eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cines, boleras, copas y multas de tráfico a cargo de la Junta de Castilla y León

El PSOE destapa partidas de difícil justificación en el apartado de "Gastos diversos" de las cuentas del Gobierno regional en 2014

En la relación de facturas aparecen compras en supermercados, tiendas de ropa, bazares chinos, pescaderías y carnicerías

- PUBLICIDAD -
Herrera apela al "respeto" hacia argumentos del ministro Soria sobre Panamá

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. EFE

Austeridad, contención, recortes... Son las palabras más repetidas por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y por su cohorte de consejeros. Todos ellos plantaron cara hace dos semanas al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que pretendía reducir la financiación. "No podemos hacer más ajustes", afirmaron. Pero basta echar un vistazo al epígrafe de "Gastos diversos" de la Junta en 2014 para comprobar que se trata de un cajón de sastre donde se incluyen conceptos de todo tipo y que, por razones que no se han explicado, no asumen las Consejerías, que sí que contemplan en sus presupuestos gastos de protocolo, representación, dietas o viajes. Para todo lo demás están los "Gastos diversos" a los que ha accedido el PSOE y sobre los que requerirá más información.

La Junta ha pagado, y tendrá que justificar por qué, entradas de cine, copas, peluquerías, perfumes, multas de tráfico y estancias en alojamientos rurales. Gastos que, aparentemente nada tienen que ver con los que afectan a un consejero, un director general o un gerente y sus subordinados en el desempeño de su cargo, pero que se han colado como buenos.

El establecimiento rural Valle de los Abedules se encuentra en la sierra norte de Madrid y ofrece desde campamentos infantiles hasta estancias para adultos y salones para celebraciones. No se sabe qué persona o personas de la Junta disfrutaron de sus instalaciones, pero la cuenta ascendió a 638 euros. El departamento de Familia también pasó una nota de 382 euros correspondiente a una casa rural en Puebla de Sanabria (Zamora). 

El gobierno de Castilla y León ha subvencionado a distintas gerencias muchas más actividades recreativas, como las partidas de bolos en la Bowling Zool, una bolera de Valladolid. El giro de dos facturas que suman 93 euros viene de la Gerencia Regional de Salud.

Los altos cargos de la Junta también han disfrutado del cine, como lo demuestran seis facturas de salas de Burgos y Valladolid por un total de 125,30 euros.

De las arcas públicas también han salido 3.477 euros en multas de tráfico en 12 facturas, algunas de 900 euros (no se sabe si corresponden a los conductores oficiales), y 421,50 euros de una empresa de venta, mantenimiento y reparación de motocicletas y de sus repuestos y accesorios en Palencia.

De las partidas más llamativas son las de pescaderías, carnicerías y supermercados, comercios con los que difícilmente se puede entender que trabaje un Gobierno regional a menos que haya cargado compras personales a los ciudadanos. Sólo en supermercados el gasto asciende a 9.923,33 euros. La mayoría de las facturas corresponden a El Árbol, pero también aparecen Hipercor, Mercadona, Carrefour o Eroski y oscilan entre los 6 y los 900 euros. Mención aparte merecen las facturas de bazares chinos, establecimientos por los que alguien siente verdadera atracción, dada la suma de 1.514,06 euros. Las compras realizadas están entre los cuatro y los más de 800 euros en establecimientos de varias provincias.

En Pescaderías Coruñesas, una empresa radicada en la calle Ortega y Gasset de Madrid, la Junta ha gastado 305 euros y en carnicerías se han aceptado dos facturas por un total de 129,48 euros, de sendos comercios en Palencia y Segovia. En pastelerías, los gastos rozan la hiperglucemia, con más de 395  euros en establecimientos de Valladolid.

Hay gastos aún más difíciles de justificar como los de peluquería y cosmética: se han pagado 115,37 euros a una peluquería de León y 748,80 euros a una empresa de cosmética de Valladolid en tres facturas de 249,60. También hay gastos de una conocida cadena de droguería y perfumería: 46,65 euros distribuidos en dos tandas.

Más compras llamativas: de una tienda de lencería y corsetería de León se giró una factura de 4,90 euros; hay una factura de 11,75 euros que corresponde a la cadena Bijoux Brigitte, especializada en bisutería; 24,95 euros que alguien gastó en la tienda de ropa H&M; o los 6,10  en dos veces de un establecimiento de golosinas de León.

El apartado de restaurantes es prueba del descontrol: se han pagado 192.330,61 euros en establecimientos de Madrid (La Máquina, Casa Lucio); Valladolid (El Caballo de Troya, La Perla, El Figón de Recoletos); León (Cocinandos, con una estrella Michelin); Salamanca (Casa Paca); Segovia (La Concepción, Mesón Cándido); Palencia (La Cántara); y Burgos (Don Ibérico).

Aunque la mayoría de los restaurantes son conocidos y de nivel, también hay decenas de facturas de dos McDonald's distintos en León.

No todo es comer. Las copas también corren de la cuenta de los castellanos y leoneses, que han pagado 1.128,5 euros en el conocido y céntrico pub Guantánamo de Valladolid. Lo atestiguan las nueve anotaciones que oscilan entre los 60 y los 340 euros.

En la documentación aparecen, además, anotaciones sin especificar, como los 10.000 euros en "tecnología espacial" que se han pagado a la empresa Pictelium, afincada en el País Vasco y que se describe como "distribuidora oficial" de una compañía telefónica.

Un último apunte: se han pagado más de 1.000 euros en "incineración de miembros", sin especificar de qué o de quién.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha