eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Unión Europea contrarresta la "desinformación" rusa

- PUBLICIDAD -
La Unión Europea contrarresta la "desinformación" rusa

La Unión Europea contrarresta la "desinformación" rusa

Hacer frente a las campañas de desinformación de Rusia. Ésa es desde hace pocos días la misión de un grupo de expertos en comunicación versados en el idioma ruso que se dedicará a contrarrestar las informaciones que publica Moscú sobre la Unión Europea (UE) y que los países consideran sesgadas.

El grupo de trabajo de comunicación estratégica, creado en el seno del Servicio de Acción Exterior de la UE se encuentra desde este mes plenamente operativo.

Conformado por hasta diez expertos, algunos de los cuales hablan con fluidez ruso, comenzará a hacer un seguimiento de los medios rusos y las redes sociales y a "corregir" las campañas de desinformación de Moscú y de la prensa controlada por el Kremlin.

El grupo cuenta con funcionarios de las instituciones comunitarias y con expertos "secundados" por los países miembros.

Entre las tareas de ese equipo figura también el apoyo a los medios independientes en las regiones bajo influencia de Moscú o ruso parlantes, así como respaldar la libertad de prensa.

La UE niega que los expertos vayan a hacer "contrapropaganda" y el grupo de trabajo tampoco contará con un presupuesto específico, sino que operará en el marco de las partidas existentes.

Actuará a través de varias plataformas de comunicación, dependiendo de los mensajes y de las campañas que harán los expertos para contrarrestar la desinformación de Rusia.

El material será preparado en varios idiomas, incluido en ruso.

El establecimiento del equipo de comunicación estratégica tiene su origen en un mandato directo dado por los líderes de la UE a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

Fue el 29 de enero cuando los ministros de Asuntos Exteriores hablaron por primera vez en un documento público de esa posibilidad.

Lo hacían en unas conclusiones sobre la crisis en Ucrania y el apoyo de Rusia a los separatistas en el este del país.

Pedían a la política italiana "acelerar los esfuerzos para mejorar la comunicación estratégica en apoyo de las políticas europeas y explorar opciones para la creación de un equipo de comunicación específico que lidere esas acciones".

Todo ello en cooperación con las instituciones comunitarias y los estados miembros.

La idea detrás de esa solicitud era hacer "una comunicación proactiva de las políticas de la Unión Europea, corregir la desinformación cuando aparezca y apoyar el desarrollo de más medios independientes en la región".

La estrategia se fue concretando a partir de la cumbre europea del 19 de marzo, cuando los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión subrayaron en el apartado de sus conclusiones dedicado a Rusia y Ucrania "la necesidad de hacer frente a las campañas de desinformación" de Moscú.

Invitaron entonces a Mogherini a preparar para junio pasado un plan de acción, siendo la creación del equipo de comunicación estratégica un primer paso en esa dirección.

Las razones que les motivó a tomar esta decisión se las sirvió la propia Rusia.

La guerra mediática y dialéctica desde el triunfo de la revolución del Maidán y el derrocamiento del presidente ucraniano Víktor Yanukóvich en febrero de 2014 sólo se fue incrementando conforme Rusia se ponía más del lado de los rebeldes en el este del país, les suministraba armas -según la UE y la OTAN- y violaba con la anexión de la península de Crimea el Derecho internacional.

Las sanciones comunitarias contra personas y empresas rusas cercanas al mandatario Vladímir Putin, en respuesta a estas acciones, así como la reacción del Kremlin imponiendo un embargo a productos agrícolas europeos hicieron sino aumentar las tensiones.

Ahora, el equipo de comunicación estratégica tendrá que responder a informaciones sobre las políticas y actividades de la UE que considera erróneas y comunicar de manera eficaz lo que la Unión hace en los países relevantes.

Esos esfuerzos implicarán a todos los actores afectados, sobre todo a las instituciones comunitarias, los Estados miembros, socios internacionales y actores independientes.

Ya sea contrapropaganda o no, la UE se dispone de lleno a partir de este mes a replicar las "desinformaciones" de Rusia.

Por Céline Aemisegger

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha