eldiario.es

9

La Diócesis de Córdoba establece un protocolo ante los abusos sexuales a menores

La Diócesis cordobesa distribuye entre sus parroquias un Protocolo de Prevención y Actuación frente a Abusos Sexuales a Menores y Personas Vulnerables

Acompañado de un Código de Buenas Prácticas, incluye medidas para la detección de los abusos, las acciones que se deben tomar y las medidas con los clérigos encausados

Entre las medidas se establece la obligación de denunciar los hechos y la comprobación en el Registro de Delincuentes Sexuales sobre las personas que seleccione para tener contacto con menores

El obispo pide a quien vaya a gobernar tras el 26M "que atienda a los barrios más deprimidos"

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández.

La Diócesis de Córdoba acaba de establecer un protocolo específico para actuar ante los casos de abusos sexuales a menores. El documento, bajo el título de 'Protocolo de Prevención y Actuación frente a Abusos Sexuales a Menores y Personas Vulnerables', ha sido publicado por la Diócesis en su página web y ha comenzado a distribuirlo entre las parroquias en este mes de junio.

El protocolo está acompañado de un Código de Buenas Prácticas para Ambientes Sanos y Seguros en la Iglesia, que trata de prevenir, detectar y actuar ante los casos de abusos que se puedan dar. Se trata de que quienes están en contacto con menores, como por ejemplo los catequistas, sean capaces de detectar casos de abusos y actuar ante ellos.

El documento "está dirigido a sacerdotes y agentes de pastoral para que puedan actuar ante posibles casos de abuso sexual que puedan darse en las parroquias, centros de formación, instituciones y demás ámbitos de la pastoral diocesana en los que se trabaja en la educación de menores o con adultos vulnerables. Entre las finalidades del protocolo figura la de recibir, escuchar y acompañar a quienes afirmen haber sido víctimas de explotación, abuso o abuso sexual, así como a sus familias y ofrecerles atención pastoral y apoyo espiritual, médico, psicológico y legal", explica la Diócesis.

Y, asimismo, se compromete a "prestar leal colaboración con las autoridades competentes para la prevención y denuncia de abusos para realizar un proceso penal efectivo de cualquier abuso contra menores o personas vulnerables cometidos en la Diócesis".

Denuncia y comunicación

Entre las medidas que incluye este protocolo está la obligación de denunciar los hechos y también de ponerlos en conocimiento de los padres de los menores. “De acuerdo con la legislación vigente en España, la comunicación (notificación) a la Institución de protección de menores, y, si corresponde al Ministerio Fiscal, de un supuesto caso de abuso sexual es una obligación legal para todos los ciudadanos, especialmente para los profesionales que trabajan con menores de edad”, recoge el documento.

Desde la perspectiva de la prevención de hechos de este tipo, el Código de Buenas Prácticas trata de capacitar al personal que esté en contacto con los niños para detectar posibles casos de abusos y, también se incluyen medidas preventivas. Entre estas últimas se encuentra, por ejemplo, la selección de los laicos que estén con menores y la comprobación de que no forman parte del  Registro de Delincuentes Sexuales.

Se aconseja estará atentos a señales de alarma que puedan ofrecer los menores y atender la revelación de los hechos, escuchando al menor, trasladando los hechos a los superiores en la Diócesis, así como a las autoridades. Asimismo, se establece una Comisión de Protección a Menores y Personas Vulnerables.

Clérigos y sacerdotes encausados

La Diócesis establece también en este documento cómo actuar con clérigos y sacerdotes encausados por abusos: “El clérigo que comete los delitos de los que se trata debe ser castigado según la gravedad del crimen, sin excluir la dimisión o la deposición”.

“Se prestará la colaboración que sea necesaria a la Policía o a la Administración de justicia”, indica el documento, que también señala el modo de proceder ante estas denuncias, la investigación de los hechos y el acompañamiento de abogados a los posibles acusados, entre otras cuestiones.

El protocolo establecido por la Diócesis incluye, finalmente, un “documento de responsabilidad personal” para ser firmado por sacerdotes o agentes pertenecientes a la una parroquia, en el que se expresa el “rechazo personal a todo tipo de abuso sexual”, además de establecer que, “en el caso de cometer cualquier tipo de abuso sexual de menores (…), a través de este documento, asumo mi responsabilidad única y exclusiva”, comprometiéndose a “participar en la formación que la diócesis de Córdoba me proponga sobre los abusos a menores, sus consecuencias y modos de actuar ante los mismos”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha