eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los votos, los indecisos y el 20D como primera parada de un largo viaje

Nada termina el 20D. Estas elecciones son la primera parada de un recorrido más largo, que tendrá muchas otras metas, pero que no podrán abordarse sin esta, sin un parlamento con muchos diputados que sí nos representen.

Tras este domingo necesitaremos estar muy juntos, un tejido social organizado, las calles y las plazas de donde venimos.

21 Comentarios

- PUBLICIDAD -
La Puerta del Sol y el movimiento 15M. Mayo de 2011

La Puerta del Sol y el movimiento 15M. Mayo de 2011

Vaya año. O vaya cuatro años. Somos muchos los que estos días hacemos repaso: las revueltas árabes, el 15M, Occupy Wall Street, las mareas, las marchas “de norte a sur, de este a oeste”, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, el cambio en la política con nuevos discursos y con el auge de fuerzas del cambio.

Aún recuerdo lo que fue Egipto en 2011, la plaza Tahrir repleta de gente, las ciudades industriales levantadas contra el dictador, los manifestantes pidiendo “pan, libertad, justicia social”. Regresé de El Cairo en mayo de aquél año y poco después volvía a estar en una plaza, esta vez en la Puerta del Sol, presenciando y participando de un movimiento que nos habría parecido imposible tan solo meses antes. Allí, en Sol, en las comisiones, en los debates, en las charlas nocturnas, se tejieron nuevas redes sociales que han continuado hasta hoy.

Ha pasado mucho en este tiempo. Se hizo evidente que podíamos cambiar cosas porque la estafa era insostenible, pero hubo diferencias a la hora de analizar el cómo. Este domingo llegamos a una de las metas del trayecto, para votar, pero después quedan muchos otros retos.

El viaje va a ser muy largo y en él necesitaremos estar muy juntos. Necesitaremos las calles y las plazas de donde venimos, un tejido social organizado, complicidad y sentimiento. Por eso está siendo clave la actitud de aquellos políticos que han optado por la serenidad y los afectos, por el tono suave y la ausencia de improperios. 

El ser humano es complejo, mucho, y la psicología actúa como elemento fundamental en los procesos políticos. Los miedos y las ansiedades están ahí, en la política cotidiana, en los bandazos autoritarios de unos, en las inseguridades de otros. También están en nuestros votos, en la incapacidad de ver lo que somos, lo que podemos ser, lo que nos merecemos.

Podemos resignarnos y pensar que como no hay perfección absoluta en una formación política es mejor no votarla. O podemos pensar que estamos en la primera parada de un recorrido más largo, que tendrá muchas otras metas, pero que no podrán abordarse sin esta, sin un parlamento con muchos diputados y diputadas que defiendan políticas justas contra la desigualdad, contra la precariedad, contra los recortes, contra la corrupción.

El resultado del 20D repercutirá en los ánimos de la calle, de los movimientos sociales, de las fuerzas del cambio. El día 21 de diciembre existe el riesgo de que nos levantemos ante un paisaje de desafección que invite a la gente a volver a lo suyo, a refugiarse. Pero eso solo pasará si nos rendimos.

Muchos no nos hemos rendido, y votaremos este domingo para tener una representación honesta. Y así el 21 de diciembre, al abrir los ojos por la mañana, se podrá decir que quizá no lo hemos logrado aún, pero que hay suficientes indicios para contar muy alto, a vecinos, a amigos, a compañeros de trabajo, que sí es posible tener una vida más digna, un país más justo, una política más decente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha