El cambio de una de las conexiones de Almería con Madrid ahonda en el aislamiento ferroviario de Andalucía oriental

Jaén, Granada y Almería perderán una de las dos conexiones directas por tren que les queda antes de que acabe el año

Álvaro López


2

El aislamiento ferroviario contra el que luchan las plataformas que defienden el tren, va camino de acentuarse en Andalucía oriental. El Ministerio de Transportes, a través de ADIF, ha decidido suprimir una de las dos únicas conexiones diarias que permiten que Jaén, Granada y Almería estén unidas por tren de forma directa. El motivo tras esta decisión se encuentra en el hecho de que Almería tendrá un nuevo trayecto hacia Madrid que ya no pasará por tierras jienenses, sino que lo hará por Granada, tal y como adelantó Granada Hoy. Renfe, única operadora del servicio ferroviario en la zona, no quiere valorar el asunto a la espera de que se haga oficial.

Almería no tendrá tren con el resto de Andalucía durante tres años por las obras del Corredor Mediterráneo

Almería no tendrá tren con el resto de Andalucía durante tres años por las obras del Corredor Mediterráneo

Según los documentos del Ministerio de Transportes a los que ha tenido acceso este medio, la apertura del que será el cambiador de ancho de vía previsto en Granada capital es el argumento que se ha utilizado para cerrar la conexión Almería-Granada-Jaén a través de Guadix y Linares. Este cambiador permitirá la utilización de trenes que pasen por vías de ancho variable, lo que el Ministerio de Transportes y ADIF han utilizado para hacer que una de las tres conexiones diarias de Granada con Madrid en AVE pase a ser un Alvia que conecte Almería, Granada y Madrid. Este nuevo trayecto es el que genera el conflicto porque su puesta en marcha implica la desaparición de uno de los dos trenes que van a diario desde la capital almeriense a la capital de España, conectando las provincias de Almería, Granada y Jaén.

Menos conexiones de proximidad

La puesta en marcha del nuevo servicio entre Almería y Madrid, pasando solo por Granada, implica la pérdida de la misma conexión, pero por vía convencional, de una de las dos que pasaba por Moreda y Linares. Antes de final de año, si los planes de Transportes se cumplen, las provincias de Andalucía oriental solo estará conectadas por un tren de forma directa, teniendo que hacer transbordos si se desea viajar entre Almería, Granada y Jaén por vía ferroviaria. Lo que ocurre es que Transportes ha decidido desviar una de las dos conexiones Almería-Madrid de la vía convencional a la de alta velocidad que utiliza Granada a través de Antequera, desconectando los servicios de media y corta distancia que usaban esa misma conexión a través de Jaén.

De paso, los jienenses pierden uno de los trayectos que les conecta con Madrid porque solo habrá uno por sentido y día que pase por Linares y tenga destino u origen en Almería. Una decisión que ha sido acogida con desánimo por parte de las plataformas ferroviarias que defienden las conexiones de proximidad en las provincias afectadas. Sobre todo, teniendo en cuenta que hasta 2013 existía un servicio de media distancia que permitía la conexión directa de Granada con Jaén, a través de Linares precisamente, y que permitía unirse con Almería a través de Guadix. A partir del año que viene, localidades como Jódar o Moreda perderán uno de los trenes más simbólicos de Andalucía oriental.

Sin planes de recuperación

Para Carlos Peña, miembro de Granada por el Tren, la desaparición de una de las conexiones entre Almería, Granada y Jaén por tren implica que “seguro” no volverá a reabrirse en el futuro. Lo que entiende como un paso más hacia el aislamiento de las poblaciones intermedias: “Es una sustitución de un servicio por otro. Si hubiera demanda (por tiempo y precio) para tres talgos, ya hubieran buscado la manera de ponerlos”. Peña no cree que la puesta en marcha del servicio de Alvia entre Almería y Madrid, pasando por Granada, sea mala, sino que no debe crearse para acabar con lo que ya existe.

“Es una cuestión de optimización de recursos. Si eso fuera acompañado de planes paralelos de mejora de infraestructura, pues bueno. Pero la sensación que da es que cada vez se tienen menos trenes y se trata de justificar la falta de inversión por esa ausencia de circulaciones”, dice. Carlos Peña cree que estas reordenaciones ferroviarias se explican porque “Renfe prefiere optimizar material rodado y recursos porque no anda muy sobrada de ambas cosas”. Al respecto, Renfe, en declaraciones a este medio, prefiere no valorar la supresión del Talgo entre Almería y Madrid hasta que no se anuncie oficialmente.

De 200 conexiones en Jaén a una decena

Para Luis Marín, presidente de la Plataforma por el Ferrocarril de Jaén, lo que ocurre en este caso es “la muerte anunciada del tren convencional”. El experto, que ha trabajado durante más de cuatro décadas para Renfe y Adif, recuerda que hasta la apertura en 1992 de los servicios de AVE con Sevilla y Córdoba, Jaén contaba con más de 200 conexiones ferroviarias. “Ahora apenas hay una decena y todas pasan por convertirse en conexiones de alta velocidad que se olvidan de las poblaciones pequeñas”, apunta. A su juicio, este tipo de proyectos lo que hacen es “alejar el tren de las personas para que no lo usen, porque el AVE es caro, para justificar que hay baja demanda de viajes y así poder eliminar los trenes normales”.

Como Carlos Peña, cree que la pérdida del Talgo que pasa por Linares y que está prevista para finales de año, no será un hecho temporal: “Ya estamos viendo cómo Andalucía oriental está perdiendo los trenes convencionales, como ya le ha pasado a Andalucía occidental”. Según entiende, el PSOE lleva décadas, desde el Gobierno andaluz y desde el nacional, “haciendo que Jaén pierda importancia en materia ferroviaria”. Ahora, de hecho, recuerda que se plantea la construcción de un AVE desde Jaén a Madrid que pase por la provincia de Córdoba, “cuando la vía convencional está preparada para que pasen trenes a velocidades de 220 kilómetros por hora”. Es más, asegura que actualmente ya debería estar preparada para la circulación de ferrocarriles a 160 kilómetros por hora. Algo que permitiría que coexistieran los trenes de media y larga distancia entre Jaén y el resto de España: “Si no es así, al final se acabará con los ferrocarriles y todo será alta velocidad, que no son los servicios que vertebran el territorio”.

Conexión Andalucía-Murcia

Se da la circunstancia de que la pérdida de este tren convencional, que conecta Jaén, Granada y Almería, se va a producir justo cuando el Ministerio de Transportes está realizando el estudio informativo para la reapertura del tren entre Andalucía y Murcia que debe pasar por Guadix (Granada). Precisamente, la ciudad accitana sería de las pocas que no se vería perjudicada por la pérdida del Talgo entre Almería y Madrid, porque el Alvia también tendría que pasar por su estación, pero sí perdería una de las dos conexiones que aún mantiene con la vecina provincia de Jaén. De ahí que las plataformas de la zona estén en pie de guerra por los planes del Ministerio de Transportes.

Antonio Francisco Martínez, uno de los portavoces de las regiones vaciadas por el tren de la provincia de Granada, es tajante: “Nos dan otro mazazo más”. Cree que esta pérdida es un ataque simbólico contra las comarcas que han perdido población precisamente al mismo tiempo que se ha perdido el tren: “No podemos entenderlo. Había soluciones tanto a nivel de tráfico de pasajeros como de mercancías. No hay semana en la que no le hagamos llegar propuestas al Ministerio de Transportes para que se creen estas conexiones para mejorar la economía rural”. Considera que es “increíble” lo que está haciendo el Ejecutivo central. “No tiene lógica más allá de seguir esa apuesta suicida en plena época de recesión económica”, apunta.

La clave del Corredor Mediterráneo

Otra de las claves que explican los expertos ferroviarios de las plataformas y que coinciden con los documentos del Ministerio de Transportes sobre estas conexiones, es que el tren convencional entre Almería, Granada y Jaén que quedará por Linares correrá el riesgo de acabar desapareciendo. Como los planes de Transportes pasan por aumentar los servicios de alta velocidad entre Almería y Madrid, pasando por Granada, las plataformas asumen que este ferrocarril convencional se suprimirá utilizando como argumento que no tendrá demanda.

Además, hay que tener en cuenta que el Corredor Mediterráneo tendrá que llegar a Almería antes de que acabe esta década, lo que no compromete las obras de adecuación de las vías entre Granada y Almería para que en el futuro el Corredor Mediterráneo también llegue a la ciudad de la Alhambra. Como la conexión granadino-almeriense tendrá que cerrarse mientras duren las obras, esto no ocurrirá hasta que Almería no tenga una conexión de alta velocidad con Murcia, que debe estar lista para 2026.

En ese caso, la aspiración de Adif y Transportes, según fuentes del sector, es que Almería conecte temporalmente con Madrid a través de Murcia, por lo que la vía convencional con Moreda no podría utilizarse, teniendo en cuenta que estaría en obras por la llegada del Corredor Mediterráneo con Granada. Un hecho que, para las mismas fuentes, puede suponer el punto y final para el no retorno del ferrocarril ordinario entre Almería, Granada y Jaén una vez se concluya la infraestructura transeuropea.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats