eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La domótica, una solución para el discapacitado en su propio hogar

Empresas especializadas ofrecen ya servicios en los centros Etxegoki y Arbolarte, gestionados la Federación Coordinadora de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Bizkaia (Fekoor)

- PUBLICIDAD -
Jabi Odriozola, Director de ADOM, en una sesión de trabajo con el equipo de Etxegoki.

Jabi Odriozola, Director de ADOM, en una sesión de trabajo con el equipo de Etxegoki.

Jabi Odriozola es un ingeniero en tecnologías de apoyo, especializado en domótica, que trabaja para superar las barreras físicas de un hogar para cualquier persona con  discapacidad. Todavía recuerda el caso de una mujer octogenaria de Bizkaia, impedida para andar y con cuatro hijos en similar situación, todos ellos gateando para moverse por la casa. Lo que más emocionó al ingeniero fue el buen humor y la predisposición a la alegría que esa “peculiar” familia mostraba.

La domótica permite desde un simple temporizador encender y apagar una luz o cualquier aparato a una hora determinada hasta los más complejos sistemas capaces de interactuar con cualquier elemento eléctrico de la casa.

Odriozola, quien también es director de Adom y Erreka Grúas, se enorgullece del trabajo realizado en Etxegoki, un edificio de apartamentos con apoyo para personas con discapacidad física, gestionado por la Federación Coordinadora de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Bizkaia (Fekoor), una entidad no lucrativa declarada de utilidad pública por el Gobierno vasco.

Estos apartamentos abrieron sus puertas en 2011 y cuentan con 34 plazas. Para Luis Melús, coordinador de Etxegoki, la puesta en marcha de este proyecto, “más que complicado, ha resultado ser un reto ya que no hay en España un sistema como el de Etxegoki, basado en el fomento de la vida independiente”.

Etxegoki aúna innovación social y tecnología de apoyo para promocionar al máximo la autonomía de las personas. “Contamos con tecnología innovadora, flexible y adaptada a todas las capacidades, lo que permite el control de todo el edificio de manera autónoma por parte de los usuarios”.

Laura San Miguel, una de las personas que vive en estos apartamentos, lleva un pulsador amarillo, sujeto con un velcro al reposabrazos de su silla eléctrica: “Este botón amarillo lo llevo incorporado a la silla, lo ideó Julen -el encargado de mantenimiento en Etxegoki- con el que puedo abrir la puerta de recepción, cuando esta ya se cierra”.

Jabi Odriozola se ha encargado de domotizar elementos como ventanas, puertas, estores, luces, mesas, encimeras, camas e incluso las grúas de techo. “Puedes controlar todos estos mecanismos a través de un único mando, pulsando solo una tecla”, cuenta Luis Melús. Laura San Miguel destaca especialmente contar con alarmas para avisar al equipo profesional: “Lo que más valoro, es poder contar con ayuda para las cosas importantes como ir al baño, asearme, acostarme o levantarme de la cama”.

Los apoyos son imprescindibles todos los días del año. Para ello combinan un equipo profesional con las ayuda técnicas instaladas: “Con el único fin de que las personas que allí viven, puedan decidir. Poder de decisión sobre su propia existencia y libre desarrollo de la personalidad son los principales objetivos que cualquier ser humano persigue”.

La visión de Arbolarte

Este último factor, el referido a la autonomía personal, es de vital importancia para el centro de día Arbolarte, igualmente gestionado por Fekoor. “Lo que hacemos en Arbolarte es entrenar a las personas para poder llevar a cabo una vida independiente, por lo que Arbolarte sería como un centro de entrenamiento”, explica su coordinadora Ana Elorz. El objetivo de Arbolarte es el empoderamiento de las personas con discapacidad física, con el fin de que mejoren tanto la gestión de sus propias vidas como la interacción con su entorno.

Los profesionales de Arbolarte recibieron formación en Bergara, donde se encuentra la empresa de Odriozola. Conocieron todos los productos que comercializan.

“A raíz de esa formación, vimos la posibilidad de que automatizando la puerta de casa y la del portal, una persona podía entrar y salir de su casa sin necesidad de utilizar una llave o depender de otra persona”, explica Ana Elorz. Esto era algo que una de las usuarias del centro necesitaba: “Ella contactó directamente con Jabi Odriozola y adaptó la puerta de su casa y la del portal”. Con una simple aplicación de móvil puede acceder a esto. Es curioso que un mecanismo tan complicado como una tecnología móvil pueda utilizarse para algo aparentemente tan sencillo como entrar en tu casa.  

“Lo que nosotros aquí trabajamos, a nivel de tecnología de apoyo, sería todo lo referente a la movilidad, todos necesitamos movernos en el medio urbano”, cuenta Ana. Algo de vital importancia para que las personas puedan tener una inclusión social; “por eso trabajamos mucho el entrenamiento en el uso de la silla a motor, el uso de todo tipo de transportes públicos, todo lo que el usuario necesite para moverse”. También se trabajan las nuevas tecnologías de acceso al ordenador, lo que permite a las personas mantenerse actualizadas.

Hogar inteligente

Otro concepto importante, para lograr este empoderamiento, es el de “el hogar inteligente”, aplicado en las viviendas particulares. Esta tecnología abre nuevas posibilidades para las personas con discapacidad; ya que pone en su mano la gestión de su vivienda, lo que contribuye enormemente a la mejora de su calidad de vida y a su autonomía personal.

Con esto en mente, Eva Ortega, que en estos momentos se encuentra gestionando la adaptación de su nuevo hogar, se puso en contacto con Adom. La empresa realiza primero un concienzudo análisis de las posibilidades de accesibilidad en los distintos lugares de la casa. “Un mecanismo que abre la puerta de la calle, la puerta del piso, sube y baja persianas; lo mismo hace con las cortinas, detecta movimientos, sube y baja los armarios de la cocina, tanto los altos, como la encimera, una alarma para mantenernos comunicadas, con sólo apretar un botón. Todo reunido en un mando que actúa sobre la totalidad de la domótica de la casa...”, cuenta, en referencia a los sistemas domóticos que estarían interesadas en instalar, una ilusionada Eva.

La empresa ofrece otros productos de apoyo: “La grúa de techo que iría de la cama, al inodoro, y a la silla de baño, cubriría nuestras necesidades actuales y futuras”. Con el deseo de mejorar su calidad de vida y lograr realizar con mayor seguridad las tareas cotidianas que de otra manera conllevan gran esfuerzo a una persona con discapacidad.

Los principales problemas con los que se topan las personas con discapacidad no  son solo su elevado coste, sino también las trabas de algunas empresas constructoras, la dificultad para conseguir ayudas y su lenta burocracia o las reticencias de las comunidades de vecinos para realizar estas instalaciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha