eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

15M: el desborde es ahora posible

Mantener viva la movilización social y generar alianzas supranacionales, he aquí dos retos a cumplir para continuar impulsados por el ejemplo irreverente del 15M

Cuarto artículo de la serie dedicada en Contrapoder a conmemorar el quinto aniversario del 15M

- PUBLICIDAD -

“Vamos despacio porque vamos lejos”. Esta fue una de las frases más repetidas durante los meses que pasamos en las plazas en la primavera/verano de 2011. Frente a la insistencia de los que pretendían que aquel movimiento naciente se definiera, que adoptara estructuras o formas concretas y reconocibles de organización, la movilización mantuvo durante meses ritmos y dinámicas propias, basadas en la espontaneidad, la desobediencia y el desborde no planificado. En las plazas ensayamos formas distintas de organización y acción, dinámicas horizontales, deliberativas, asamblearias, que fueron una escuela de politización que ha dado resultados ahora evidentes. Es cierto que en aquel momento no podíamos predecir donde iba a conducirnos lo que estábamos construyendo a base de ilusión, esperanza y trabajo colectivo, pero sí que teníamos la conciencia de estar creando algo importante. Y así ha sido, estábamos construyendo el relato que ha servido para pegarle la patada al tablero de juego de la política española.

En las plazas aprendimos a generar grandes consensos, a introducir nuevas propuestas en el imaginario colectivo y a desmitificar algunos de los pilares maestros del régimen de 1978. Visto en perspectiva, la evolución del discurso fue evidente. Desde la primera manifestación, motivada por el hartazgo producido por la corrupción y el descontento con los actores políticos existentes, los consensos negativos fueron evolucionando hacia propuestas concretas, no sólo en el marco de la regeneración democrática sino también del conflicto social. La introducción del feminismo en la teoría y en la praxis de las plazas, la crítica abierta a la Transición política española, la labor de denuncia de las carencias del texto de la Constitución de 1978, la identificación de las entidades financieras como culpables de la crisis, más allá de los políticos corruptos, fueron victorias conseguidas a través del debate que se extendía de las plazas a las calles. Ideas como el “proceso constituyente” irrumpieron con fuerza en el imaginario de las alternativas mientras adoptábamos nuevos marcos en los que ubicar los antagonismos sociales tradicionales. La imagen del 99% frente a la minoría gobernante y beneficiada por la crisis, y la rápida expansión de la dicotomía sencilla entre los/as de arriba y los/as de abajo, abría la puerta al acontecimiento del desborde, accidental y no planificado, basado en la suma de personas movidas no únicamente por la identificación ideológica sino por la intuición, la emoción, la solidaridad y la necesidad de decir basta. Comenzaba así un proceso largo de deconstrucción y re-elaboración de un nuevo relato político, de nuevas formas de hacer y decir, que nacían a partir de la interacción entre militantes de partidos y movimientos sociales y personas que por primera vez tomaban la palabra y actuaban de manera colectiva, con un fuerte componente intergeneracional, que se prolongó más allá de las plazas.

Pero la victoria no llegaba. De hecho, tras el triunfo electoral de la derecha en los distintos niveles de gobierno tras las elecciones de 2011 y 2012 fueron muchos los que dieron por muerto al 15M. No se percataron entonces de que el comportamiento del sujeto colectivo construido entonces está marcado por subidas y bajadas de intensidad, como una marea de amplio e irregular alcance, que desde su aparición se ha mantenido vivo, o latente, cambiando mil veces de color. En la estela del 15M han madurado e interactuado un sinfín de plataformas, organizaciones y movimientos tan fundamentales como la Plataforma de Afectados por las Hipotecas, los «iaioflautas», las mareas ciudadanas o las Marchas de la Dignidad.

Con el 15M como imagen de fondo, con el ícono de las plazas ocupadas por la indignación, se han creado nuevos liderazgos produciéndose el interesante tránsito del “no nos representan” al fenómeno de Manuela Carmena o Ada Colau. Con la idea del desborde, de la movilización multitudinaria, de la emoción como herramienta política, de la plasmación de grandes consensos comunes y con la idea de sumar para multiplicar, se ha fraguado en estos días un pacto entre dos fuerzas políticas en las que participan, o con las que simpatizan, una gran parte de las y los que fuimos 15M. Un acuerdo que puede conducir a la Moncloa.

Pero el movimiento nunca tuvo como único horizonte el panorama electoral que, aun cuando es un objetivo necesario no implica, como hemos visto a lo largo de estos años, la consecución de la transformación social. Si algo podemos aprender de lo que sigue sucediendo en Grecia es que sea cual sea el nuevo gobierno, y más si es uno con voluntad de cambio, deberá enfrentarse a las exigencias anti-sociales de las entidades financieras internacionales y de las instituciones de la Unión Europea. Dos son las armas que pueden permitir a un gobierno de transformación librar esa batalla y las dos vienen asociadas a lo que también aprendimos en el 15M. Por un lado, debemos mantener viva la movilización social, los colectivos, movimientos y actores que, más allá de los partidos políticos, sean capaces de generar un contrapoder en las calles que sea a la vez garante y soporte del cambio; por otro lado, es fundamental generar alianzas supranacionales, expandiendo el movimiento de protesta y movilización para conseguir una actuación conjunta de diversos países capaz de paralizar las políticas antisociales adoptadas o impulsadas por la UE. El nacimiento de Nuit Debout, que sacude el panorama político-social en Francia es una nueva bocanada de aire en este sentido y sus paralelismos con lo que vivimos en las plazas nos devuelve una sonrisa de esperanza. El 15M, viene, lento pero viene y vamos a desbordar el tablero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha