eldiario.es

Menú

Cómo acabar el mes sin un nudo en la garganta

Si nos lo proponemos seriamente, el ahorro es posible. Si nos organizamos y le ponemos un poco de imaginación seguro que encontramos mil formas más para guardarnos unos euros en el bolsillo cada año

- PUBLICIDAD -
Los llamados mini préstamos son una fórmula rápida de financiación .

Los llamados mini préstamos son una fórmula rápida de financiación .

Desde que estalló la crisis parece imposible que se pueda llegar a final de mes tranquilamente y mucho menos ahorrando. Entre los bajos sueldos, los despidos, familiares en paro y las subidas de impuestos cada vez se hace más cuesta arriba el transcurso económico de los meses. No obstante, existen formas con las que conseguir acabar el mes sin un nudo en la garganta, sea cual sea nuestro sueldo.

Lo primero de todo, es establecer un presupuesto realista. Debemos dejar anotados y calculados nuestros ingresos, nuestros gastos fijos y los desembolsos que puedan surgirnos. Es evidente que no todos los meses son iguales, algunos conllevan más gastos, como el invierno o el verano, y en otros pueden aparecer imprevistos (multas, itv, arreglos del coche, obras en la casa….) por lo que siempre debemos dejar un margen con el que podamos maniobrar en caso de que algo imprevisto ocurra. Además, de este modo contribuyes al ahorro, pues verás claramente en qué te gastas más dinero y qué gastos son aquellos de los que puedes prescindir.

Cuando vayas a hacer la compra, bien sea mensual o semanal, lleva contigo una lista cerrada desde casa. De este modo comprarás lo necesario y no caerás en los caprichos que se te presenten, pues muchas veces compramos por impulso y acabamos tirando comida. Aprovecha todos los cupones de descuento que ofrecen los supermercados. Tendemos a amontonarlos sin ni si quiera echarles un vistazo pero muchas veces resultan tener muy buenas ofertas.

El comercio electrónico puede convertirse en tu gran aliado, ahí encontraras todo tipo de productos a precios muy distintos. Te permitirá comparar entre unas tiendas y otras para ver cuál es la mejor opción, además de poder disfrutar de las múltiples ofertas y descuentos que se ofrecen por hacer la compra online. Sin olvidar que la mayoría de los establecimientos cuentan con reparto a domicilio, con el consiguiente ahorro de tiempo y gasolina.

Cuando conducimos no nos damos cuenta pero hay ciertas acciones que pueden salirnos caras. Por ejemplo, no apurando las marchas y haciendo uso de las más largas podemos ahorrar hasta un 15% de combustible, que puede sonar escaso pero se transforma en unos casi 700€ al año. Lo mismo sucede con la velocidad a la que circulemos, multas aparte, conducir a 140 en vez de a 120 supone un gasto de entre un 14%-18% más de combustible, que acaba siendo una suma considerable.

Siguiendo con el uso del coche, al hacer viajes largos trata de encontrar a alguien con el que viajar y dividir gastos. A través de aplicaciones como blablacar.es puedes conseguir hacerte viajes por la península por unos 15 euros. Lo mismo se aplica al ámbito cotidiano, si tienes a algún compañero de trabajo que viva cerca proponle compartir coche, así no tendrás que sacar el tuyo todos los días o al menos la gasolina será entre dos.

Cuando comas en el trabajo, trata de llevarte la comida desde casa en un tupper. Aunque los bares y restaurantes cercanos a las oficinas siempre dispongan de menús especiales para los trabajadores, piensa que siempre serán más caros que la comida que te cocinas tú mismo en casa. Es cuestión de organizarte y dejarte la noche anterior tu recipiente con la comida preparada en la nevera, verás que el ahorro es muy significativo.

Revisa tu plan de telefonía móvil, muchas veces nos venden productos que al ser expuestos como un chollo pensamos que merece la pena contratarlos sin ni si quiera saber lo que incluyen. Si los analizamos, muchas veces veremos cómo estamos pagando cosas que ni si quiera usamos o que ni sabíamos que existían, al igual que pasa con los datos, ya que solemos contratar más de los que necesitamos. Por ello conviene revisar tu factura y el plan que escogiste y en caso de no estar amortizándolo, negociar con tu compañía telefónica uno nuevo que se adapte a tus necesidades.

Si nos lo proponemos seriamente, el ahorro es posible. Si nos organizamos y le ponemos un poco de imaginación seguro que encontramos mil formas más para guardarnos unos euros en el bolsillo cada año. Si la cosa se te ha complicado y algún mes no te han salido las cuentas o has tenido más imprevistos de los que esperabas, solicita un minicredito rápido para conseguir cuadrar los gastos que has tenido y no tener problemas durante ese mes. Debemos evitar los impagos en recibos de suministros y tarjetas de crédito, ya que pueden llegar a complicarse mucho, por lo que con esta ayuda financiera conseguiremos olvidarnos de las posibles consecuencias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha