eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Senado polaco aprueba una ley para ilegalizar el uso de la expresión 'campos de concentración polacos'

La iniciativa del Gobierno conservador impone la idea de que los habitantes de Polonia fueron víctimas del Holocausto, pero no responsables, para que no se hable del antisemitismo polaco en esa época

- PUBLICIDAD -
El Senado polaco aprueba la polémica ley del Holocausto

El Senado polaco aprueba la polémica ley del Holocausto

El Senado de Polonia aprobó en la noche del miércoles la polémica ley que tipifica como delito el uso de la expresión "campos de concentración polacos" para referirse a centros de exterminio, como Auschwitz, que estaban situados en el territorio del país centroeuropeo.

La ley, que ha recibido críticas de Israel y de EEUU, contempla multas y penas de hasta tres años de cárcel para aquellos que se refieran a los campos de concentración nazis como campos polacos.

El Senado aprobó la ley con 57 votos a favor y 23 en contra, y ahora, para entrar en vigor, deberá ser firmada por el presidente Andrej Duda, que ha anunciado que someterá el texto de la ley a una minuciosa revisión.

El actual Gobierno de derecha quiere tener base legal para perseguir a aquellos que utilicen la expresión "campos polacos" y para quienes sugieran una responsabilidad de Polonia en los crímenes del nacionalsocialismo.

Los críticos de la ley temen que esta se utilice para limitar la libertad de expresión y organizaciones judías polacas consideran que puede conducir a una falsificación de la historia.

Desde hace décadas, las autoridades polacas se esfuerzan en transmitir el mensaje de que el Holocausto tuvo lugar, pero que los polacos fueron sus víctimas, no sus responsables.

No son pocos los historiadores, entre ellos el controvertido polaco-estadounidense Jan Gross, que han analizado el papel, a veces activo, de los polacos en el asesinato de judíos durante la ocupación nazi.

Gross relata en su libro Vecinos uno de los episodios más vergonzosos de la historia de Polonia, cuando los habitantes del pueblo de Jedwawne encerraron en un pajar a sus vecinos judíos, mujeres y niños incluidos, y los quemaron vivos ante la mirada impasible de los ocupantes nazis. Según su cálculo, 1.600 judíos perecieron calcinados en Jedwabne.

Al mismo tiempo, miles de polacos arriesgaron su vida para ayudar a los judíos perseguidos, como la familia Ulma, cuyos ocho miembros fueron asesinados por los nazis en 1944 por intentar salvar a un grupo de judíos.

Una ley pensada para los periodistas

La ley está especialmente enfocada a periodistas, ya que artistas y académicos no podrán ser perseguidos, y afecta a todas las personas "independientemente de las leyes vigentes en el lugar donde se cometa el acto", según el texto.

Son habituales ya las denuncias del Gobierno polaco cuando medios extranjeros usan la expresión "campos de concentración polacos" para referirse a Auschwitz, un centro de exterminio ubicado en Polonia pero abierto y operado por los ocupantes nazis.

Israel mostró su malestar tanto por la medida como por el momento elegido para aprobarla, "particularmente sorprendente y desafortunado, en vísperas del Día Internacional del Holocausto".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha