eldiario.es

Menú

ETB sin suelo. 2016, el peor año de la historia

- PUBLICIDAD -
Maite Iturbee, directora de EITB.

Maite Iturbe, directora de EITB.

Si Euskal Telebista fuera un partido político y yo un tertuliano de Xabier Lapitz, Klaudio Landa o Arantza Ruiz, comentaría eso de que ETB aún no encuentra su suelo electoral. Pero como es el caso, nos limitaremos a decir que 2016 ha sido el peor año de la historia de la televisión pública vasca.

¿Pero el peor no fue el 2015?. Sí. Efectivamente. Lo fue hasta 2016. El director de Estrategias del ente, Andoni Aranburu, suele adormecer las sesiones del Consejo de Administración con interminables dosis de eso que antes se llamaban mentiras y ahora posverdad. Así, el próximo 31 de enero (fecha del siguiente consejo) se le espera con ansiedad para volver a escuchar eso de que “los datos no son buenos pero….” (textual). Y después irá la posverdad.

Lo cierto, lo único cierto, es que en 2016 la suma de las audiencias de ETB1, ETB2 y ETB3 no van a llegar al 10%. Se van a quedar en el 9,8%, menos de lo que obtuvo en solitario ETB2 (9,9%) en 2012, último año de la anterior dirección, la del gobierno de Patxi López.

Los cuatro años de mandato de Maite Iturbe, todavía directora general, han culminado con la perdida de uno de cada diez espectadores en ETB1, casi tres en ETB2 y algo más de tres en ETB3. Demoledor.

Cuota/Cadena                            ETB1                    ETB2                  ETB3

2012                                             2,1%                     9,9%                   0,9%

2016                                             1,9%                     7,3%                   0,6%

Diferencia                                -9,5%                    -26%                   -33%

Entre las razones o excusas que barajan en la dirección de EiTB, y que trasladan al partido que la sustenta para que forme parte de su argumentario, destacan dos por principales y por repetidas. Una, que la forma de ver la televisión ha cambiado con la llegada de la TDT y, más recientemente, de las plataformas como Movistar, Netflix o HBO. Y dos, que todas las televisiones bajan.

Sobre el primer argumento, es verdad. Hay más cadenas. Hay otras formas de ver la tele que no tienen que ser necesariamente en el aparato que lleva ese nombre. Existen otras audiencias que aún no se miden o no se miden bien (Tv a la carta, a través de canales en internet…). Pero eso ocurrió en enero de 2010, no en febrero de 2013. Es decir, ocurrió en el mandato de Alberto Surio.

Los actuales rectores tuvieron más de tres años para fijarse en como afectaba a las televisiones generalistas el nuevo panorama de múltiples canales en abierto, o la oferta de televisión de los diferentes operadores de telefonía que aumentaban considerablemente las ofertas. Ya en 2010, más de la mitad de la ciudadanía vasca veía la tele a través de una de estas plataformas.

¿Qué hacer? Tenemos nuevo gobierno, y de coalición ¿Este hecho asegura un cambio? Me temo que no. Podría haberlo si aprovechan unos y otros el viaje, pero los indicios apuntan a que todo siga parecido

Tuvieron más de tres años antes de ponerse a trabajar para, al menos,  no digo ya mejorar la audiencia –aunque ellos si lo decían en 2013: ¡Cuidado que venimos los nuestros y lo vamos a petar!-, pero sí al menos para intentar dejar este carajal en parecidas condiciones a como lo encontraron. El problema es que no saben. Llevan toda la vida en ETB haciendo como que sí, pero no.

Y sobre el segundo argumento, que todas las televisiones bajan pues… unas sí y otras no. Y las que bajan no lo hacen tanto como las nuestras. Ejemplos: La 1 de TVE y Telecinco repiten el resultado de 2015, Antena 3 baja un 5%, La Sexta un 4% y Cuatro un 7%.

Y si nos vamos a las principales televisiones autonómicas por presupuesto y población -suman el 60% de los habitantes de este país que algunos llaman España-, vemos que Telemadrid ha subido un 17% su audiencia en un año, Televisión de Galicia un 2,1%, Canal Sur se queda igual y bajan TV3, un 8% y ETB2, casi un 9%. Sin querer entrar en más análisis sobre este tema, las que más pierden son Euskadi y Catalunya, comunidades con un destino en lo universal, cuyas televisiones se desangran de vascos y catalanes que ven otras cosas.

Cuota/TV              ETB2              TV3               CSUR             TVG             TMAD

2015                      8%                  12,5%           8,3%               9,3%           4,1%

2016                      7,3%               11,5%           8,3%               9,5%           4,8%

Diferencia        -8,8%               -8%                0                    +2,2%         +17,1%

Vistos los datos, surge la cuestión leninista ¿Qué hacer? Tenemos nuevo gobierno, y de coalición ¿Este hecho asegura un cambio? Me temo que no. Podría haberlo si aprovechan unos y otros el viaje, pero los indicios apuntan a que todo siga parecido.

En el lado jeltzale, es conocido que Lehendakaritza está tremendamente preocupada con lo que está sucediendo en los últimos años en EiTB, pero también se sabe que en Sabin Etxea no lo están tanto. Lideres del PNV como Andoni Ortuzar, Itxaso Atutxa o Iñigo Camino, todos con largas carreras profesionales en el ente, piensan que la situación se puede mantener mientras los Teleberri tengan audiencia, los temas a tratar (y sobre todo, a no tratar) en tertulias y debates los marquen ellos, y sigan facturando las productoras privadas que tienen que facturar.  

En este sentido, queda por resolver de quién es Bingen Zupiria, exdirector de ETB, exdirector de Deia y nuevo consejero de Cultura y responsable político de EiTB. Es un hombre de Sabin Etxea o lo es del lehendakari? La respuesta, en los próximos meses.

Por el lado socialista del Gobierno vasco, la primera papeleta a resolver es si mantienen a Maite Iturbe y a su equipo al frente, después de haber reprobado su gestión y de haber solicitado su dimisión. Sería difícil de explicar, aunque cosas más raras se han visto.

La segunda papeleta para los socialistas, si la primera se resuelve como indica la dignidad, es articular una hoja de ruta que puedan llevar a la mesa donde se vaya a discutir y negociar con el PNV los próximos cuatro años de EiTB. Algo que, inexplicablemente, aún no se ha hecho. Y después acordar la persona que intente llevarlo a cabo y obtener el respaldo de una tercera fuerza de la cámara. Un voto vale.

Sería realmente novedoso en esta casa tener primero un plan y luego un nombre. Y no al revés.

Yo creo que pasará lo primero. Nada. Pero como la situación es de emergencia real puede ocurrir lo impensable. Pudiera ser que el PNV decidiera quitar las zarpas de EiTB, que el PSE-EE no se conformara con un poco más de cuota de pantalla y con ser mejor tratados, o que Bildu y Podemos fueran capaces de entender que una mejor televisión pública no es la que cambia la agenda del PNV por la suya.

Pudiera ser que muchos periodistas de EiTB decidieran primar la independencia y objetividad profesional y denunciar las injerencias del PNV, sí, sobre todo, pero también las de Bildu u otros partidos.

Quizás en la próxima EiTB, las contrataciones externas se efectuarían con criterios rigurosos, profesionales y transparentes. Y se primaría el talento y los resultados.  No el amiguismo.

Y ojalá fuera el cuatrienio de las víctimas. De su reconocimiento y de su dignidad. Sin empates y sin la puñetera equidistancia de la que hace gala ETB en estos temas. Porque bajo esta dirección general no se emitió el documental de Iñaki Arteta “1980”, testimonio de las víctimas de ETA en aquel año. El que más asesinaron. Maite Iturbe entendió que era un filme sesgado.

Pero sí se han programado otros como “Ventanas al interior”, sobre cinco presos de ETA en la cárcel, o “Asier eta biok”, una historia de amistad entre el director y un miembro de ETA.

No obstante, hay otra emisión de la etapa Iturbe que me ha indignado sobremanera. Se trata de un docudrama llamado “El triángulo de la muerte” que contaba-denunciaba los asesinatos cometidos en la zona de Andoain y Astigarraga por un comando de extrema derecha formado por dos vascos de extrema derecha. Sus nombres, Ignacio Iturbide, Piti, y Ladislao Zabala. Fueron siete asesinatos en 1979.

El documental reproducía sus andanzas, su forma de elegir a las víctimas, sus crímenes y, finalmente, su detención. “El objetivo del documental –decía la nota de prensa de ETB en la fecha de su estreno, 11 de octubre de 2015- consiste en despertar el recuerdo de aquellas víctimas en nuestra memoria, ya que (…) los mataron dos veces, la primera con las armas y la segunda a través del olvido”.

Loable propósito. Lástima que a los autores de este trabajo y a ETB se les olvidara mencionar el nombre del responsable de la detención de estos asesinos. Se llamaba Joseba Pagazaurtundua, sargento de la policía municipal de Andoain, asesinado por ETA en 2003. Le mataron dos veces, la primera con las armas, la segunda con el olvido.

El 26 de septiembre de 2013 comencé a escribir sobre EiTB en el Diario Norte poniendo en cuestión el suelo ético de Maite Iturbe y, por ende, del equipo que la rodea. Hoy cierro 2016, lamentablemente, hablando de lo mismo.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha