eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Manifiesto estival contra el periodismo acomodado

El periodismo en España no atraviesa su mejor momento. Vivimos sometidos como nunca a la dictadura del patrón, rendido al control del poder. Con la diferencia de que lo que antes era puro disimulo ahora es indecente transparencia

- PUBLICIDAD -

Cuando el calor aprieta y el terrorismo se ha convertido en una cita de desequilibrados con o sin ideología. En estos tiempos de incertidumbre y miedo. En estas semanas en las que Felipe VI, nuestro rey nunca elegido, contempla con impaciencia cómo los líderes más relevantes demuestran su incapacidad para pactar, me dispongo a criticar a mis colegas de oficio y a mí mismo por nuestra incapacidad para el riesgo, la autocrítica, la rebeldía y la sinceridad.

El periodismo en España no atraviesa su mejor momento. Vivimos sometidos como nunca a la dictadura del patrón, que a su vez está rendido, como siempre, al control del poder. Con la diferencia de que lo que antes era puro disimulo, ahora, en muchos casos, es indecente transparencia.

Algunos colegas se dieron cuenta de la realidad cuando fueron víctimas de los primeros Eres. Bienvenidos a la pandilla de los críticos más o menos apestados. Algunos siguen mamando de la teta pródiga y peleando por esa tertulia o aquella colaboración, dispuestos a adular o a ejercer de equilibristas del ditirambo y la crítica (dulce, por supuesto). Y otros, lo podemos ver algunas noches en la tele, se han pasado sin vergüenza al mundo del espectáculo. Con sus trucos, sus requiebros, sus dichos y gracietas. 

Pero ya sabemos (ahora antes o después se descubre casi todo) quiénes son los gacetilleros preferidos del perverso ministro del Interior en funciones. Ese que -con el beneplácito de la justicia, que es así de blanda con los poderosos- organiza cazas de brujas contra quienes no sintonizan con sus ideas. Y que siempre tiene a mano a algún juntaletras  (al final el amigo García va a resultar que era un revolucionario) que le haga el favor de contarlo envuelto en formato de exclusiva del mundo mundial.

Pero claro, ni todos los ministros son tan bocazas, ni están rodeados de tantos enemigos dispuestos a grabarles y filtrar sus desmesuras en el momento más inoportuno. Quizá los poderosos taimados y discretos son los más peligrosos. ¡Qué estarán haciendo en estos momentos para conservar sus poltronas! Pensarlo da miedo. Ya hemos visto que en el PP son capaces de pactar hasta con sus demonios para seguir en el poder.

No nos podemos extrañar de nada, amigos lectores, queridos colegas. La mayor infamia periodística perpetrada en los últimos años tiene mucho que ver con los atentados que hoy nos horrorizan todos los días. El 11 de marzo de 2004 España sufrió el mayor ataque terrorista de su historia. También el mayor ejecutado por los radicales islámicos hasta la fecha en Europa. Los responsables de la campaña de burdas mentiras y miserables medio verdades sobre lo ocurrido, tanto desde la política como desde los medios, siguen ejerciendo como si nada hubiese pasado. Ante la evidencia de la historia, de la reiteración de acciones similares que les han negado la razón y cualquier tipo de argumentos, no solo no han pedido perdón, siguen dando clases de rigor y repartiendo lecciones de independencia.

Blair, Bush y Aznar son culpables, sí. Pero también el gremio periodístico se dejó mucho prestigio en esos años de locura y agujeros negros. Unos por acción y otros por callar ante la evidencia de la manipulación.

Y en estos días difíciles para el periodismo en España, veo con alegría cómo El Faro, un medio digital salvadoreño atípico, valiente y en extremo profesional, fundado por el periodista Carlos Dada junto a su aguerrido editor, Jorge Simán, ha sido premiado por varias organizaciones del mayor prestigio. La Fundación Gabriel García Márquez les ha concedido el galardón a la excelencia, que se entregará a finales de septiembre en Medellín, durante el gran festival periodístico que la FNPI organiza todos los años en la ciudad colombiana. Y uno de sus mejores reporteros, Óscar Martínez, ha sido doblemente galardonado con el Moors Cabot (que otorga la Universidad de Columbia) y con el premio Internacional a la Libertad de Prensa del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ).

Entren y repasen las historias de El Faro, que lleva en marcha más de quince años, luchando contra los problemas económicos y, más graves aún, contra los derivados de la inseguridad de las zonas en las que trabajan. Verán que rezuman verdad, originalidad y compromiso. Paradojas del destino, su director actual, José Luis Sanz, es español, así como alguno de sus mejores reporteros y fotógrafos.

Quiere eso decir que no todo está perdido. Que en nuestras manos (las suyas, lectores críticos y las nuestras, periodistas comprometidos con el trabajo de servicio público) está que haya medios que merezcan la pena, como este en el que ahora estamos y algunos más que siguen dando la pelea. No es un asunto baladí el de la prensa independiente. Es tan consustancial a la libertad y a la democracia que hasta cuando está equivocada es necesaria.

Como parece que día a día nos acercamos a un segundo mandato del PP, deberíamos ir preparándonos para defender nuestras libertades y derechos fundamentales, también los que afectan a la prensa. No han sido buenos los últimos cuatro años en esa trinchera, esperemos que el nuevo gobierno, acosado por su inestable minoría, se vea obligado a dar marcha atrás en algunas de sus leyes y en toda su prepotencia.

Y ojalá que el oficio periodístico se dé cuenta de que su salvación no está en los debates estériles sobre el soporte, las redes o la viralidad. Si no hay rigor, originalidad y compromiso, poco interesante queda por salvar de algo tan bello como el periodismo.

Angela Davis, lectura de verano.- Lejos en el tiempo parecen estar los sucesos que relata Angela Davis en su autobiografía. Escrita con tan solo 28 años y publicada en 1974, se convierte hoy en un testimonio de plena actualidad. Los últimos sucesos de brutalidad policial en EE UU contra la población negra y los oscuros augurios de una posible presidencia de Donal Trump, hacen imprescindible la lectura de este testimonio de una de las más emblemáticas luchadoras por los derechos de los negros y de las mujeres. Davis unió su sólida formación (fue alumna de Marcuse, Adorno o Habermas) con un compromiso férreo con los movimientos por los derechos civiles en tiempos en los que defender lo evidente podía costar la vida. (Editorial Capitán Swing, 2016)

Autobiografía Angela Davis

Autobiografía Angela Davis

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha