un cuchillo en la espalda"

24 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Kichi posa junto a un árbol centenario en la Alameda gaditana/FOTO: Francisco Jiménez

Kichi posa junto a un árbol centenario en la Alameda gaditana. / Foto: Francisco Jiménez

Desde que el pasado domingo se consumara en Cádiz un evidente cambio a raíz del resultado electoral, el hombre de moda es José María González, Kichi. El candidato del partido 'Por Cádiz sí se puede', y pareja de Teresa Rodríguez, líder de Podemos en el Parlamento andaluz, quiere ser mucho más que eso. Con anterioridad había formado parte de la corriente Izquierda Anticapitalista y ahora desea corresponder a la confianza del pueblo gaditano y llevar a la práctica esas propuestas que cree que le han llevado a estar a las puertas de la alcaldía tras 20 años de mandato de la popular Teófila Martínez.

¿Cómo lleva estar en el centro de todas las miradas tras lo sucedido el domingo?

Estoy muy contento, siento el peso de la responsabilidad, pero estoy muy orgulloso porque la posibilidad de haber sido la única alternativa que se ha encontrado Teófila Martínez en 20 años en esta ciudad es motivo de orgullo. Y también haber recolocado a mi ciudad en el mapa de este país por algo que no es el paro ni la miseria. Es un motivo de orgullo que cuando hablen de la vanguardia política no solo hablen de Ada Colau y de Manuela Carmena, sino que también lo hagan de Cádiz. Estamos tejiendo una red de alianzas municipalistas con Ada y con Manuela, estamos en contacto con sus equipos y vamos a hacer una red de comunicación para establecer unos vasos comunicantes en este proyecto. Imagina lo que significa abrir las puertas del Ayuntamiento para que entre gente normal. Para que entre el hijo de un soldador que se dejó los pulmones trabajando, para que entre una limpiadora o un trabajador municipal. Es algo impresionante.

¿Esos vasos comunicantes se pueden confundir con la influencia que puede ejercer Podemos desde Madrid o Barcelona?

Qué va. Es una red de comunicación, de solidaridad, de aportación de ideas. Es lo que toca ahora porque son proyectos que están empezando a andar junto con el de Cádiz.

¿Ha podido hablar directamente con Ada Colau o con Manuela Carmena?

He estado en contacto con los equipos. Con Manuela Carmena sí he hablado directamente y compartimos la alegría por lo que está pasando. Ella está generado una expectación y una ilusión tremendas.

¿Qué espera encontrarse bajo las alfombras del Ayuntamiento?

Me voy a encontrar todas las miserias que Teófila Martínez ha ido escondiendo durante 20 años. Las políticas que se han realizado han sido megalómanas y faraónicas y toda la miseria y la desigualdad se ha ido escondiendo bajo las alfombras. Espero no encontrarme otras cosas que parece que nos vamos a encontrar cuando hagamos la auditoría fiscal. Cuando auditemos todo, veremos en qué se ha gastado el dinero. Cuando pongamos la lupa sobre los gastos de protocolo, sobre las concesiones, sobre las obras, sobre los servicios… Espero no encontrarme lo que me temo.

Kichi se fotografía junto a un grupo de trabajadores en la plaza del Mentidero/ FOTO: Francisco Jiménez

Kichi se fotografía junto a un grupo de trabajadores en la plaza del Mentidero. / Foto: Francisco Jiménez

Usted no es un animal político y parece haber hecho lo más difícil el 24 de mayo. ¿Le da pereza el proceso de negociaciones que se abre hasta llegar al 13 de junio?

No. La gente ha confiado en Podemos por dos cosas. Primero por nuestras propuestas, en las que la gente ha confiado, y también confían en nosotros por nuestra forma de hacer política. Nosotros vamos a poner el programa sobre la mesa y vamos a crear un proyecto de ciudad y de gobierno. Esas negociaciones de 'para ti Fomento y para mí Cultura' se han acabado. Nosotros inauguramos una nueva fórmula de hacer política en este país. El resto de las organizaciones políticas se tendrán que amoldar a esta forma. Dicen que Susana Díaz puede usar el Ayuntamiento de Cádiz para desbloquear su investidura y yo repito que Cádiz no va a ser moneda de cambio bajo ningún concepto, que se le vaya quitando de la cabeza. Nosotros hemos hecho unas propuestas muy concretas para la Junta de Andalucía.

¿Qué ha pesado más en los votantes de su partido, su perfil de gaditano conocido en la ciudad o la marca de Podemos?

Creo que las dos cosas. Nuestras propuestas han convencido y nuestra forma de hacer política. Es verdad que en Cádiz me conocen y saben que soy una persona honesta y que miro a los ojos cuando hablo. Saben que peleo por lo que considero injusto porque a un gaditano le duele mucho su pueblo. No es chauvinismo, es la realidad. Los gaditanos estamos cansados de que nos pisoteen y yo hablo de Cádiz como una herida abierta y nosotros venimos a parar la hemorragia.

¿Qué espera de esa ronda de contactos que va a iniciar Teófila Martínez para mantenerse en la alcaldía? ¿Hay posibilidad de hablar?

A nosotros no nos ha llamado y entiendo por qué. Nuestros proyectos son incompatibles.

¿Debe gobernar la lista más votada? En Cádiz es la del Partido Popular…

Eso es la ley del embudo. El PP utiliza la ley a su beneficio. Aquí hay que hablar de propuestas. Quien utiliza esos argumentos es que no sabe leer los resultados electorales. Esos resultados no dicen que gobierne la lista más votada, ni muchísimo menos.

¿Qué hay que erradicar de la política del PP de Cádiz?

No vamos a incurrir en el error de gobernar de espaldas a la gente. No vamos a plantear propuestas que no están en sintonía con los problemas que está sufriendo la gente. En esta ciudad se han hecho obras como el segundo puente, que lleva presupuestado hasta ahora 540 millones de euros y no es que lo vayamos a derrumbar, pero sí nos preguntamos con dolor y con tristeza qué se podría haber hecho con ese dinero. Mientras se hacía eso no se peleaba por solucionar los auténticos problemas que tenía esta ciudad. Mientras se hacía el segundo puente, Teófila votaba a favor de dar carga de trabajo en la Bahía en el pleno del Ayuntamiento y votaba en contra desde su escaño del PP en el Congreso de los Diputados. Teófila no ha intentado solucionar los problemas estructurales que tiene esta ciudad porque no le duelen.

Pues le puede tocar inaugurar el segundo puente. ¿Cómo se imagina ese momento?

Será algo apoteósico. Puede haber alguien arañándose la cara... A Teófila Martínez la invitamos a hacer una oposición seria, sincera y constructiva.

¿Cree que el estado de las arcas municipales le dará margen de maniobra para llevar a cabo sus propuestas?

No lo sé. De momento, hacemos una declaración de intenciones. Ya veremos si nos encontramos un Ayuntamiento asfixiado y arruinado. Espero que no por el bien de los gaditanos. Si es así, el Partido Popular y los partidos que han consentido eso tendrán que responder por ello. Nosotros venimos a arrojar luz.

¿Cuenta con un equipo capacitado para desarrollar sus propuestas?

El programa está elaborado por una metodología participativa y abierta, con aportaciones que han llegado desde las comisiones programáticas de Podemos, pero también teniendo en cuenta las soluciones que ya estaban elaboradas por especialistas, pero que estaban guardadas en cajones porque nadie les hacía caso. Son soluciones de economistas, de ingenieros, de arquitectos… Con toda esa amalgama de propuestas hemos elaborado el programa de 'Por Cádiz sí se puede'. No es un rosario de promesas incumplidas como son la mayoría de los programas, es un catálogo de propuestas realizables y que podemos llevar a cabo.

Ahora le mirarán a usted con lupa y se verá, por ejemplo, cuánto cobra en su cargo…

Me encanta que me pongan la lupa. Por favor, que lo hagan. Tranquiliza mucho saber que tienes un pueblo vigilante detrás de ti. Nosotros venimos vacunados de casa y decimos que debemos limitarnos los sueldos. Saber que hay un pueblo detrás organizado y concienciado para que no te desvíes del camino. Lo contrario sería lo aterrador, mirar para el lado y verte solo.

¿Deben cobrar menos los políticos?

Mi primera medida será una bajada de sueldo de los concejales del Ayuntamiento. A los que sean concejales les pediré eso y que firmen nuestro código ético, que limita el salario de los políticos. Un concejal con responsabilidad de Gobierno en el Ayuntamiento de Cádiz cobra 66.000 euros anuales y nosotros pondremos la cota en tres salarios mínimos interprofesionales, aunque yo voy a ganar un poco menos. Ganaré lo mismo que gano actualmente. También se impiden las puertas giratorias: en los cinco años siguientes tras salir de su mandato tiene prohibido formar parte del consejo de administración de cualquier empresa que haya trabajado con el Ayuntamiento.

¿Va a echar de menos su trabajo como profesor de Historia?

Mucho. Amo mi profesión profundamente y quiero volver a dar clase. Mi profesión me da una perspectiva distinta de la situación de la ciudad.

¿Puede que muchos estén esperando que los nuevos gobiernos municipales se estrellen para cargarse de razones con vistas a las elecciones generales?

Yo espero que quien nos apoye en nuestra investidura no nos esté clavando un cuchillo en la espalda. Espero que si lo hacen signifique llevar adelante una serie de medidas. Nosotros vamos a presentar una serie de propuestas que van encaminadas a solucionar los problemas de la ciudad. Haremos una auditoría de la deuda, medidas relacionadas con los desahucios, con la vivienda, con el fomento del empleo, con la recuperación de los servicios municipales, que se han vendido a manos privadas… Apoyarnos significa un compromiso ante la ciudadanía de pelear por ese horizonte. Si no, las fuerzas que nos apoyen y que después hagan una oposición de acoso y derribo van a quedar deslegitimados delante de la ciudadanía. Las fuerzas políticas del bipartidismo tienen que saber leer el momento político en el que estamos y deben tener claro que nuestras propuestas son las de la gente. Les pido que sean leales a las necesidades de la gente y no a intereses partidistas. Les invito a construir una nueva forma de gobernar.

¿Puede Cádiz aspirar a vivir de algo más que del turismo y del sector de servicios, como ha sucedido hasta el momento en un alto porcentaje?

Aquí sabemos muy bien lo que es vivir del monocultivo del ladrillo y del turismo. Cádiz no puede vivir únicamente de ponerle cafelitos a los turistas, pero invito a que la gente venga a descubrir una ciudad bellísima y maravillosa. En un espacio muy reducido atesora las etapas más importantes y representativas de la civilización occidental. Cádiz tiene una serie de potencialidades que no están aprovechadas. Vamos a transformar Cádiz en un sitio donde quedarse cuando los cruceristas lleguen y que los turistas no solo estén de paso. Vamos a sacar la cultura de los museos y para eso hay que poner la administración al servicio de los agentes culturales. Es una ciudad de artistas, se respira arte por la calle, y vamos a entrar en contacto con ellos y vamos a llenar las calles y las plazas de cultura.

Su idea es regenerar el tejido empresarial de la Bahía. ¿Hasta qué punto es eso viable a corto plazo para reducir el enorme número de desempleados?

Entendemos un Ayuntamiento como una administración de cercanía que pelea por los intereses de sus vecinos y para eso hay que pelearse con quien haga falta. Creemos que hay que accionar la reindustrialización de la Bahía y es algo que no puede demorarse por más tiempo. Hay que iniciar las conversaciones para activar una reindustrialización que se apoye en las energías renovables. Es algo más que realizable.

¿Promete puestos de trabajo, como hizo Teófila Martínez en 2011?

No. Vamos a entablar diálogos y a crear el marco adecuado, que es lo que esperan mis vecinos de mí. Saben que yo no tengo una varita mágica.

Y esa comparación que hace con un alcalde como Salvochea, ¿es un brindis al sol?

A ver. El Cádiz de Fermín Salvochea es muy distinto al de la actualidad. Utilizo esa figura porque tiene un ingrediente que le ha faltado a los últimos alcaldes que ha tenido la ciudad: esa dignidad, ese espíritu de entrega, esa honradez… Entronca muy bien lo que debe ser para nosotros un político. El alcalde debe ir con la libreta debajo del brazo anotando los problemas de los vecinos.

¿Qué lectura hace, a modo global, de los resultados de las elecciones municipales?

Se ha iniciado el proceso y es imparable. Es la prueba de que lo que empezó con las elecciones europeas es un proceso de no retorno. El final del bipartidismo es un hecho innegable por muchos giros e intentos de recomposición del bipartidismo, que está tocado y hundido. El PP está dando señales a nivel nacional de estar descolocado. Cuentan con los medios económicos y de comunicación, pero les falta lo más importante: credibilidad. Cuando te pasa eso, ya te puedes gastar el dinero que quieras en las campañas, como ha hecho Teófila Martínez en Cádiz. Recuerdo un libro de García Márquez que hablaba de un dictador que ve próximo el final de su dictadura y empieza a hacer cosas raras y a alejarse del pueblo en su palacete. Eso le ha pasado a Teófila porque han perdido las riendas. Por eso nos han dicho de todo.

Sabrá que les llaman aquello de 'perroflauta'...

A mí no me molesta eso. Estoy a otras cosas más importantes. Me molestaría que me llamaran corrupto, sinvergüenza, que me acusasen de no tener ni idea de cuáles son los problemas de mis vecinos… Eso sí, pero que me lancen esos insultos grotescos no me molesta nada. Es el síntoma de la dictadura que se acaba.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha