Andalucía Blogs y opinión

Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

El doblaje creativo del Gobierno andaluz

A Moreno y a Marín se les hace cada vez más difícil defender a Vox

En el último pleno del Parlamento andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla le dijo a Susana Díaz que la diferencia entre su Gobierno y los de ella radica en que él carece de hipotecas. Se produjo entonces una escena pintoresca, pues mientras el presidente aseguraba volar como un pájaro libre de ataduras, su hipoteca (la bancada de Vox) aplaudía atronadoramente en el extremo del hemiciclo. Este tipo de disociación entre lo que se dice y lo que se ve sólo la ha conseguido mejorar el doblaje de la censura franquista. La anécdota de la versión española de la época de Arco de Triunfo viene muy al pelo: en una de sus secuencias, a la pregunta de "¿es su marido?", Ingrid Bergman negaba con la cabeza al tiempo que se escuchaba un rotundo "sí". Surrealismo puro.

Que el Gobierno autonómico de PP y Ciudadanos tiene una hipoteca con Vox es innegable, por mucho doblaje creativo que los estrategas de San Telmo quieran sobreponer a lo que está a la vista de todos. Para que el armazón no se venga abajo necesitan sus votos, pero hacen como si no, y así van transcurriendo los días, entre intercambios de avisos a navegantes, que ríete tú de la autoridad portuaria, y pirotecnia controlada: efectos visuales sonoros y fumígenos de combustión no explosiva.

Por familia partidaria, Moreno Bonilla pertenece al sector del PP alejado de la carcundia discursiva que marcó la pauta de la campaña de las generales. Sin embargo, su apurada situación le obliga a tirar de espada y batirse en duelo con quienes osan mancillar el honor de sus aliados de extrema derecha. Las paradojas se amontonan. Lo mismo saca un día pecho en plan caballero en la Cámara -"usted los insulta, los insulta", le recriminó enfáticamente a Díaz entre las ovaciones de Vox-, que sostiene con firmeza impostada que no aceptará sus chantajes.

Se han quedado solos

Si la disfunción es aguda en Andalucía, el contraste con los argumentos renovados de sus compañeros más arriba de Despeñaperros resulta estridente. Tanto el presidente de la Junta como el vicepresidente Marín se han quedado solos en la defensa de la inocuidad de los postulados de Vox. Pocos les acompañan ya en la prédica de que se trata de una opción política más con las que a veces se coincide o se disiente de manera normalizada. El número dos de la candidatura del PP a las europeas, Esteban González Pons, no se anda con paños calientes. En una entrevista en el diario El Mundo sostiene: "Vox es tan peligroso para Europa como Le Pen o Salvini".

Y anticipa lo vergonzante que será para quienes tienen alguna relación con esta fuerza política el trance de oír sus arengas fogosas en el Congreso y ver apoltronados a sus europarlamentarios en el grupo de Le Pen. Le ha faltado apostillar: "y no quiero mirar a nadie". Algo parecido, salvando las distancias, ha dicho a El País la heredera de Angela Merkel al frente del partido democristiano CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, quien preguntada por la experiencia de la unión de conservadores y ultraderecha en Andalucía, responde que ha sido uno de los factores del fracaso del PP de los comicios generales. "Para un partido conservador de centro es difícil llevar a cabo una campaña cuando está permanentemente bajo sospecha de estar dispuesto a cooperar con los populistas de derecha".

Mientras ha durado la temporada electoral, el Gobierno de coalición ha ido vadeando el río de las incongruencias con el efecto marasmo de las campañas. Embozado, además, en la indulgencia preceptiva de cualquier inicio de mandato. Los choques irán a más, tanto por lo que sucede intramuros -el equilibrio entre los socios probablemente se trastocará- como por la presión creciente del contexto nacional y europeo. A ver cómo concilian ahora la miscelánea de pulsiones.

O dan con la tecla, o en lo que dure la legislatura el gabinete de Moreno Bonilla va a acabar por dejar en pañales a aquellos censores-artistas que a través del doblaje alcanzaron el no va más al transmutar a unos esposos en hermanos para enmascarar el adulterio de ella (Mogambo). A propósito de ésta y otras hazañas, el director Juan Antonio Bardem escribió irónicamente: "Estamos en condiciones de poder sincronizar a cualquier personaje con cualquier diálogo. Hemos llegado casi a la perfección". So pena de que lo que se diga tenga una relación tan remota con lo que se hace que todo resulte incomprensible. Y fallido, añado yo.

Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Etiquetas
Publicado el
22 de mayo de 2019 - 23:09 h

Descubre nuestras apps

stats