eldiario.es

9

Adolescentes frente al espejo de la Historia "tutelada" de las mujeres

Un taller del Archivo Histórico Provincial de Córdoba muestra a estudiantes los cambios legales en la consideración de las mujeres a través de documentos históricos

Los legajos cuentan la posición subordinada de la mujer ante el varón establecida durante siglos y la realidad actual donde administrativa y legalmente ambos géneros son iguales 

La igualdad en derechos alcanzada hoy entre hombres y mujeres choca con costumbres sociales discriminatorias que varios siglos después los jóvenes siguen reproduciendo

Documento de 'Depósito de novias" de 1797. (Foto. Archivo Histórico Provincial de Córdoba)

Documento de 'Depósito de novias" de 1797. (Foto. Archivo Histórico Provincial de Córdoba)

¿Cuál era el papel administrativo y la capacidad jurídica de la mujer frente a la del hombre en el siglo XVI? ¿Cómo se viven situaciones de entonces con la legislación del siglo XXI? Y en el día a día, ¿sigue la sociedad reproduciendo actuaciones machistas que la legalidad no ha conseguido cambiar? Sin hacerles directamente estas preguntas, adolescentes de entre 15 y 16 años ofrecen las respuestas. Visitan por primera vez el Archivo Histórico Provincial de Córdoba y, a través de un taller sobre coeducación dirigido a estudiantes de Educación Secundaria, se ponen frente al espejo de la Historia que les hace ver los avances legales en la igualdad entre hombres y mujeres pero, a la vez, refleja los modos sociales de antaño que ellos mismos reproducen hoy discriminando a las chicas frente a los chicos.

‘La mujer tutelada’ es el nombre de este taller que hace un recorrido por documentos históricos, legajos de fondos administrativos y jurídicos de entre los siglos XVI al XX que cuentan la vida cotidiana de entonces y retrata la desigualdad entre hombres y mujeres desde cinco siglos atrás. "Estos documentos sobre las dotes, las bodas o incluso sobre adulterios vienen a mostrar que, salvo el breve período de la República, la mujer siempre ha tenido un papel legal tutelado y sumiso ante el padre, el marido o incluso los hijos", explican en el Archivo.

"¿Qué ha cambiado en estos 500 años?", se les pregunta a la treintena de chavales que en una de las sesiones participa en el taller. Ellos, con una sencilla teatralización guiada por el monitor del taller, se ponen en la piel de los personajes históricos de los que dan fe los documentos del archivo. Se les cuenta cómo la mujer carecía absolutamente de derechos: "Nunca eran mayores de edad, no podían tomar decisiones por sí mismas y siempre estaban bajo la tutela de un hombre". Y de ello dan fe documentos como el que se toma de ejemplo para la teatralización, un ‘Depósito de novias’ de 1797, donde se establecía que "la mujer tenía que estar siempre depositada bajo custodia de un varón".

Los estudiantes -entre risas y comentarios de asombro sobre aquella situación-, encarnan a una joven del siglo XVIII que quiere casarse, a su padre viudo que se opone para que se quede en casa haciendo las labores del hogar, al corregidor que toma declaración a la chica y su novio sobre su decisión y, finalmente, al vecino –varón por supuesto- bajo cuya custodia queda depositada la joven hasta el día de la boda que pasará a ser tutelada por su marido. Una situación con la que los estudiantes no se identifican al verla muy lejana en el tiempo. Pero el gesto les cambia cuando ante sí ven un documento de ‘Depósito de mujer casada’, en términos similares al anterior, pero que data del siglo XX (1952), de la época de sus propias abuelas, un tiempo mucho más cercano a ellos.

Cartas de dotes y arras, recibos de préstamos para una mujer pero firmados siempre por un hombre, autorización de un varón para que una mujer pueda vender sus propios bienes, documentos de casamientos entre niñas de apenas 12 años y hombres pasados los 25… La incredulidad y el asombro de los estudiantes ante este tipo de documentos y la realidad de la discriminación histórica entre hombres y mujeres que cuentan, se dejan ver en sus caras, en sus risas y sus comentarios.

Y entre esos comentarios, el reflejo del retrovisor de la historia hace del pasado el más chirriante presente. "La mujer sólo podía tener un novio en aquella época", les dice el monitor. Y les tira de la lengua: "De los muchachos que tienen muchas novias se decía que son unos campeones. Y de las muchachas con muchos novios, se decía que eran…?". "Unas guarras", se escucha de entre los estudiantes. "Aún pasa eso, ¿verdad?", les inquiere el monitor poniéndoles de frente ante el estancamiento de desigualdad que reproducen, varios siglos después.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha