eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

OPINIÓN

Sí, tendré mi operación, y quizá también un castigo por mi intento de suicidio

Es absurdo que el Ejército esté de acuerdo con el tratamiento de reasignación de sexo mientras se prepara para sancionarme por la desesperación que sentí a principios de este año

- PUBLICIDAD -
Un grafiti a favor de Chelsea Manning

Un grafiti a favor de Chelsea Manning smuconlaw / Flickr

La semana pasada recibí la 'buena noticia' de que el Departamento de Defensa atendería mi petición de ver a un cirujano para el tratamiento relacionado con mi disforia de género. Aunque no tengo nada por escrito, mostré un comunicado con mi nombre en el que se confirmaba que el Ejército está avanzando con mi petición. Todo lo que ellos me han mostrado me lleva a creer que me van a proporcionar los cuidados que recomienda mi doctor. Realicé esta solicitud hace casi un año. Esta misma semana también he recibido 'malas noticias': puede que sea castigada por mi intento de suicidio.

La semana pasada he estado ocupada preparándome para mi Consejo de Disciplina. Este consejo administrativo tiene el poder de sentenciarme a un confinamiento solitario indefinido. Prepararse para defenderte ante un Consejo de Disciplina lleva mucho tiempo. Se necesita tiempo para buscar, recabar pruebas y organizar una defensa. El proceso es más que estresante. Lo estoy haciendo sola. No me está permitido tener un abogado o alguien más a mi lado.

La semana pasada me llevaron a ver las pruebas antes de que se celebre el consejo. Ahora mismo hay cerca de 100 páginas. No tengo fácil acceso. No tengo una copia. Solo pude ver las pruebas durante una hora. Revisar las pruebas y tomar notas rápidas a mano fue muy angustioso.

Entre las pruebas, vi una fotografía de mí misma poco después de mi intento de suicidio. Ver esa fotografía me atormentó. Me trastornó. Me dolió en el alma. Duele más que cualquier daño físico o dificultad que haya vivido antes. Este proceso me está obligando a revivir uno de los peores momentos de mi vida.

Me topé con la cara de una mujer que se había dado por vencida. Vi la cara de una mujer que, durante años, ha pedido amablemente, solicitado formalmente y ha rogado desesperadamente conseguir ayuda.

No estoy sola en mi batalla. El suicidio persigue a la comunidad trans. El riesgo al que se enfrentan nuestros hermanos trans que no tienen tratamiento o que tienen uno inadecuado es asombroso. Es un riesgo mucho mayor comparado con la población en general. Aunque no está disponible una tasa de suicidios de prisioneros trans, se estima que ésta es significativamente mayor que entre la comunidad exterior.

No tengo palabras para describir lo preocupados que están mis amigos y mi familia con este consejo. No tengo palabras para expresar lo profundamente apenada que estoy con esto y con el hecho de que el gobierno esté persiguiendo mi castigo de manera tan agresiva. ¿Cómo se supone que tengo que explicarle esto a mi familia? ¿Cómo le voy a explicar esto a las futuras generaciones cuando miren atrás y me pregunten cómo pude ser castigada por mi propia desesperación? No tengo ni idea. No tengo ni idea de cómo explicar todo esto.

Traducido por Cristina Armunia Berges

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha