eldiario.es

Menú

Gobierno vasco proyecta un polo de producción e investigación acuícola en los terrenos de la antigua central de Lemoiz

Pone en marcha un polígono marino de producción de mejillones en Mendexa, cuya primera empresa se instalará próximamente

- PUBLICIDAD -

El Gobierno Vasco tiene previsto desarrollar un polo de producción e investigación acuícola, con especies como langostinos, salmón, rodaballo o lenguado, en los terrenos de las antiguas instalaciones de la central nuclear de Lemoiz. Además, en los próximos meses se instalará la primera empresa, de producción de mejillones, en el polígono marino de producción acuícola de Mendexa.

Los dos proyectos, en un ámbito en que Euskadi tiene "grandes oportunidades de actuación", han sido presentados este miércoles en un acto en el Museo Marítimo de Bilbao por la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, y por el director general de Azti, Rogelio Pozo.

Ambas iniciativas se enmarcan en el Plan Estratégico de la Acuicultura 2014-2020, que contempla la creación de infraestructuras terrestres y marítimas para facilitar la implantación de proyectos industriales, y de la estrategia RIS3 de especialización inteligente, que destaca la acuicultura como una de las áreas de desarrollo en el ámbito de los nuevos sistemas de producción sostenible de alimentos.

En palabras de la consejera, el objetivo de estas iniciativas es "tener diferentes proyectos alrededor de la acuicultura que sean sostenibles y que permitan la generación de empresas" y que sirvan para "diversificar la economía y generar riqueza y empleo".

El proyecto más avanzado es el del polígono marino de producción acuícola Mendexa, que se ubica frente a este municipio, en la franja del litoral vizcaíno entre Lekeitio y Ondarroa, una zona declarada por el Gobierno Vasco como de especial interés para cultivos marinos, que cuenta con una superficie total de 556 hectáreas.

En una primera fase, se han balizado 290 hectáreas, de las que 214 se destinarán a producción, lo que supone la posibilidad de instalar en torno a 50 o 60 instalaciones, ha explicado el director de Azti.

La Dirección de Pesca y Acuicultura y el centro tecnológico han trabajado en proyectos de investigación para determinar la viabilidad técnica y económica de producción de moluscos con 'long-lines', un sistema de cultivo de bivalvos en mar abierto, sumergidos a diferentes profundidades. Los estudios han permitido obtener "buenos resultados" para la producción de moluscos como el mejillón y la ostra en condiciones de competitividad "como en otras zonas del Estado o Europa".

Pozo ha destacado, en este sentido, que se trata de una zona "con calidad de agua tipo A, libre de depuración, y además las posibilidades de episodios de toxinas marinas son "esporádicos", lo que constituye "ventajas competitivas" frente a otras zonas de producción.

En el primer semestre del año, la Dirección de Pesca y Acuicultura abrió el plazo para la solicitud de concesiones para la producción en esta zona, a la que se presentaron las empresas Matxitxako Moluskoak, Angulas de Aguinaga y Rinamar (Galicia). Entre las tres empresas, solicitaron la ocupación del 100% del polígono.

La primera empresa que se instalará será Matxitxako Moluskoak, una empresa participada por diversos socios del sector pesquero vasco como Arrankoba, Itsaskorda, Cofradías de Lekeitio y Ondarroa, Federación de Cofradías de Gipuzkoa (OPEGUI) y el propio Azti.

Matxitxako Moluskoak, que tiene previsto producir 1.000 toneladas de mejillón con una instalación de 40 'long-lines', ha presentado ya el proyecto industrial y el diseño de instalaciones, y ha recibido recientemente la concesión de los permisos correspondientes por parte de la Dirección General de Costas.

Según ha explicado el director de Azti, debido a que "viene época de temporales", la puesta en marcha de su actividad tendrá que esperar a que se produzcan "ventanas de buen tiempo" para realizar la instalación o, si no se dan antes, a los meses de febrero o marzo del próximo año.

EL POLO EN LEMOIZ

El segundo proyecto, en este caso en tierra, consiste en la creación de un polo de producción e investigación acuícola que consiga adecuar las antiguas instalaciones de la central nuclear de Lemoiz para su uso en acuicultura.

La consejera Arantxa Tapia ha precisado que prepara el proyecto para emprender directamente la puesta en marcha cuando tengan a disposición los terrenos, que fueron cedidos a Iberdrola para la central y cuya recuperación es preciso tramitar.

Con este proyecto, ha remarcado, "un ámbito a punto de ruina industrial, lo recuperamos y ponemos en marcha una actividad económica diferente, sostenible y con oportunidades de generación de empleo y riqueza muy interesante".

En un estudio realizado por Azti sobre la viabilidad técnica y económica de producción de varias especies --entre ellas gamba, langostino, lenguado, rodaballo, salmón y trucha asalmonada-- con tecnologías de recirculación, se ha comprobado que es "factible" y "viable" la reconversión de las instalaciones para uso acuícola.

En este sentido, el responsable de Azti ha explicado que la infraestructura cuenta con tomas de agua y espacio suficiente para que varias empresas puedan instalarse y producir diferentes especies con demanda alta de mercado. El modelo "más interesante" para el desarrollo del polígono es mixto, combinando la producción de acuicultura con la innovación tecnológica multisectorial.

El polo de producción acuícola Balura se considera "una oportunidad" para atraer y potenciar la innovación e inversión mediante la interacción con redes de I+D+i locales, nacionales y europeas.

Aunque no existen "proyectos concretos" para esta zona, Rogelio Pozo ha avanzado que se han mantenido contactos con potenciales inversores, fundamentalmente de Euskadi, Francia y Noruega, que apuntan a "interés" para desarrollar en el polo futuros proyectos de inversión.

Se han estudiado dos escenarios de producción, en zonas de entre 4 y 5,5 hectáreas, con inversiones en la adecuación de las instalaciones que oscilaría entre los 18 y los 26 millones de euros, y una inversión posterior de entre 25 y 80 millones en función de las especies que se cultiven. Se estima que la generación de ingresos anuales podría ronda los 40 millones de euros y una generación de empleo que oscila entre los 380 y los 575, en función de los datos aportados por el responsable de Azti.

El Gobierno Vasco ha explicado que se prevé que las obras y permisos necesarios para que el polo esté totalmente operativo para la producción acuícola se prolonguen durante un periodo de entre cuatro y seis años, y que la ocupación del parque a pleno rendimiento sea en aproximadamente nueve años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha