eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La mejor encuesta son las urnas… del 20D

El resultado de diciembre tendría una posición muy buena si se colara en el ranking de las encuestas

Las tendencias que mostraba la serie del CIS encajan bastante con lo que hemos observado, aunque el PP ha remontado más de lo que cabía esperar. En cuanto a la suerte de la coalición, su tendencia era a la baja, y ahora es fácil recordar que las coaliciones previas no sumaron votos.

- PUBLICIDAD -

El título es un poco exagerado, pero no tanto. Si tomamos como medida de acierto el número de puntos que se desvía la predicción de una encuesta para las cuatro primeras candidaturas, entonces, si alguien hubiera publicado como si fuera una encuesta el resultado de diciembre de 2015 – desviándose con ello en ocho puntos- habría hecho una predicción mejor que la media de las 20 encuestas que se publicaron en la última semana (del 13 al 20 de junio), que tiene 9,8 puntos de error total. Es más, las urnas de diciembre habrían quedado a la par que la cuarta mejor predicción de las veinte, y a poca distancia de la cabeza. También habría hecho mejor papel que la del CIS, publicada el 9 de junio, y que la gran mayoría de las publicadas antes.

Inercia de diciembre, CIS, y última semana de encuestas...

Inercia de diciembre, CIS, y última semana de encuestas...

En realidad, la media de las últimas encuestas publicadas en España se parece mucho a la encuesta del CIS, publicada unos días antes, aunque su trabajo de campo fue bastante anterior, del 4 al 22 de mayo. ¿Será que no hubo cambios en las semanas siguientes, es decir, durante la campaña? Es posible, pero poco probable.

Las encuestas se han equivocado, además, todas del mismo lado. No han visto venir la subida del PP y creen haber visto venir a UP en segundo lugar, adelantando al PSOE, cuando esto no ha pasado.  Así el CIS, como las demás. Qué digo, así las urnas de diciembre como las demás. Lo que las encuestas han aportado con respecto a la inercia, en dos pasos, primero el CIS y luego el grupo, ha sido, por un lado, amplificar el adelantamiento (el sorpasso), haciéndolo aún mayor que la simple repetición de los resultados de diciembre, que ya tenía mérito; por otro lado, se ha elevado un poco la intención de votar al gobierno, con respecto a diciembre, lo que ha sido una mejora, aunque no suficiente. Individualmente, cuando más hincapié han puesto en el sorpasso, peor, y cuanta más confianza en el gobierno, mejor, como es lógico.

Es interesante subrayar que la encuesta que menos se ha equivocado es una encuesta independiente, realizada online y alejada de la industria tanto como de la metodología convencional. No lo digo para recomendarlo, pero es interesante. La encuesta del GIPEyOP, en la que modestamente colaboro, también está entre las mejores, y también es independiente y sigue una metodología poco habitual. Les dejo la lista para su curiosidad.

Ranking de las encuestas publicadas entre el 13 y el 20 de junio, más la encuesta del CIS

Ranking de las encuestas publicadas entre el 13 y el 20 de junio, más la encuesta del CIS

¿Por qué se equivocan las encuestas? ¿Se equivoca una y van todas detrás? ¿Tienen todas los mismos datos y están todos equivocados? ¿Siguen todas los mismos métodos para corregir y analizar los datos? Dar una respuesta a esto es demasiado arriesgado, porque la evidencia que tenemos es limitada. En este blog insistimos en que las encuestas miden tendencias; no lo digo yo, es un hecho que define a las encuestas de opinión pública. Atinar con resultados no es su especialidad, medir los cambios sí lo es. Los indicios que teníamos, por ejemplo, mirando la evolución del CIS, apuntaban en la dirección de una gran continuidad para el PP, PSOE y C's, si acaso con tendencia al alza del PP y a la baja de C's, pero muy estable para el PSOE. Solo sorprende que la subida del PP haya sido mayor de la que cabía prever. La causa no se ha sabido anticipar, y tal vez la averigüemos cuando haya encuestas postelectorales. Pero de que al PP le iba bien, considerando lo que hay que considerar, no hay duda.

Luego está el asunto de la coalición y del adelantamiento al PSOE. Bien, lo que se veía en las encuestas es que la tendencia de Podemos y sus aliados era a la baja desde comienzos de año, y apenas suponía un aumento con respecto a la encuesta pre-electoral de diciembre. Aquí era necesario hacer alguna hipótesis, pues el casi siempre sólido CIS no había recogido aún el efecto de la coalición, ya que, por las fechas de su trabajo de campo, se habían hecho entrevistas tanto antes como después de que se anunciara el acuerdo que dio lugar a Unidos Podemos. Teníamos algunas experiencias previas. ¿Sumó votos Almunia en su alianza con IU? No. ¿Sumó votos la Entesa Catalana del Progrès? Tampoco. Esto segundo se enmascaró por el éxito resonante que tuvieron al barrer el resultado en escaños, pero perdieron votos. Tal vez las encuestas post-CIS anunciaban el éxito de la coalición, con lo que se habría detenido o hasta invertido su tendencia a la baja, y es la obligación del encuestador dar cuenta de lo que dicen sus datos, pero había razones para la prudencia.

Mini-serie del CIS: voto más simpatía para la legislatura que no fue (diciembre 2015-junio 2016)

Mini-serie del CIS: voto más simpatía para la legislatura que no fue (diciembre 2015-junio 2016)

Los resultados, en definitiva, han sido de continuidad, y los cambios de tendencia podían vislumbrarse en la mini-serie del CIS. En todo caso, algo mejor que en las encuestas publicadas.  Ni que decir tiene, al PSOE y a Ciudadanos apenas les ha sucedido nada, electoralmente hablando. Las sorpresas las ha dado el reparto de escaños, que, nos pongamos como nos pongamos, es muy rebelde a las encuestas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha