eldiario.es

Menú

Mucho 'txapelgorri' cabreado (pocas certidumbres)

La consejera Estefanía Beltrán de Heredia se enfrenta a una encrucijada: rectificar y evitar así que la Ertzaintza estalle internamente o mantener el rumbo fijado en el Plan Ertzaintza Horizonte 2016 por el contestado Gervasio Gabirondo.

El conflicto sobre la OPE en la policía vasca, recurrida por el Gobierno del PP, sigue sin resolverse 21 días después de que el PNV 'vendiera' un acuerdo con el Ministerio de Hacienda para la retirada del recurso.

- PUBLICIDAD -
Miembros del sindicato Erne preparan pintxos de 'txorizo' y colocan las botellas de sidra en la protesta frente al BEC de Barakaldo.

Miembros del sindicato Erne preparan pintxos de 'txorizo' y colocan las botellas de sidra en una protesta contra el Departamento

En la comisaría de Bilbao algunos ertzainas andaban estos días ciertamente cabreados. Unas obras a toda pastilla para dejar el centro policial inmaculado para la visita que girará este lunes el lehendakari, Íñigo Urkullu; la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán Heredia, y el alcalde de la villa, Ibon Areso. Se cumplen 20 años de la llegada de la policía vasca a Bilbao. Han arreglado puertas, cambiado bombillas, quitado carteles, repintado paredes y dejado todo bien parecido. Más incluso. Pero a buen seguro que Urkullu no visitará los calabozos, que según los agentes de la comisaría que entran en ellos todos los días, están "viejos, huelen mal y a humedad".

No deja de ser una metáfora, una más, de la situación en la que se encuentra la Ertzaintza. Aparente por fuera, profesional, cumpliendo todas las Qs de calidad posibles, pero agrietada y mohosa por dentro. El papel casi siempre lo aguanta todo. Como el contestado Plan Ertzaintza horizonte 2016, que lidera el director de la policía, Gervasio Gabirondo, una modificación de las formas de trabajo en la policía vasca que debería servir, entre otras cosas, para la adecuación de una policía al nuevo tiempo que vive Euskadi. Y sin embargo ha terminado por convertirse en el objetivo a batir por todos los sindicatos y buena parte de la plantilla (mandos y nagusis incluidos) por el "caos organizativo" en el que ha sumido al cuerpo policial. Claro que el Departamento no lo ve así. Al menos hasta ahora.

Los resultados electorales de los comicios celebrados esta semana -en la que la central mayoritaria, ErNE, ha renovado e incrementado su liderazgo- seguro que han intranquilizado al Departamento que dirigen Beltrán de Heredia, su viceconsejero de Seguridad, Josu Zubiaga, y al propio Gabirondo. Enfrente, el equipo que dirige la policía en Euskadi tiene a un sindicato que ya ha avisado de que o rectifican o harán convulsionar la policía. Y tienen herramientas para hacerlo y, ahora mismo, un vergel donde sembrar: colectivo enfadado, con las condiciones laborales y salariales congeladas y movilizado tras los comicios. Hay mucho 'txapelgorri' cabreado y los responsables de Seguridad no deberían mirar para otro lado como si esto fuera solo una cosa pasajera.

Acuerdo "verbal"

Los buenos dirigentes políticos no se miden nunca en momentos de calma chicha. El liderazgo de verdad no necesita de discursos vacíos, la mayoría de las veces acartonados e inadecuados. Ni de guardias pretorianas que solo están para aplaudir de manera condescendiente y acrítica al Gran Timonel. El liderazgo que funciona y tiene recorrido se mide por su capacidad de adecuación, su cintura política e incluso por reconocer errores en el momento adecuado, no tarde y arrastrado por los acontecimientos. Pero esto ya lo saben todos los que se van a dar cita este lunes en la comisaría de la Ertzaintza, en el barrio bilbaíno de Deusto.

No es el único problema que le asalta al Departamento de Seguridad. El recurso contra la OPE por parte del Gobierno del PP sigue vivo en los tribunales, pese a que  el grupo del PNV en el Senado se apresuró a 'vender' un acuerdo con el ministerio de Hacienda para la retirada del mismo. Y de eso han pasado ya 21 días sin que el abogado del Estado haya presentado el escrito de desistimiento del recurso. O no había ningún acuerdo - ni "verbal", ni de ningún tipo-, o a los representantes peneuvistas en la Cámara alta les han robado la cartera los de Montoro. Para enredar aun más la madeja, en los Presupuestos del Gobierno vasco para 2015 aprobados esta semana la Academia de Arkaute ha previsto la convocatoria de una nueva OPE para el próximo ejercicio de 250 agentes. Lo que supone más del doble de la recurrida por el PP este año (120 plazas). Y va en serio porque han reservado una partida de 349.565 euros para la realización de las pruebas de acceso y la preparación de la OPE.

No se ha salido aun del lío de la OPE actual -aunque las fuentes del Ministerio de Hacienda consultadas por eldiarionorte.es mantienen que el retraso se debe a que tienen que hacerse bien las cosas y auguran un final feliz- y la que se avecina puede ser aun más gorda. Pocas certidumbres en la policía vasca. Lo cual nos lleva directamente a los calabozos de la comisaría que este lunes visitará el lehendakari. Apariencia frente a realidades. Se conmemoran 20 años del despliegue de la Ertzaintza en Bilbao. Y lo extraño es que este Departamento de Seguridad se haya metido en un lío monumental con la plantilla, cuando todo debería ser mucho más fácil una vez que ETA ha echado la persiana y dejado en paz a los 'txapelgorris'. Debe se la capacidad humana para meterse en más líos de los necesarios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha