eldiario.es

Menú

ARAGÓN

El pensamiento crítico de Labordeta se estudiará en un congreso de política y periodismo

La Fundación José Antonio Labordeta organiza el encuentro para extender su filosofía entre los estudiantes y los más jóvenes. 

Las mesas redondas debatirán sobre "una manera crítica de pensar que encaja con lo que vivimos estos días". 

Rubalcaba, Jordi Évole, Pepa Bueno o la periodista aragonesa Concha Montserrat son algunos ponentes que la fundación baraja.

El Centro de Estudios será otra herramienta para conocer la obra del aragonés y difundir su pensamiento en el mundo académico.

- PUBLICIDAD -
José Antonio Labordeta.

José Antonio Labordeta.

“Crítico y comunicador. Es la faceta menos estudiada de mi padre”, dice Paula Labordeta. El político, músico y escritor aragonés tendrá su propio congreso, donde se analizará su figura desde un punto de vista político, comunicativo y periodístico. Esas serán las tres patas de este encuentro académico que se celebrará el próximo mes de diciembre en la Universidad de Zaragoza y que contará con ponentes que acompañaron a Labordeta durante sus ocho años en el Congreso de los Diputados e influyeron a la hora de preparar sus campañas y sus programas en televisión.

De la política, Alfredo Pérez Rubalcaba, Joan Saura i Laporta y Uxue Barkos. Del periodismo y la comunicación, Pepa Bueno, María Rey, Pepa Fernández, Jordi Évole y Concha Montserrat. Los nombres con los que trabaja la Fundación José Antonio Labordeta pretenden aportar al congreso una continuidad en el tiempo, “de forma que se escudriñe ese pensamiento que tanto sigue encajando con el momento que ahora vivimos”, señala su hija Paula.

Desde la fundación, presidida por su viuda Juana de Grandes y sus hijas Ana, Ángela y Paula, se trabaja en las distintas ponencias y mesas de debate con un objetivo: continuar extendiendo el pensamiento crítico del político entre los estudiantes y los más jóvenes. La cita, que durará dos días y medio, estará abierta para todo aquel que quiera conocer “la cara más desconocida de José Antonio, y una de las más intensas”, reconoce su hija. “Y es que, si llegó a tanta gente es porque también supo ser un gran comunicador”, apunta.

La viuda Juana de Grandes y una de las hijas de Labordeta, Paula, tras el escritorio de trabajo de Labordeta, que permanece intacto. Foto: Juan Manzanara

Paula Labordeta y Juana de Grandes, tras el escritorio intacto del político. Foto: Juan Manzanara

Además, el Centro de Estudios José Antonio Labordeta estará terminado previsiblemente en 2016, dentro de la sede de la fundación. Este recogerá un amplio fondo bibliográfico sobre su obra y la historia aragonesa, antropología, geografía, arte, y literatura. Ahora, sus hijas y su mujer Juana ordenan, digitalizan y clasifican los más de 5.000 libros, más de 300 cajas y documentos con los que se recordará, estudiará y preservará su pensamiento y memoria.

Aunque será un proyecto más a largo plazo, la fundación también ha previsto la creación de varias becas de investigación que profundicen en los distintos aspectos creativos del aragonés: su poesía, sus libros y su música. Asimismo, se trabaja en la creación del premio José Antonio Labordeta, una nueva forma de recordar al político aragonés en el aniversario de su muerte, el 19 de septiembre de 2010.

“Aragón sigue, Labordeta vive"

Libros, pinturas, versos, discos, carteles, objetos y cartas personales conforman una exposición permanente que plasma la trayectoria vital y creativa de Labordeta. La fundación, ubicada en un local cedido por el Gobierno aragonés en la calle Mariano Barbasán de Zaragoza, ha diseñado un espacio expositivo que recibe al público con las estrofas de sus canciones más célebres, 'El canto a la libertad', 'Caminaremos', 'Somos' y 'Recuérdame', así como el eslogan de la Fundación "Aragón sigue, Labordeta vive".

Una de las salas de la exposición en la Fundación Labordeta, donde se muestran las facetas creativas del político aragonés. Foto: Juan Manzanara

La sala de la fundación que expone algunas de las facetas artísticas de Labordeta. Foto: Juan Manzanara

La primera de las salas es biográfica, dedicada a su familia, infancia, educación y su boda. Al fondo, el rincón favorito de la gran mayoría de los visitantes, el lugar donde Labordeta pasó horas y horas de escritura: su despacho, intacto. Este ha sido trasladado a la fundación tal y como lo dejó antes de morir hace ya cinco años. Sobre la mesa aún están sus bolígrafos, sus plumas, sus gafas, su colección de pipas, sus tarjetas de visita y su máquina de escribir. Al fondo, su tocadiscos, fotos con Sabina, una tira cómica con el Rey, y retratos con sus hijas. 

Otro espacio más amplio recoge su faceta creativa y profesional, desde los 70 al 2010. La guitarra que lo acompañó en los escenarios durante años, los 19 discos que editó, carátulas originales, 26 libros de poesía, narrativa y viajes, manuscritos, la mochila y la gorra de la serie de televisión 'Un país en la mochila' y multitud de artículos en prensa.

La exposición termina con medallas, distinciones y otros recuerdos que reflejan su paso por la política como diputado de Chunta Aragonesista en las Cortes de Aragón y en el Congreso durante dos legislaturas (2000-2008). Y con su muerte. El día de su funeral. Cuando miles de personas despidieron a El Abuelo en el Palacio de la Aljafería de Zaragoza

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha