eldiario.es

9

El segundón

Al final, Albert Rivera no será líder de nada. Queda para segundón del bloque de la derecha

Rivera afirma que el caso de la portavoz del Govern muestra "la impunidad del nacionalismo" al "imponer" el catalán

Rivera

Era muy temprano y el camino largo. Íbamos para un Congreso en Francia. Paramos cerca de Écija para desayunar y proveernos de fuerzas. La oferta era muy generosa: sobre el mostrador, cuencos de manteca blanca, con y sin tropezones, manteca colorá, zurrapa, fuagrás, lomo en manteca, mantequilla, sobrasada ibérica y aceites de toda clase, panes rústicos y molletes. Mi colega y llorado amigo Ricardo Franco, comió de todo, más de seis "tostás", como reputado  lambrución que era. Al pagar, me dio tanto apuro que puse al tanto al encargado de la barra de la situación. Me dijo que el precio era el mismo, ahora bien, nos advirtió de que en caso de ponerse malo el protagonista, no iba a saber de qué. El viajecito que nos dio lo dejo a su imaginación.

Ha terminado, a la espera de prometidas mociones de censura, el aquelarre de pactos poselectorales. Pablo Casado, al frente de las derechas, puede declarase ya vencedor. El PP ha mejorado sus resultados electorales recobrando un merecido protagonismo. No puede decir lo mismo Albert Rivera. El líder de la derecha naranja había planteado una línea roja con el PSOE, su harám (prohibición alimenticia de los musulmanes) prohibiendo alimentarse de rojerías, independentismos y populismos.

El resultado de su estrategia ha empeorado su situación electoral teniendo herramientas para haberla mejorado. Su inclinación hacia sus socios colombinos,  declarando socio preferente al PP,  ha sido combinada con el otro socio de Colón, del que ha pretendido esconderse. Al final no ha podido, se ha retratado y bien, como adelantó la foto de la rendición y entrega de llaves institucionales a la extrema derecha en Andalucía, una instantánea en la que la postración de Marín, Moreno  Bonilla y Bendodo hacen languidecer la imagen de la rendición de Boabdil a los Reyes Católicos que, por cierto, nunca cumplieron sus pactos.

Al final, Rivera no será líder de nada. Queda para segundón del bloque de la derecha. Si hoy pensáramos quiénes han sido los segundos, los que permitieron ser alcaldes a los que antier dejaron de serlo, nadie se acordaría. Es el triste destino de los segundones: nadie se acuerda de ellos.

Rivera no solo ha empeorado sus resultados electorales, ha empeorado en coherencia y reputación. Nada queda de las promesas anteriores, ya no le molestan ni las Diputaciones. Ha dejado de ser el Macron hispano para ser considerado el portero y "agradaor" de la extrema derecha en España y Europa. Su situación orgánica tampoco es boyante, se le levantan críticos desde los propios principios  fundacionales de Ciudadanos. Además, le surgen alternativas y, algo más, ha dejado de serlo, entre otros lugares, en Catalunya donde empezó todo.

Su apuesta moderna , Manel Valls le ha salido respondón. Ya lo había advertido, con la extrema derecha nada; pertenece a otra cultura política. Sabe que con el fascismo no se juega. Valls no sólo ha mejorado sus resultados electorales con su actitud en el Ayuntamiento de Barcelona; ha dejado sentado el fundamento de su aspiración a liderar una alternativa real, moderada y catalanista en Catalunya, en detrimento de la oposición agitada y hasta huidiza -caso Inés Arrimadas- de Ciudadanos. Valls está llamado a ocupar el lugar en Catalunya del fracasado intento de Rivera.

Después de todo, de prohibiciones y vetos, hasta se han apoyado o recibido apoyos del PSOE. Rivera no lo ha podido controlar todo. Para adobar aún más sus desvaríos, a Rivera se le plantea hasta un conflicto fratricida: los Imbroda. Un hermano, de consejero en Andalucía; otro, despojado de un Gobierno despótico de Melilla al grito de traidor contra un nuevo presidente ciudadano. Se acabó el harám de Imbroda. En fin, movimiento pinto, multicolor. Y lo malo es que de tanto picar aquí y allá, como decía el sabio de Écija, no van  a saber de qué se han puesto malos. Aunque Macron asegura que la enfermedad mas grave de Albert Rivera viene por la extrema derecha.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha