eldiario.es

Menú

Zulueta rechaza que sea líder de "sectores disidentes" de la IA y acusa al Gobierno de buscar su "división"

Se muestra "orgullosa" de haber contribuido a lograr "una unidad" en el colectivo de presos "para llevar este proceso a buen puerto"

- PUBLICIDAD -

Arantza Zulueta, abogada e interlocutora del Colectivo de Presos de ETA, EPPK, detenida el pasado 8 de enero en Bilbao en una operación de la Guardia Civil, ha rechazado que sea líder de "sectores disidentes" con el camino emprendido por la izquierda abertzale hacia vías desvinculadas de la violencia, y ha acusado al Gobierno del PP de buscar su "división". Además, se ha mostrado "orgullosa" de haber contribuido a lograr "una unidad" entre los reclusos "para llevar el proceso a buen puerto".

En una carta escrita desde la prisión de Estremera, publicada en el diario 'Gara' y recogida por Europa Press, Zulueta asegura que no permitirá "que los enemigos de la paz, del euskara y la cultura, y de la libertad" la utilicen "para romper, dividir, cuestionar o atacar ni el proyecto ni el proceso abierto por la izquierda abertzale".

La abogada, que habla por primera vez desde su arresto el 8 de enero, cree que la operación contra la interlocución del EPPK tiene una "clara intencionalidad política", y ha considerado que ésta ha sido la "respuesta" del Estado "a los nuevos pasos dados" por el Colectivo de Presos a favor de aceptar la legislación para lograr las excarcelaciones individualizadas.

Arantza Zulueta se congratula de "la dimensión de la movilización del 11 de enero en Bilbao", convocada por PNV y Sortu tras la prohibición de la marcha convocada por 'Tantaz Tanta' a favor de los derechos de los presos, y considera que es "una muestra de responsabilidad política y social apabullante". "Quisieron poner límites al mar de gotas por los derechos de los presos y provocaron el océano", asegura.

En su opinión, "la confluencia entre la indignación por la operación policial, la incomprensible e injusta prohibición de la iniciativa en favor de los derechos de los presos y la ilusión por la excepcional respuesta planteada bajo el lema 'Giza eskubideak, konponbidea, bakea' (de la manifestación del 11 de enero) ha sido el resorte para perfilar una importante referencia de trabajo a futuro, y es preciso abonar ese camino".

Para la letrada, "pese a los intentos de hacerlo fracasar, cada vez es más evidente la mayoría social y política que respalda y defiende el nuevo escenario abierto en Euskal Herria, con las puertas abiertas a impulsar un profundo proceso de resolución y de normalización política".

"La sociedad vasca quiere y reclama consolidar un nuevo escenario auténticamente democrático en el que el respeto a todos los derechos, todos los proyectos y, fundamentalmente, la toma en consideración de la voluntad de la sociedad vasca a la hora de decidir y construir su futuro, sean las pautas de conducta política", indica.

En su opinión, son necesarios "los acuerdos consistentes y amplios" porque la sociedad vasca "cada vez es más conscientes de que el escenario se tiene construir desde Euskal Herria", frente a un Estado "que se está quedando cada vez más solo, sin argumentos, sin razones".

Zulueta Amutxastegi ha señalado que "el Estado, más débil que nunca", se "revuelve y ataca". Por ello, según ha asegurado, busca "crear cisma, sembrar cizaña, división, para poder justificar su inmovilismo".

De esta forma, cree que, en esta ocasión, el Estado "la ha pagado ahora con la interlocución del EPPK", y le ha acusado de pretender "sembrar la discordia", al situarles como "líderes de sectores disidentes". "Necesitaban esa disidencia, y a falta de una real, se la han tenido que inventar", ha indicado.

"GENERAR DIVISIÓN"

La letrada asegura que "dividir la izquierda abertzale es el gran sueño del Estado, ahora más que nunca". "Lo busca en un contexto de creciente desconfianza, ruptura y alejamiento entre los partidos políticos y la sociedad, con una derecha enfrentada, empeñada pero incapaz de consensuar un camino que garantice la unidad de España, que considera insuficiente cualquier cosa que se haga contra Euskal Herria", ha señalado.

A su juicio, "reventar desde dentro el proyecto de la izquierda abertzale es la única opción que les queda para intentar frenar y debilitar una oferta política que conecta con los objetivos y necesidades de la sociedad".

"Está en nuestras manos evitarlo, convirtiendo nuestra unidad en energía para llevar este proceso a buen fin. Los presos y presas así lo han hecho, y estoy orgullosa por haber contribuido a ello, y ahora, como presa política que soy, seguiré trabajando en la misma línea", asevera.

Tras admitir que "puede haber diferentes opiniones" en la izquierda abertzale "a la hora de debatir cómo seguir adelante en el camino emprendido", ha precisado que "en eso se basa el debate político, en el contraste e intercambio de argumentos, propuestas y opiniones".

Según ha manifestado, la izquierda abertzale tiene "un proyecto renovado, construido entre todos porque así lo requería la apuesta, y porque en este camino no sobra nadie". "El debate y la pluralidad de opiniones nos ha traído hasta aquí, y enriqueciendo con debate y propuesta el proyecto de la izquierda abertzale, conseguiremos fortalecerlo y llevarlo adelante", ha apuntado.

Por último, ha afirmado que será "un proceso complejo, largo en su recorrido, intenso en su significado y en sus consecuencias, e ilusionante porque viene cargado de futuro, de esperanza y de libertad".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha