eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Albert Rivera renuncia a propiciar una alternativa a Rajoy

El candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno cambia de estrategia al final de la campaña y anuncia que se abstendrá si no gana las elecciones. "Nuestro proyecto no sólo se llama Ciudadanos, se llama España", ha sentenciado

Rivera había defendido durante las dos semanas anteriores que el Gobierno debía configurarlo el candidato que concitara más apoyos parlamentarios, independientemente de que fuera o no el partido más votado

El líder de Ciudadanos dice reaccionar ante una hipotética gran coalición entre PP y PSOE, ante un hipotético tripartito con Podemos y PSOE y asume un papel pasivo si no gana unas elecciones que apuntan a una victoria de Rajoy, según las encuestas

123 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rivera pide el voto para Ciudadanos porque es "garantía" de un cambio en España sin perder la estabilidad

Rivera, en el acto de cierre de campaña en la Plaza de Santa Ana (Madrid).

Albert Rivera no será una Birgitte Nyborg, la protagonista de la serie Borgen, de la que es seguidor. Rivera desiste de intentar conformar un Gobierno si no es el partido más votado. Renuncia a ser un actor del cambio, a propiciar otro Gobierno, si queda segundo o tercero.

Asume que no podrá gobernar salvo que gane las elecciones y se niega a participar en mayorías alternativas al partido más votado. Justo lo contrario a lo que había dicho durante toda una campaña en la que Rivera ha tenido dificultades para llevar la iniciativa, a remolque de las polémicas por su posición con la violencia machista y de los palos en las ruedas de algunos de sus candidatos. "Espero que los españoles tomen nota de nuestra transparencia y honradez", ha afirmado Rivera en el cierre de campaña en Madrid, en el que ha participado Guy Verhofstadt, portavoz de los liberales europeos (ALDE).

El candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno se abstendrá en la sesión de investidura si no gana las elecciones. Y todas las encuestas publicadas en los últimos meses coinciden en dos cosas: que Ciudadanos no será el partido más votado y que el PP de Mariano Rajoy sí será el partido más votado.

Después de una campaña en la que ha defendido que debe gobernar quien consiga una mayoría parlamentaria para ello, independientemente de cuál sea el partido más votado, Rivera ha cambiado de estrategia en el último suspiro de la campaña, a pocas horas del cierre en la plaza Santa Ana de Madrid: ha anunciado su abstención a PP y PSOE si ganan las elecciones y renuncia a intentar formar Gobierno si queda segundo o tercero.

¿Por qué? Rivera ha afirmado que es una reacción a las informaciones de este viernes por la mañana que dibujaban una mano tendida de Mariano Rajoy a Pedro Sánchez para conformar una gran coalición: "A ese posible pacto de PP y PSOE nosotros decimos que, si ganamos, nos dejen gobernar. Igual que si ganan ellos, nosotros no contribuiremos al bloqueo institucional y les dejaremos gobernar".

La campaña de Rivera, que se ha ido nublando en los últimos días, ha dado un chispazo este viernes. Pero dentro del partido tienen dudas sobre sus consecuencias: ¿el electorado interpretará este cambio de estrategia en el último minuto como una muestra de responsabilidad de un hombre de Estado? ¿O el electorado pensará que para qué va a votar a Rivera si al final dejará gobernar al partido más votado?

Rivera también ha intentado espantar un fantasma que le persigue en la campaña agitado desde entornos conservadores: el tripartito con PSOE y Podemos. Y la verbalización de este cambio de estrategia lo desactiva: "Nosotros nunca podremos apoyar un Gobierno en cuyo programa se sitúe el referéndum de independencia de Catalunya, no daremos nuestros votos a nadie que quiera romper España, y Podemos, que va a las elecciones con Bildu [comparte candidatura al Senado en una lista de confluencia en Navarra] y Compromís, tiene en su programa la posibilidad de romper España".

El candidato de Ciudadanos, que en los últimos días había retado a un cara a cara a Rajoy, porque interpretaba que eran los dos únicos candidatos con posibilidades de ganar las elecciones, ahora renuncia a buscar una mayoría alternativa a la del Partido Popular y lanza un mensaje claro al votante conservador: la alternativa a Rajoy, si depende de Rivera, no pasará por la izquierda.

"Nuestro proyecto no sólo se llama Ciudadanos, se llama España. Somos el único partido que se presenta a las urnas y los españoles saben lo que haremos con su voto", ha afirmado Rivera en el cierre de campaña: "Ciudadanos va a intentar gobernar España si ganamos las elecciones, y pido a PSOE y PP que si ganamos las elecciones nos dejen gobernar, en contra de algunas informaciones publicadas hoy. Sería un pacto por la decadencia nefasto para España. Y les pido reciprocidad: que no pongan trabas a un Gobierno de Ciudadanos. Y me comprometo a que, si estamos en la oposición, porque no haremos ningún acuerdo de investidura con ellos, me comprometo a que la legislatura se ponga en marcha, que la legislatura comience".

Sin embargo, dadas las últimas encuestas publicadas,  la abstención de Rivera no será suficiente para que un candidato de otro partido logre la investidura: si el PP no ronda los 150 escaños, los sondeos siempre han dado más votos al resto de partidos que al PP, descontada la abstención de Ciudadanos. Es decir, que, aunque Ciudadanos se abstuviera, los votos de PSOE, Podemos, IU y resto de partidos contra la investidura de Rajoy serían más que los del PP si las encuestas aciertan.

"También quiero dejar claro que llevo nueve años defendiendo en mi tierra que los españoles sigamos juntos, unidos", ha insistido Rivera: "Si gobernamos España seguiremos siendo compatriotas, y si no gobernamos siempre nos opondremos a cualquier ocurrencia para romper España, o a cualquier referéndum para romper España. Todos esos que hacen cábalas con los escaños que no son suyos, Ciudadanos siempre votará con la igualdad, en contra del privilegio; por la unión, en contra de la desunión".

Rivera también ha llamado a la participación: "Cuando los españoles se han movido, ha habido cambios. No hay nada decidido, hay cuatro partidos en 5-8 puntos de diferencia. Y de esa gente que está decidiendo va a decidir si hay cambio, y si es sensato o insensato. No les vamos a defraudar, saben lo que votan, saben lo que vamos a hacer: movilizaos, votad, si no hacéis política, otros harán política por vosotros. Nadie de la vieja política ha apelado a la participación. El mejor antídoto frente al inmovilismo y el populismo es la participación de la gente normal haciendo cosas extraordinarias. Estoy convencido de que este país se va a volver a levantar entre todos, con un Gobierno centrista, nuevo y europeísta y lo vamos a hacer juntos. El 20 de diciembre vamos a celebrar un éxito de la sociedad civil española, va a poner a cada uno en su sitio y, como dijo el presidente Suárez, vamos a hacer normal en las instituciones lo que es normal en las calles. Sólo la ilusión va a hacer levantarse este gran país que es España".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha