eldiario.es

Menú

Molinos del saber popular: un viaje hacia el conocimiento a través de los refranes de El Quijote

Los molinos del saber popular es un material didáctico que tiene en los refranes de El Quijote su arma más valiosa a la hora de transmitir la sabiduría popular.

Son molinos como aquellos contra los que lucha el hidalgo caballero aunque, lejos de suponer una amenaza, hacen de la obra de la literatura universal una fuente de aprendizaje aún más completa.

- PUBLICIDAD -
Luz María y Amparo con los refranes del saber

Los molinos del saber popular es un proyecto que nació de la cabeza pensante de Luz María Olmo, bibliotecaria en Chinchilla de Montearagón (Albacete)  en el año 2005, año de la celebración del IV Centenario de la publicación de la primera parte de la obra de Cervantes. Junto a ella, para dar vida a este proyecto, Amparo Cuenca, desde la biblioteca del Depósito del Sol de la capital albaceteña.  La iniciativa surgió como un juego educativo dirigido a los niños que acudían a sendas bibliotecas, en la que el eje principal fuese los probervios, dichos, refranes y frases hechas que inundan las páginas de El Quijote.

¿ Cómo son los molinos?

El juego consiste en repartir las aspas para encontrar por equipos las dos mitades que forman cada refrán. Los participantes pasan a componer los refranes sobre los molinos mediante un sistema de imanes y después tendrían que explicar su significado.  Existe una Guía didáctica en el maletín en la que se explica cada refrán y se detalla brevemente en que capítulo del Quijote se encuentra.

También se acompaña de una plantilla fotocopiable y troquelada para poder hacer otros molinos. Después en las aspas se pueden escribir otros refranes que surjan en la sesión, que traigan de casa, que busquen en internet o en la biblioteca escolar… Las aspas se podrán unir al cuerpo del molino mediante un encuadernador de latón.

Algo que se aleja, estéticamente, de esa primaria idea, un molino hecho con aspas que se unen entre sí con velcro y que vio la luz en 2005 han pasado ya 11 años y dos ediciones más, éstas últimas con apoyo del gobierno regional.

Proyección internacional

Por su parte ambas hacen todo lo posible para que  este juego didáctico se dé a conocer, tanto así que  Luz María del Olmo lo ha llevado hasta Bogotá y la Feria Internacional de Miami. “La punta de lanza de la nueva edición es que el 2013- cuenta Luz María- fue la trigésima edición de la Feria Internacional del Libro en Miami”.  Ese año  dicha feria tenía como país invitado a España, por ello desde el Ministerio de Cultura se creó una serie de actividades para llevar todo lo más representativo de España hasta el continente americano. Luz ya había presentado los Molinos en Bogotá donde gustaron mucho. Por ello no dudó en pedir apoyo institucional de la Junta para que se llevase el proyecto hasta Miami. También contaba con el apoyo del Ministerio de Cultura que le pagó dos noches de hotel en Miami, además de que la incluyeron en el programa oficial actos del pabellón oficial de España en la Feria del Libro.

Tras esta presentación en Miami  y viendo la acogida, el gobierno regional decidió ponerse manos a la obra y crear la última edición.

Muchos más usos

El material, según sus autoras este juego da pié a hablar ya no sólo del Quijote sino de otros libros donde aparecen refranes, además de los molinos en sí, de geografía.  No hay límites para el conocimiento que pueden llegar de las aventuras del más conocido vecino de Castilla-La Mancha. La última edición de los molinos es del año 2013 cuando la Junta sacó 700 cajas en las que se encuentran los tres molinos, junto con el molino troquelado (para que los niños monten ellos mismos los refranes) y en la que además se incluye un libro sobre paremiología. Esos ejemplares se pueden encontrar en todas las bibliotecas públicas de Castilla-La Mancha  y en algunas bibliotecas escolares. El principal anhelo de Luz María del Olmo y de Amparo Cuenca, es que estos molinos se puedan usar como material didáctico en  los colegios de la región, pero  hoy día no se ha conseguido. “Nos gustaría que tuvieran una proyección mayor. Sabemos que como material de trabajo tanto en bibliotecas, como colegios e institutos, como para personas mayores… De hecho hay una profesora que los están dando en las clases de español para extranjeros”, explica Amparo.

Que los molinos estuvieran presentes en FITUR es un deseo que aún no se les ha convertido en una realidad, pero  Luz y Amparo no cejan en su empeño. De hecho tienen muchas expectativas puestas en este año en el que tanto el gobierno regional como algunos municipios, de manera independiente, rendirán culto a Cervantes celebrando el IV Centenario de la publicación de la segunda parte de El Quijote.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha