eldiario.es

Menú

"Hemos dado un salto cualitativo: ahora recaudamos el 57% de las multas a conductores extranjeros"

La directora de Tráfico del Gobierno vasco destaca la colaboración con otros países de la UE para corregir la impunidad para los 50.000 infractores anuales de otros países y destaca la "tendencia a la baja" de la siniestralidad en carretera

- PUBLICIDAD -
La directora de Tráfico, Sonia Díaz de Corcuera

La directora de Tráfico, Sonia Díaz de Corcuera

El centro de Tráfico del Gobierno vasco en Txurdinaga, en Bilbao, dispone de una sala con una pantalla de grandes dimensiones desde la cual un grupo de mujeres controla todas las cámaras instaladas en la red vasca de carreteras para poder responder ante las incidencias. Allí recibe a eldiarionorte.es la directora de Tráfico, Sonia Díaz de Corcuera, que insiste en reclamar "prudencia", "responsabilidad" y "respeto" en carretera, especialmente de cara a los desplazamientos durante el puente festivo. Asegura también que la prevención funciona -la tendencia en la siniestralidad es "a la baja"-, que la Administración no tiene afán recaudatorio y que -esto lo repite tres veces- no sería "adecuado" cobrar al ciudadano por los servicios de la Ertzaintza en caso de negligencia en carretera, algo que sí se hacen con los deportistas en la montaña. 

Cuando éramos niños, no era extraño ir de pie en los asientos traseros del coche. ¿La sociedad ha interiorizado ya importancia de la seguridad vial?

Hay que tener en cuenta que anualmente todavía fallecen por accidente de tráfico en el mundo -y son datos de la ONU- 1,3 millones de personas. En nuestro entorno sí que existe una mayor cultura de la seguridad vial, sí que existe una mayor concienciación respecto a la importancia de la seguridad vial. Se ha introducido en nuestras vidas. Se sabe de los riesgos que entraña una conducta irresponsable.

¿Qué porcentaje de los fallecidos y heridos en carretera lo fueron por un usar cinturón de seguridad?

En Euskadi, el porcentaje de personas que fallece por esa causa afortunadamente es mínimo. En Euskadi no tenemos ese problema del cinturón y trabajamos otros campos como distracciones, velocidad u otros aspectos que forman parte de nuestra estadística. El cinturón de seguridad lo tenemos bastante interiorizado. No es necesario hoy por hoy, en el año 2017, seguir insistiendo de manera específica en que hay que abrochárselo.

¿Ocurre lo mismo en el transporte público?

Entiendo que sí. Por ejemplo, en el ámbito educativo, en el transporte de autobús es obligatorio y creo que sí existe esa conciencia.

El teléfono móvil y el Whatsapp aparecen como nuevas distracciones al volante.

Hay que tener en cuenta que en los últimos años ha aumentado mucho el uso de las nuevas tecnologías. El 'smartphone' está generalizado en todos los ámbitos y segmentos de edad. Se utiliza de manera generalizada y también en el vehículo. Y hay GPS y otros dispositivos. Los dispositivos electrónicos, en realidad, deberían ser herramientas útiles incluso también en la conducción, como lo es el GPS para orientarse. Pero en ocasiones se hace un mal uso: uno no puede ponerse a programar el itinerario en marcha o aprovechando que está en un semáforo o en un 'stop'. Hay que hacer un uso responsable de estos elementos. Y desde luego hay que tener en cuenta la normativa: no se puede hablar por el móvil mientras uno va conduciendo. Ello implica riesgo y puede provocar un accidente de tráfico importante. Las distracciones en general y por el uso de móviles en particular son uno de los factores que concurre en al menos un 30% de los accidentes registrados por la Dirección de Tráfico junto con otros elementos como la velocidad inadecuada y el alcohol.

Analizando las estadísticas del verano, ¿con qué nos tenemos que quedar, con que hubo menos accidentes o con que hubo más muertes?

Un accidente de tráfico con resultado de fallecimiento o heridos graves siempre es algo muy negativo. Un accidente sabemos lo que implica para las familias y, en general, para la sociedad. Tenemos que seguir esforzándonos y seguir trabajando en temas tan importantes como la formación, la educación vial, la prevención y sensibilización. En septiembre, por ejemplo, presentamos un programa itinerante dirigido a jóvenes preconductores de ESO con el lema ‘Don’t be dummy’ ('para ti no hay repuesto', en inglés). Juega con la idea de que nosotros no somos un ‘dummy’, un muñeco de pruebas al que le falta un repuesto y se lo colocan. Intentamos que llegue a todos los centros escolares. Es una campaña con mensajes claros y duros, con testimonios reales, para que los jóvenes sepan a qué se enfrentan cuando las conductas al volante no son las más adecuadas.

En esos preconductores, ¿influyen más esas campañas o que su padre o madre sea un mal conductor?

Desde luego, habría que empezar siempre por el ejemplo. Si desde edades tempranas empezamos a observar comportamientos adecuados en nuestros progenitores, lo lógico es que tendamos a replicarlos. Y, al revés, ante unos padres agresivos… Desde luego que influye el ejemplo, pero también esa formación ‘ad hoc’ y ese trabajo que hacemos a todos los niveles desde la Dirección de Tráfico, también con peatones, motoristas o ciclistas. Si nos vamos a los datos, y nos retrotraemos a 2010, aquel año hubo 67 personas fallecidas, el año 2016 cerramos con un total de 46 y, en lo que vamos de 2017, tenemos que lamentar 39 [3 menos que a 4 de diciembre de 2016]. 

Entonces, con estos datos, ¿se puede decir que es positiva la evolución de la siniestralidad o hay elementos de preocupación?

Estamos consolidando una tendencia a la baja. La tendencia es a la baja. Cuando nos movemos en una horquilla de cifras tan bajas, lo difícil es mantener y seguir reduciendo. ¿Son pocos o muchos? 39 sigue siendo mucho. Lo ideal, lógicamente, sería cero personas fallecidas en nuestras carreteras.

En España, desde 2008, han crecido un 50% las incidencias con ciclistas implicados. La estadística muestra que en su mayoría la responsabilidad es del vehículo y no del ciclista. ¿Es un factor de preocupación también en Euskadi?

Ha sido sin duda un año negro en las carreteras del Estado. No lo podemos negar. ¿Cuál es la foto en Euskadi? Bien distinta. En 2017 tenemos cero ciclistas fallecidos en nuestras carreteras. ¿Es un buen dato? Desde luego. Pero sigue habiendo heridos y accidentes. Es uno de los colectivos vulnerables con los que seguimos trabajando. En nuestras campañas de comunicación los ciclistas reciben también mensajes muy dirigidos. Hay que tener en cuenta también que en los últimos años ha aumentado el número de personas usuarias de la bicicleta, tanto en las ciudades como en carretera. Por lo tanto, hay una mayor exposición. La situación en Euskadi, repito, es de cero ciclistas fallecidos y esperemos cerrar el año manteniéndolo. Ahora bien, es un colectivo de riesgo. En cuanto a si estos accidentes han sido ocasionados por conductores o por ciclistas, hay que decir que, en un porcentaje alto, la causa ha sido la caída del propio ciclista. Hay imprudencias de los conductores pero también de los propios ciclistas. Con esto no quiero culpar, lógicamente, ni a unos ni a otros. Lo que hay que seguir es haciendo un llamamiento a la responsabilidad de unos y de otros y al respeto a las normas, que están para cumplirlas. Y desde luego a la conviviencia. La tipología de vehículos en nuestras calles ha aumentado. Hoy conviven tranvías, utilitarios, autobuses, ciclistas y además patinetes eléctricos y otra serie de artilugios sin una normativa clara. Ante la diversidad, llamamiento a la convivencia. Todos tenemos derecho a usar el espacio público, pero hay que hacerlo de una manera respetuosa.

Hasta agosto, 45 de los 77 accidentes con ciclistas implicados ocurrieron en Gipuzkoa. ¿Es un punto negro?

Quizás en Gipuzkoa también el uso de la bicicleta esté más generalizado, sobre todo en carretera... En todo caso, nosotros no hablamos de puntos negros. Son las propias Diputaciones las que definen esos tramos de concentración de accidentes, esos puntos en los que se concentran más incidencias por las características del trazado. Diría en favor de las Diputaciones el esfuerzo presupuestario que están haciendo por adecuar y conservar las carreteras en buen estado. Hoy tenemos obras importantes en Bizkaia, Álava y Gipuzkoa. Hay un esfuerzo importante.

[Esta semana se ha confirmado que se establecerá un nuevo peaje en la N-I en Gipuzkoa para que derivar parte del flujo de transportistas por otras vías] 

¿Son demasiado caras algunas autopistas como para absorber parte del tráfico que va por la red secundaria, teóricamente más peligrosa?

Sé que es un debate sobre la mesa… Pero no me compete a mí poner los precios o las tarifas de las autopistas. 

Un juez, recientemente,  ha planteado una cuestión de constitucionalidad al entender que una sanción de la Ertzaintza a un conductor que había consumido droga podría no ser legal porque habría que acreditar si ello influye o no en la conducción.

Los jueces están para interpretar las leyes y, además, garantizando siempre los derechos de las personas. Y nosotros estamos para cumplir esas normas. Con lo cual, respeto absoluto al procedimiento abierto. Faltaría más. Y si a futuro se matiza alguna cuestión o hubiera alguna reforma legislativa en ese aspecto, lo que haremos será cumplir la norma,

¿Ahora cuál es el procedimiento para sancionar por drogas? ¿Es como en el caso del alcohol?

La Ertzaintza realiza controles de alcohol y drogas. De alcohol los hay preventivos, por accidente y ya después si hay víctimas. El de droga se hace ya bajo sospecha, cuando se supone que hay un indicio. Pero luego es muy sencillo, miras la normativa y se aplica.

Me refería a las diferencias técnicas en el procedimiento que puedan suponer un resquicio por el que se puedan anular esas sanciones.

Hay que esperar y ver cómo queda esa cuestión. De momento el conductor es infractor porque ha dado positivo. Nosotros no hacemos interpretaciones. Se mide el consumo de drogas y se denuncia.

¿Una normativa de tráfico que obliga incluso a revisar los espejos retrovisores antes de arrancar no puede impedir que alguien que haya consumido drogas se ponga al volante?

Eso es lo que dice el juez… Nosotros tenemos el código de circulación y la ley de tráfico en la mano y lo que hacemos es cumplirla. No voy a entrar a valorar.

En 2018 esperan recaudar 24,7 millones en multas. Son 50 euros cada minuto y una estimación de 292.000 infracciones, una cada dos minutos. ¿Es afán recaudatorio?

[Risas] Vamos a ver. El afán recaudatorio es como una leyenda urbana. Las leyes están para cumplirlas. La normativa está para cumplirla. Desde luego, el que se lleva la multa es porque ha infringido la normativa, no porque alguien decida que queremos recaudar más o menos. Nada que ver con ningún afán recaudatorio. Nosotros velamos por la seguridad vial. Hacemos prevención y concienciación pero luego tenemos la vía punitiva o coercitiva, es decir, si usted da positivo, se lleva la multa. Si tuviéramos cero recaudación eso supondría que todo el mundo cumpliría el código de circulación a la perfección.

¿Depende su presupuesto de la recaudación?

Nosotros tenemos un presupuesto propio independiente de la recaudación de multas. Imagínate que se recauda muy poco, que sería una buena noticia: ¿vamos a tener menos medios? No tiene sentido. No estamos cautivos de lo que se recaude para trabajar en materia de seguridad vial.

¿Le han sancionado desde que es directora de Tráfico?

No. Y antes tampoco. Soy bastante prudente al volante. No me gusta correr riesgos.

En 2014, los extranjeros sancionados en Euskadi sólo abonaron el 7% de las multas que les impusieron. ¿Ha mejorado esa estadística?

Hace unos años no había forma que permitiera perseguir a los infractores extranjeros. Finalmente, se contrató el apoyo de una empresa. Pero a partir de la entrada en vigor vía Unión Europea del intercambio de información transfronteriza a través de la plataforma Eucaris, casi todos los Estados miembros tienen que intercambiar esos datos para poder perseguir a los infractores. Desde que existe Eucaris, nuestro centro automatizado de tramitación de multas y las oficinas territoriales de Tráfico se ocupan ya de tramitar con esos países las notificaciones. En 2016, las denuncias emitidas fueron 49.475 y el importe recaudado está en torno a 1,9 millones de euros. En 2017, 49.815, importe recaudado a día de hoy 1,3 millones [son expedientes vivos que se irán recaudando en los próximos meses]. Del importe recaudado representa como el 57%. Es un salto cualitativo.

¿Con qué países aún no hay intercambio automatizado?

Casi todos menos Dinamarca, Gran Bretaña e Irlanda, que decidieron no firmar este acuerdo. Trabajamos directamente con países como Alemania, Bélgica, Francia, Luxemburgo, Italia, Polonia, Países Bajos o Letonia. Hay un país más muy interesante para nosotros por el tráfico que genera, Portugal, que todavía no está utilizando la plataforma suponemos que por cuestiones técnicas.

¿Y Marruecos y otros países de fuera de la UE?

Para territorios que no están en Eucaris seguimos teniendo el apoyo de esta empresa. África, Australia, Estados Unidos, … Con el aumento del turismo llegan coches de estos lugares por barco. Puede haber algún caso. Pero cada vez es más residual.

Como directora de Tráfico. ¿qué opinión le merece la oleada de multas de la Policía Local de Vitoria, que está sancionando infracciones que antes se toleraban?

Eso es un conflicto laboral del ámbito del Ayuntamiento de Vitoria. Me consta que se está negociando para termianr con esta especie de huelga de celo que ha hecho que las multas aumenten sospechosamente.

Se lo planteaba por lo que decía usted antes: no sancionan nada que no esté recogido como infracción en la normativa.

Solamente digo que todas las infracciones hay que denunciarlas y, desde luego, tramitarlas. Si antes se hacía o no la vista gorda, no puedo acusar a la Policía Local. Entiendo que en el marco de una protesta se está produciendo un exceso de celo y que lo están pagando los vitorianos, lo cual también me parece bastante injusto. Y hasta ahí puedo leer.

Le planteo el siguiente escenario. El Departamento de Seguridad cobra por los rescates que se realizan en el medio natural en caso de negligencia. Cobra también por aquellos despliegues especiales para eventos privados, como los partidos de fútbol: ¿Sería positivo como medida disuasoria cobrar por el trabajo de las patrullas de tráfico en caso de negligencia en carretera?

¿Cobrar por las patrullas de Tráfico?

Sí.

No creo que sea una medida adecuada. Cuando se produce un siniestro, lo que hay que hacer es atenderlo de la mejor manera posible y con la mayor anticipación posible, con todos los recursos de que se disponga. No creo que sea una medida adecuada. La Ertzaintza está para garantizar la seguridad en la carretera. Establecer cuándo es negligencia tampoco es tan fácil. No creo que sea la medida más adecuada. No es necesaria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha