eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Elpidio y Blesa

Hoy ni Elpidio Silva ejerce como juez ni Miguel Blesa de la Parra tiene el poder de librarse de la cárcel en cuestión de días: uno ha muerto y otro sufre la muerte de su carrera judicial en vida

64 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Miguel Blesa y Elpidio Silva

Miguel Blesa y el juez Elpidio Silva

Sonó la voz de Elpidio Silva al otro lado de mi teléfono y compartimos la noticia de la muerte de Miguel Blesa de un disparo. No sentí rencor en esa llamada. Con el juez apartado de su carrera tras meter al banquero en la cárcel comentamos que era el momento de respetar a la familia. Ellos deben tener su momento de duelo. Aunque sea el que no tuvieron los familiares de muchos preferentistas que murieron sin recuperar sus ahorros.

Elpidio recordó conmigo a ese Blesa muerto de miedo. Al acusado que se agarraba fuertemente al asiento cuando temía que el juez lo enviara a prisión. Fue entonces cuando Silva vio ante él a alguien que se había creído el más grande, pero quedaba reducido prácticamente a la nada. Tanto para esto. El estirado cazador se encogía, porque deseaba escapar y no haber estado nunca allí.

Hoy, ni Elpidio ejerce como juez, ni Blesa de la Parra tiene el poder de librarse de la cárcel en cuestión de días. Uno ha muerto y otro sufre la muerte de su carrera judicial en vida. El pánico de Blesa lo ha fulminado un disparo y evita definitivamente la cárcel. Silva comparte como abogado el sentimiento de los que no quieren morir sin ver que se hace justicia.

Una caja quebrada, un rescate bancario, preferentes, sobresueldos, saqueo, derroche, vicios pagados por todos... La carrera iniciada porque Blesa era amigo de Aznar termina con la muerte violenta de un banquero en España. Otro sobresalto. Uno más. Hace unas horas daba la vuelta al mundo la detención del presidente de la Federación Española de Fútbol y ahora queda ensombrecida por la trágica muerte de uno de los principales banqueros españoles. Se comenta fuera de nuestras fronteras y se recuerda su vínculo con la corrupción en España.

El disparo que termina con Blesa es, en definitiva, otro triste episodio en lo más negro de la historia reciente de nuestro país. El protagonista, condenado y a la espera de más penas, desaparece trágicamente marcado por la corrupción. Esa que a muchos nos avergüenza como españoles y otros aún aparentan vivir como si fueran casos aislados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha