eldiario.es

Menú

El Gobierno vasco concede 29 millones al PP en un acuerdo con "proyección plurianual"

Los 'populares' ganan en influencia en áreas como industria, emprendedores, fiscalidad o educación y logran derogar el recorte del 7% en las ayudas a las familias, lo que no ha sido posible con la renta de garantía de ingresos

- PUBLICIDAD -
El consejero Azpiazu, firmando el acuerdo con el PP en el Parlamento Vasco

El consejero Azpiazu, firmando el acuerdo con el PP en el Parlamento Vasco

El Gobierno de PNV y PSE-EE, representado por el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, y el PP, representado por Antón Damborenea, han rubricado en medio de una gran expectación su acuerdo presupuestario para 2017, por el cual los 'populares' facilitarán las cuentas de Iñigo Urkullu mediante una abstención. A cambio, el PP podrá decidir el destino de 29 millones y ganará influencia en los planes y proyectos que el Gobierno diseñará este año así como en áreas estratégicas como la política industrial, la fiscalidad y el impulso al inglés en la educación. En su preámbulo, el documento habla de "proyección plurianual" del acuerdo y, de hecho, hay compromisos económicos a largo plazo, como la subida de las ayudas a las familias.

Azpiazu, que ha hablado de un acuerdo "muy positivo", se ha negado a "especular" sobre la posibilidad de que el PP sea el socio estable de la coalición de Gobierno para el conjunto de la legislatura. El documento, en todo caso, recoge que la formación de Alfonso Alonso podrá hacer "sugerencias" en el despliegue del plan de industrialización 2017-2020, en el plan de emprendedores 2017-2020 o que la reforma fiscal, plurianual por su naturaleza, "no traslade a las rentas medias y bajas una merma de sus ingresos".

Más concretamente, PNV y PSE-EE han pactado también con el PP que "se deberá contemplar un incremento de las partidas presupuestarias destinadas" a las ayudas a las familias, tanto para que haya más beneficiarios como para que se derogue el recorte del 7% aplicado en las cuantías desde 2012, precisamente tras un acuerdo del PP con el entonces gobernante PSE-EE. Se hará a partir de 2018 y hasta el final de la legislatura.

Ese mismo recorte se aplicó entonces a la renta de garantía de ingresos. ¿No es posible derogarlo también? "Todo es posible. Otra cosa es que nosotros estemos de acuerdo. Con perdón, pero no estamos de acuerdo con subir la RGI. Es más, el 1,5% [la cuantía que subirá este año esta prestación] nos parece excesivo", ha explicado Damborenea a preguntas de los periodistas, que ha citado que pensionistas y trabajadores de empresas privadas no tendrán ni siquiera esas mejoras.

Sólo al final de la rueda de prensa, Damborenea ha confirmado que el acuerdo no implica que el PP vaya a votar 'sí' a las cuentas. Se quedará en la abstención, aunque será suficiente para que la previsible suma de 'noes' de EH Bildu y Elkarrekin Podemos no ponga en cuestión los 'síes' de PNV y PSE-EE.

"Vamos a ver, esto es una abstención. No estamos de acuerdo en muchos puntos [del proyecto del Gobierno]. No los voy a enumerar ahora porque estamos celebrando el acuerdo. Pero podría ser un 'sí' dentro de un año si hablamos antes y se produce un giro [en determinadas partidas]", ha argumentado Damborenea, que ha repetido que han logrado "evitar" una "deriva" hacia la "extrema izquierda" del Ejecutivo al haber cerrado un acuerdo que responde al espíritu "centista" y europeísta hacia la "estabilidad".

A partir de ahora, este acuerdo se articulará en que el PP podrá introducir 29 millones de euros en enmiendas parciales en las cuentas definitivas. Se hará a través de la sección 99 del presupuesto, una suerte de cajón de sastre donde se incluyen todo tipo de proyectos, desde subvenciones directas hasta las grandes reformas de recintos deportivos. El pacto, como demandaba el PP, le otorga exclusividad, ya que no se podrán introducir propuestas de otros partidos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha