eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno no tramitará la reforma del aborto como mínimo hasta febrero de 2014

Fuentes cercanas a la vicepresidencia hablan ya de "reforma", y no de cambiar la ley

Los grupos antiabortistas se manifiestan este domingo ante el temor de una marcha atrás del Gobierno

22 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Gallardón dice que los presupuestos garantizan el servicio público de la justicia

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón.

Salvo decisión de último minuto, en el Consejo de Ministros de este viernes tampoco se aprobará una ley del aborto de supuestos –como la de los años ochenta– que derogue la ley de plazos que aprobó el Gobierno del PSOE y que tienen la inmensa mayoría de los países europeos. De esta forma, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, incumplirá su enésima promesa sobre el calendario de aprobación de este proyecto, y hasta puede que tampoco el contenido de la reforma esté en la línea de lo que ha apuntado hasta ahora.

Gallardón dijo en verano que se llevaría al Congreso en octubre, en el actual periodo de sesiones. A mediados de octubre, que sería cosa de "unas semanas". Fuentes cercanas al Ejecutivo apuntan que este viernes no será, y el próximo tampoco, el momento adecuado. La respuesta oficial es que la vicepresidenta dijo que sería "a final de año", y aún queda tiempo.

Lo que ocurre con esta decisión es que el trámite parlamentario no se iniciaría ya hasta el siguiente periodo de sesiones, en el mes de febrero, y, pese a la mayoría absoluta del PP, no sería hasta mediados de 2014 cuando entraría en vigor, como muy pronto –hay que contar con los informes previos del Consejo de Estado y del CGPJ–, lo que vuelve a poner en evidencia, una vez más, al ministro de Justicia, que hizo bandera del cambio de esta ley nada más que tomó posesión.

Detrás de todo esto se esconde que la propuesta de Gallardón divide al PP –como también dividió al PSOE en su día la reforma que hizo– y que el ministro de Justicia se ha equivocado por "apostar tan fuerte, tan rápido y de forma tan contundente" en un tema que genera tanta polémica. Todo ello lo saben y lo temen las asociaciones provida, que han organizado 46 manifestaciones este domingo para exigir la inmediata derogación de la actual legislación sobre la interrupción voluntaria del embarazo.

En el Gobierno y en parte del PP se están planteando otro tipo de actuaciones. Una persona muy cercana al Gobierno y al PP comentó a este respecto que "se puede hacer una reforma de la actual ley, cambiar muchas cosas que no nos gustan, entre ellas las de las menores de 16 años, pero ir a los planteamientos de Gallardón no nos parece bien".

Entre bambalinas y con su habitual prudencia, quien ha cogido las riendas del asunto es la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que no está muy en sintonía con los planteamientos iniciales del ministro. Ahora no deja de ser un choque de trenes en el Gobierno que, posiblemente, sólo se pueda solucionar con una crisis del Ejecutivo, que en ámbitos parlamentarios se anuncia inminente para finales de año o principios de 2014.

Otra lectura que hacen las fuentes del PP consultadas es que tampoco les beneficiaría a ellos que este asunto tan controvertido se convierta en el tema estrella de la campaña de las elecciones europeas de mayo de 2014, aunque aquí hay división de pareceres. Unos opinan que les harían un gran favor al PSOE, que haría bandera de este asunto; otros creen que apuntalaría al electorado más fiel del Partido Popular que, en caso de no hacer nada, podría darles la espalda.

Lo cierto es que Rajoy tiene una difícil papeleta, y es quien menos desea que se hable de este asunto. Y no son pocos los que culpan a Gallardón de haberles metido en este lío por su afán de protagonismo, entre otras cosas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha