eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

DIRECTO Hacia el 21D

Los partidos cántabros se apuntan a la mano dura para sofocar las crisis internas

María José Sáenz de Buruaga y su equipo en la dirección del PP han iniciado distintos expedientes disciplinarios contra militantes favorables a Ignacio Diego

La nueva Ejecutiva del PSOE encabezada por Pablo Zuloaga ha amenazado a Eva Díaz Tezanos con una posible expulsión si no acepta las órdenes del partido

Podemos y Ciudadanos han tenido esta legislatura distintas polémicas en sus filas que han acabado con rupturas y sanciones para los miembros díscolos

- PUBLICIDAD -
Sáenz de Buruaga aspira a presidir el PP cántabro "para abrir nuevo tiempo"

María José Sáenz de Buruaga, presidenta del PP de Cantabria. | EFE

La que se anunciaba como la legislatura de la regeneración y la nueva política, con la aparición de nuevos actores y con un Parlamento fragmentado que invitaba al diálogo para alcanzar mayorías, se ha convertido en una de las etapas más convulsas de la política cántabra. El 'fuego amigo' ha dejado un reguero de víctimas en estos dos años y la lista puede incrementarse próximamente con figuras relevantes.

Las crisis internas, las trifulcas entre compañeros de filas y los controvertidos procesos de renovación en el liderazgo de las formaciones políticas de Cantabria han trasladado el foco desde la Cámara hasta las sedes de los partidos y ha degenerado en una continua batalla que deja al PRC como único superviviente hasta la fecha.

Y es que el resto de partidos con representación parlamentaria, desde el PP a Podemos, pasando por el PSOE o Ciudadanos, han atravesado en los últimos meses -o están inmersos todavía- en sus propias guerras fratricidas, que tienen un denominador común: las direcciones de todos ellos han optado por la mano dura contra los díscolos como remedio y última esperanza de sofocar la rebelión.

Con la crisis de Gobierno provocada por la inestabilidad en el PSOE tras sus primarias aún sin resolver, a la espera de las decisiones que tome Eva Díaz Tezanos sobre los ceses de dos pesos pesados de su partido como Salvador Blanco y Rosa Inés García y tras la destitución de su mano derecha, Ramón Ruiz, los socialistas tienen sobre la mesa un posible expediente sancionador contra la vicepresidenta, en lo que podría ser el paso previo a un cisma que acabe en su expulsión.

Las declaraciones públicas realizadas en las últimas horas por el propio Ruiz, en las que habla incluso de "acoso" contra Díaz Tezanos por parte de Zuloaga y desliza la posibilidad de dar la batalla en los próximos procesos internos y el frente de alcaldes que se mantiene fiel a la exsecretaria general de los socialistas cántabros augura una larga travesía por el desierto.

Crisis soterrada en el PP

Mientras, el Comité de Derechos y Garantías del PP de Cantabria ha comunicado este fin de semana la apertura de un expediente informativo a dos militantes por un incidente ocurrido durante el proceso previo al Congreso Regional del que salió elegida presidenta María José Sáenz de Buruaga.

El expediente se ha abierto a raíz de una denuncia y petición de amparo de la gerente del PP, Jesusa Sánchez, y de una trabajadora, quienes tuvieron una discusión con las dos militantes ahora expedientadas, y que apoyaban al otro candidato, Ignacio Diego, cuando acudieron a consultar el censo de militantes.

Durante la consulta, se produjo una discusión entre las dos empleadas del partido y las dos afiliadas porque estas últimas estaban grabando lo que estaba ocurriendo, vídeo que difundieron públicamente y que es el motivo por el que se abierto ese expediente.

Esta decisión se suma a la que también cuestiona la actuación durante el proceso de primarias de altos cargos del anterior Gobierno, como Joaquín Solanas o Miguel Ángel Serna, o diputados autonómicos como Carlos Bedia y la corriente autodenominada Lealtad Popular, y ya ha obtenido un duro reproche público por parte del portavoz parlamentario, Eduardo Van den Eynde.

Además, Buruaga sigue siendo incapaz de doblegar la voluntad de sus compañeros en el grupo parlamentario y ha tenido que renunciar a ser la portavoz en la Cámara, a pesar de ser la presidenta del partido, con lo que sigue siendo posible el castigo desde Génova para los diputados cercanos a Diego. El verano ha mantenido en el letargo la crisis, que puede volver a sacudir las filas populares en cualquier momento dado el duro enfrentamiento personal y político que se mantiene vigente.

Rupturas y dimisiones en Podemos y C's

Los dos nuevos partidos que se estrenaron esta legislatura en el Parlamento tampoco han estado alejados de la polémica y la mano dura impuesta desde la dirección. En el caso de Podemos, la corta vida de la formación morada ha sido un continuo devenir de problemas, que comenzaron casi antes de su constitución en Cantabria.

Desde las primeras primarias celebradas en la comunidad autónoma hasta las que se deben celebrar próximamente, el partido ha estado envuelto en serias dificultades por la falta de disciplina o la disparidad de criterios entre las diferentes sensibilidades que existen, que han acabado en ocasiones en los tribunales, las sanciones del Comité de Garantías o la dimisión ya de dos de sus secretarios generales: primero José Ramón Blanco y después Julio Revuelta.

Además, en Ciudadanos han perdido prácticamente toda su representación en las instituciones después de decisiones como la expulsión de los dos concejales que obtuvieron en Piélagos o el abandono del diputado Juan Ramón Carrancio y los ediles de Santander, junto a un grueso de militanes y cargos orgánicos, tras el ascenso de Félix Álvarez como hombre fuerte en el partido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha