EL TIEMPO EN ANDALUCÍA

El “veroño” resiste en Andalucía con máximas de 30 grados y lluvias escasas

Turistas en manga corta por Córdoba

El otoño avanza y la sequía y las altas temperaturas apenas dan tregua. El último año hidrológico ha pasado a la historia como el tercero más seco a nivel nacional de toda la serie histórica según los datos facilitados por la Agencia Estatal de Meteorología. La situación es especialmente alarmante en Andalucía, donde la mayor cuenca hidrográfica de la región, la del Guadalquivir, se sitúa ya por debajo del 20%. Y las perspectivas siguen sin ser nada halagüeñas. La propia AEMET ha emitido su previsión estacional para el trimestre octubre-noviembre-diciembre, en el que la tendencia a registrar precipitaciones por debajo de lo normal en el tercio occidental de la Península sigue siendo la dominante.

Sevilla declara la alerta por sequía y prohíbe usar agua para fines no esenciales

Sevilla declara la alerta por sequía y prohíbe usar agua para fines no esenciales

Dicha tendencia se observa en el corto plazo. Hasta mediados de mes, al menos, los modelos de predicción no avanzan ningún cambio radical en el comportamiento de la atmósfera. Por el momento, el anticiclón de las Azores sigue con un vigor extraordinario, ejerciendo de muro infranqueable a las borrascas atlánticas que se originan en la otra orilla del océano. Además, se mantiene la llegada esporádica de depresiones aisladas hasta nuestro entorno, un suceso meteorológico cada vez más frecuente, y que se encuentra detrás de las también cada vez más recurrentes intrusiones de polvo sahariano.

Flujo de poniente para barrer el polvo sahariano

La única novedad de cara a los próximos días será la entrada de cierto flujo de poniente, que permitirá el barrido del polvo en suspensión. El viento de poniente, además de ayudar a limpiar la atmósfera andaluza durante el fin de semana, servirá para alimentar la formación de algunos chubascos en los tercios central y oriental de cara al lunes 10 de octubre. Sin embargo, lo más destacado será la tendencia a la baja que mostrarán las temperaturas, que irán recuperando lentamente la normalidad tras el calor tardío experimentado durante las primeras jornadas del mes.

El fin de semana mantendrá cierto sabor veraniego. Aunque la entrada de flujo de componente oeste ayudará a ir limpiando los cielos peninsulares, la lengua de aire cálido que afecta a la región desde inicios de semana tardará algo más en abandonar la atmósfera andaluza. Así, las temperaturas seguirán rondando los 30 grados en el interior del territorio andaluz durante las horas centrales del día.

El valle del Guadalquivir encabezará de nuevo los registros más elevados, con máximas que podrán alcanzar los 31 o 32 grados durante todo el fin de semana. Algo más bajas serán las temperaturas que se registren en Sierra Morena o los sistemas béticos, donde el termómetro rondará los 28 y 29 grados de manera generalizada. Por su parte, las temperaturas diurnas más bajas seguirán alcanzándose en la costa mediterránea, con máximas que a duras penas superarán los 25 o 26 grados. El contraste lo seguirán aportando las temperaturas mínimas, que de manera general rondarán los 14 a 16 grados a primeras horas de la mañana, pudiendo caer hasta el entorno de los 11 o 12 grados en cotas medias del interior oriental.

Chubascos y temperaturas a la baja para comenzar la semana

La nueva semana traerá algunos cambios a la atmósfera andaluza. El paso de una vaguada por el noroeste peninsular inyectará aire algo más fresco en capas bajas y medias de la atmósfera. Además, dicha vaguada sufrirá un proceso de aislamiento al alcanzar la vertical suroccidental de la Península, donde dará lugar a una nueva DANA de escasa intensidad. Esto permitirá que los chubascos vuelvan a disparar su formación, siendo estos más probables en la mitad oriental andaluza entre las jornadas del lunes al miércoles, aunque también podrán formarse en algunos puntos de la mitad occidental. Los chubascos podrán tener carácter tormentoso, por lo que no se descarta que puntualmente puedan ser de gran intensidad e ir acompañados de granizo y aparato eléctrico.

A la presencia de chubascos en los cielos andaluces le acompañará además un tímido descenso en el termómetro. Las temperaturas continuarán su bajada, hasta situarse por debajo de los 30 grados en la mayor parte de la región. Así, las máximas rondarán de los 24 a 26 grados de manera generalizada, pudiendo alcanzarse los 28 o 29 grados aún en algunos puntos del valle del Guadalquivir. Por su parte, las mínimas se mantendrán muy estables, oscilando entre los 14 y 16 grados del interior y los 18 a 19 grados que podrán registrarse a lo largo de todo el litoral.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats