eldiario.es

Menú

Cándido Méndez: "Hemos evitado el abismo en la negociación"

El Gobierno vasco dice que el acuerdo entre UGT y CC OO y la patronal "pone serenidad y traquilidad social" y espera que se pacte también en Euskadi.

ELA y LAB rechazan el pacto y apuntan que son "meras recomendaciones que no tienen rango legal".

Raúl Arza y Pilar Collantes pugnan por dirigir el sindicato tras 11 años de liderazgo de Dámaso Casado.

El 75% de los delegados apoya la gestión del secretario saliente.

- PUBLICIDAD -
l

Cándido Méndez y Dámaso Casado, ayer en la apertura del XI congreso de UGT-Euskadi. /EFE

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha asegurado hoy en la apertura del XI Congreso de UGT Euskadi que con el acuerdo que se firmará hoy con la patronal CEOE "hemos evitado el abismo en la negociación" al que había abocado la reforma laboral con la desaparición de la ultraatividad. "Hemos tendido un puente par sortear el impacto de la reforma laboral", dijo al tiempo que explicaba que con la ultraactividad "se mantienen las condiciones de los convenios, los salarios y los derechos de los trabajadores". Pero no todo está asegurado. A juicio del líder de la UGT en España, "el puente hay que transitarlo convenio a convenio", en alusión a la negociación que ahora se abrirá en los centros de trabajo.

Méndez reiteró su crítica a la reforma laboral aprobada por el gobierno que preside Mariano Rajoy, reforma con la que se han perdido 800.000 puestos de trabajo a lo largo de su aplicación. El líder de UGT apuntó que dicha reforma "es una picadora para la destrucción de empleo".

En principio, más de 320.000 trabajadores vascos se van a beneficiar del preacuerdo alcanzado entre los sindicatos CCOO y UGT y la patronal CEOE para prorrogar de manera automática a partir del 8 de julio miles de convenios colectivos que expiraban esa fecha. Ese día llegaba a su fin el límite de un año dado por la reforma laboral a la prórroga automática de los convenios colectivos, la conocida como ultraactividad. Este hecho permitía que unos 3,5 millones de trabajadores en España perdieran los avances logrados en materia de salarios, jornadas o libranzas, ya que en ausencia del convenio de empresa, se acogerían al de ámbito superior, y de, no haberlo, al Estatuto de los Trabajadores, en el que se recogen los derechos mínimos de los empleados.

En el caso de Euskadi, el acuerdo afectaría a más de 320.000 trabajadores. Según datos del Consejo de Relaciones Laborales (CRL), el 7 de julio expiraban 95 convenios sectoriales del País Vasco, con 276.000 trabajadores afectados, y de otros 327 de empresa, con 46.000 empleados. El Gobierno vasco, por boca de su viceconsejero de Empleo, Ricardo Barkala, presente hoy en la apertura del congreso de UGT Euskadi, saludó el acuerdo cerrado entre sindicatos y patronal. "Este acuerdo pone serenidad y tranquilidad en ese necesario diálogo social", ha apuntado en su intervención ante los 254 delegados asistentes al congreso. Pero después ha añadido que ese pacto no se ha cerrado "con la contundencia que hubiéramos deseado". El Gobierno espera que en Euskadi se pueda alcanzar un acuerdo similar. El consejero de Empleo y Asuntos Sociales, Juan María Aburto, ha declarado que el Ejecutivo "está trabajando en una labor precisamente de intermediación entre los agentes sociales, para conseguir un acuerdo de carácter interprofesional que sirviera para defender los convenios de carácter sectorial y provincial, y también para lograr un pacto sobre la ultraactividad", algo que aún no se ha producido en el País Vasco.

Por su parte, la central mayoritaria en Euskadi, ELA, ha asegurado que el acuerdo es una "mera declaración de intenciones", un catálogo de "recomendaciones que no tienen rango legal" y que deja en manos de la patronal la prórroga de la ultractividad. Tras rechar el acuerdo, el sindicato ELA ha denunciado que este tipo de pactos "dan cobertura a una patronal que está haciendo todo lo posible para empeorar las condiciones de trabajo y recortar los salarios". El sindicato LAB también ha rechazado el acuerdo suscrito entre UGT y CC OO y la patronal española.

Los 254 delegados que asisten desde hoy y hasta mañana al XI Congreso de UGT Euskadi deberán elegir entre las dos candidaturas que se enfrenta en el cónclave sindical para suceder a Dámaso Casado. Por un lado, Raul Arza, actual secretario de Organización y Comunicación, y frente a esa candidatura se presenta Pilar Collantes, ex directora de Osalan en el anterior Gobierno. Cándido Méndez ha agradecido el trabajo realizado al todavía secretario general y lo ha calificado de "buen dirigente obrero y sindical" y una persona "honrada y trabajadora". El 75% de los delegados apoyó la gestión realizada por Dámaso en estos cuatro años.


Sindicato "útil"

Al inicio del encuentro, Arza ha asegurado que afronta el congreso "con ganas de proyectar hacía fuera una imagen de unidad" tras asegurar que lo que preocupa a la central son los problemas de los trabajadores y "no tanto los que hay dentro". Por su parte, Collantes se ha mostrado "muy motivada" y ha señalado que su intención es "acercar" la central a la sociedad.

En su discurso inicial, Collantes, quien ha afirmado no haber tenido contacto con la otra candidatura, ha defendido que el sindicato "tiene que acercarse" a los problemas de los ciudadanos y también "arreglar internamente las cosas que hay que arreglar", tanto los recursos económicos como los humanos. Ha apostado por un sindicato "más abierto" a la sociedad y que se pueda "intercomunicar" con los ciudadanos. "Estamos motivados porque el proyecto va a seguir", ha apuntado. Y ha indicado que el suyo es un proyecto que ha costado "sacarlo adelante" porque no ha tenido el "beneplácito de la institución".

Por su parte, su oponente, Raúl Arza, actual secretario de Organización, ha confiado en que salga un sindicato "fuerte" de este XI Congreso, "lo más fuerte posible" en los centros de trabajo y "útil" para la sociedad. Todos los oradores han destacado la importancia del final del terrorismo y el propio Dámaso Casado, en su intervención, ha subrayado: "ETA lo ha dejado todo y espero que desaparezca".

A la cita han acudido, entre otros, el secretario general del sindicato, Cándido Méndez, el líder del PSE-EE, Patxi López, el presidente de Confebask, Miguel Ángel Lujua, además de representantes de las centrales ELA, CC OO, LAB y Erne; el alcalde de Barakaldo, Tontxu Rodríguez, y el viceconsejero de Empleo, Ricardo Barkala.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha