eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

La madre del menor presuntamente agredido en un colegio de Triana denunciará al centro

La familia de un pregunto agresor niega "patadas" y dice que no se baraja la "expulsión"

La Fiscalía se coordinará con la Junta y con Protección de Menores

- PUBLICIDAD -

La madre del menor de siete años presuntamente agredido a manos de otros tres compañeros en el colegio 'José María del Campo' de Sevilla ha anunciado que interpondrá una denuncia contra la dirección del centro educativo porque la opción que le han ofrecido para resolver la situación es un acto de conciliación entre los menores "para que se hagan amigos".

A preguntas de los periodistas a las puertas del colegio, la madre del menor, Bárbara Martín, ha detallado que desde el centro se le ha propuesto "juntar a los niños para intentar que se hagan amigos", por lo que ha lamentado esta propuesta teniendo en cuenta que existe "un parte de lesiones grave".

"Cómo voy a traer a mi hijo al colegio con estos niños en clase, para que me lo maten", se ha preguntado, tras mostrarse "indignada" por la actuación de la Delegación Provincial de Educación que, según ha dicho, le ha comunicado que lleve a su hijo este martes al colegio y que "no se va ni a penalizar a los niños".

En este sentido, ha lamentado que, después de lo que está pasando su hijo, tenga que "cambiarlo de centro", mientras que los presuntos agresores "se van a hacer los amos del colegio". "Encima que mi hijo es la víctima lo tengo que cambiar yo de centro y ellos tan normal, además queriendo hacer ver que ha sido una disputa y una riña entre niños", se ha quejado.

Al hilo, ha reiterado que existe un parte de lesiones "muy grave" en el que se recogen "hematomas, traumatismos y fisura del labio" que sufrió el menor, así como la "ayuda psicológica" que necesita a consecuencia de las presuntas agresiones. "Mi hijo tiene trastornos alimenticios y del sueño, así como inflamación del vientre", ha denunciado.

"Agresiones desde hace dos años"

De hecho, ha añadido que se encuentra desde el pasado jueves "encerrado en una habitación, con las persianas bajadas" sin querer salir de su vivienda. Además, ha explicado que "desde hace dos años" está sufriendo "agresiones", que puso en conocimiento del centro educativo, si bien ha manifestado que la dirección del colegio "quiere ocultarlo diciendo que no se ha levantado ningún acta".

Según esta madre, la presunta agresión se produjo entre tres niños hacia su hijo en el comedor del colegio y la opción que le ha dado el centro educativo es "juntar a los menores para ver si hacen las paces". Por ello, ha dicho que interpondrá una denuncia hacia la dirección del centro escolar.

Por su parte, la abuela de uno de los presuntos agresores, Antonia Fernández, ha explicado que "los niños estaban jugando en el comedor cuando uno de ellos tiró un plato y le dio al menor en el labio", por lo que ha negado que existieran "patadas y puñetazos" al niño de siete años en el patio del colegio.

Por último, ha dicho que el centro les ha comunicado que estudiarán el caso pero "no se baraja la expulsión" de los supuestos agresores, "más bien que la madre cambie de centro" al menor presuntamente agredido.

Coordinación institucional

La Fiscalía anunciaba este domingo que se coordinará con Educación y con Protección de Menores para abordar el caso del niño de 7 años que recibió una paliza en el patio de un colegio de Sevilla por tres compañeros de 8, 9 y 10 años, hechos por los que la Junta de Andalucía ha abierto un expediente.

Fuentes de la Fiscalía de Sevilla han explicado a Efe que la coordinación con Educación y Menores se producirá dada la edad de todos los implicados y "para dar una respuesta adecuada" a lo ocurrido el pasado jueves en un colegio público de Triana.

Para su labor de investigación, la Fiscalía solicitará en primer lugar toda la información de lo sucedido en el centro público del menor agredido.

La Junta de Andalucía, por su parte, ha emitido un comunicado en el que afirma que se está instruyendo un expediente por el "incidente".

Después de "transmitir un mensaje de tranquilidad y de cautela", la Junta afirma que la directora del colegio activó ese mismo día el protocolo de convivencia y acoso escolar y el viernes informó a los padres de lo sucedido, tras lo cual se levantó un acta que firmaron las familias.

"Independientemente de la instrucción del expediente, lamentamos todo este tipo de situaciones contrarias a la convivencia escolar", añade el comunicado de la Junta, en el que se destaca que "la Administración cuenta con herramientas, como los protocolos de violencia escolar, habilitadas para este tipo de situaciones".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha