eldiario.es

9

Elecciones 10N: el ritual catalán resucitó el franquismo

¿De verdad piensan los futuros habitantes de esa nueva nación llamada República catalana -a los del Reino de España ya los doy por perdidos- que de tener éxito serán gobernados en valores distintos que los que impone el bipartidismo en Madrid? 

Las elecciones contarán con 3.469 electores nuevos con respecto a los comicios celebrados en abril

Continuo: resucitado a partir del ritual que sus herederos a ambos lados de la frontera de Aragón han montado para sobrevivir a sus propios delitos. Porque la vida política española se ha convertido en una campaña electoral permanente insoportable, tras la modernización que explotó en los años 2011/12 donde el bipartidismo posfranquista empezaba a superarse para bien.

Según lo que voy a explicar en estas líneas, el estancamiento se debe a la incapacidad de estos partidos posfranquistas de “lo atado y bien atado” de Madrid y Barcelona para:

1) montar un argumento político como dios manda después de años de crisis y austeridad autoinfligida

2) asimilar la democratización del sistema lógica del siglo 21

3) de asumir las responsabilidades generadas a partir de sus casos de corrupción Gurtel, ERE o 3%.

Qué recurso les queda a los partidos posfranquistas para evitar el desastre que supone la modernización política, la democratización y perder sus regalías: Francisco Franco Bahamonde.

Franco como última barricada radioactiva de resistencia. Franco como respuesta. Franco como secuela de sí mismo. De igual manera que a la contrarreforma siguió al luteranismo, la restauración borbónica… ejem… a la revolución francesa, y la respuesta a la democracia en España este refranquismo donde incluso el PSOE barrunta pacto con el PP para consolidar el bipartidismo y dejarse de tonterías, ni democracia ni democracia en mi casa; harás lo que yo diga, incluso a costa de titubear en lo único que le quedaba de dignidad: el federalismo.

De pelotas y ventanas rotas

Ahora la pelota, que es de todos cuando se juega, no es de nadie cuando se rompe una ventana. Pero la pelota siempre tiene algún dueño, alguien la compraría, la pediría o la robaría. Las pelotas nunca vienen solas. Entonces, de quién es. ¿Es la pelota catalana? Posiblemente no, porque eminentemente es un problema de cómo se organiza España entera. ¿Y es la pelota española? No, porque justamente la cosa va de gente que no se identifica con los símbolos y mensajes de la España actual y pasada.

Dicen también en una de estos millones de series que para ver quién es el culpable, siempre hay que buscar a quién se beneficia. ¿Y quién se beneficia? ¿La policía? No… ¿Los manifestantes? ¿Tampoco? ¿Los del “a por ellos”? Negativo…, ¿y los catalanes? Pues tampoco parecen muy contentos.

Quien gana que con las apariciones Franquistas

Evidentemente sólo se benefician las élites políticas posfranquistas que se agarraron a él como un salvavidas cuando todo indicaba un descalabro político, electoral e incluso judicial que amenazaba su propia supervivencia.

Franco para el PP, un padre, y ahora como el Cid, un salvavidas. Franco para el PSOE, una jugada electoral para tapar que no representan ya una alternativa al franquismo… pues lo movemos de sitio… veis… ya no es lo mismo, pero que de federalismo y derogar reformas nanai. Franco para CiU, digo… PdeCat, perdón, un mecenas, el comodín para esa mano que les permite seguir jugando en la mesa. Y como Franco se ha aparecido, nazis en las calles y en los parlamentos. Franco para los medios: a los medios una fuente de maná infinito de cobertura pornográfica de un conflicto, que genera beneficios y satisface a sus respectivos dueños

Incluso ni los realmente independentistas ganan nada con esto. ¿De qué sirve el autogobierno cuando no hay contenido político más allá del más de lo que ya había? ¿Qué haría el Gobierno autónomo con la otra mitad con DNI no catalán? ¿A qué huelen las nubes?

¿De verdad piensan los futuros habitantes de esa nueva nación llamada República catalana -a los del Reino de España ya los doy por perdidos- que de tener éxito serán gobernados en valores distintos que los que impone el bipartidismo en Madrid? ¿Acaso no son los mismos que diseñaron la constitución del 78, que impusieron la austeridad y que condenaron y reprimieron manifestaciones, los mismos que hoy enarbolan alfombras de colores debajo de donde guardan sus cadáveres? ¿De verdad los españoles creen que su problema son los catalanes? ¿O será que el problema son las élites políticas?

¿Cómo volvemos a nuestras vidas normales?

Porque siendo realistas, la solución no parece cercana como están las cosas hoy día. Sobre todo, porque los que están a cargo de la solución están disfrutando como cochinos en un charco con los resultados, de que la gente se enfrente, de que haya fuego en las calles y la momia se dé un paseo.

Decía Andreu Buenafuente hace un par de semanas que los políticos nos están empujando a trincheras en las que no queremos estar. Dicen los políticos que es un tema de convivencia y violencia, dicen otros que es un tema de democracia. Está Urquinaona revolucionadas a la orden de Señor de Incógnito, ahora conocido como #TsunamiDemocratic. Quien justo ha convocado una jornada de protesta explicita para la sacrosanta jornada de reflexión. De desayunar banderas, de comer banderas, de cenar banderas, si te gustan bien y si no pa mañana. Y mientras en mi barrio, a 1000 km de allí, en el Sevillano Pumarejo, el Moscú sevillano, fascistas y sus cositas.

Todo evidencia a que el modelo de convivencia en la península ibérica necesita una vuelta de tuerca. Eliminando todo lo que huela a dictadura.

La solución sólo vendrá a partir de que Cataluña consiga transformar su posición en votos fuera de Cataluña a través de liderar una transformación federal ibérica más profunda, en la búsqueda de un nuevo paradigma de convivencia, compartiendo un avance democrático necesario que supondría el beneficio del 99%. Dando su sitio a las regiones huyendo del centralismo franquista, permitiendo el acomodo de cada región a sus propios, respectivos y singulares intereses generales. Permitiendo la regeneración de los símbolos que nos acercan; los que se mantienen después de 40 años nos alejan a todos.

De tal forma que el horizonte federal reste votos a los culpables de que nos enfrentemos pobres de aquí y de allá, haga del conflicto algo sin valor, cortando el cordón umbilical entre Franco, el presente y los partidos posfranquistas, que los políticos hagan su trabajo y no nos hagan la vida más difícil. En fin, el muerto al hoyo y el vivo al bollo.

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha