Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Juana Rivas contraataca y se querella contra el juez que la llevó a prisión por “maltrato institucional”

Juana Rivas en una imagen de archivo.

Álvaro López


29

La defensa de Juana Rivas ha pasado a la acción para denunciar al juez que la llevó a prisión, el magistrado Manuel Piñar. Los abogados de la granadina, que está en libertad desde diciembre al reducirse su pena de prisión por el indulto parcial otorgado por el Gobierno por el caso en el que sustrajo a sus dos hijos para no entregárselos a su padre, entienden que el togado habría cometido un delito continuado de prevaricación judicial y otro contra la integridad moral de Rivas al basarse en argumentos, informes y escritos “absolutamente falsos” que constituyen “maltrato institucional” para la parte demandante.

Sentencias, recursos e indultos: así ha sido el periplo judicial de Juana Rivas desde que se fuera de Italia con sus hijos

Sentencias, recursos e indultos: así ha sido el periplo judicial de Juana Rivas desde que se fuera de Italia con sus hijos

La denuncia, a la que ha tenido acceso elDiario.es/Andalucía y que se desarrolla durante 30 folios, basa principalmente sus demandas en el informe que realizó el juez Piñar contra el indulto que solicitaba Juana Rivas antes de entrar en prisión en la primavera de 2021. Este documento es el centro del asunto que ha llevado a los abogados de la granadina a presentar esta demanda ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) al tener el magistrado la condición de aforado.

Según se desprende de la denuncia, el juez Piñar, “careciendo absolutamente de competencia para ello, tramitó un expediente de indulto con la única intención de informar negativamente sobre dicho beneficio, con absoluta parcialidad (alterando intencionadamente la realidad) y ocultando la propia existencia de ese expediente a la defensa”. Llegando incluso, a juicio de los demandantes, a usurpar las funciones del Tribunal Supremo al llevar a cabo tal informe paralelo al del alto tribunal. Una cuestión que, junto al resto, hacen que los abogados de Juana Rivas vean en las decisiones del magistrado vean una campaña de persecución contra la granadina.

De hecho, los letrados aluden a la relación personal que tenía la propia Rivas con dos de las hermanas del propio juez para determinar que Manuel Piñar la conocía desde hacía “años” y que los pasos que ha dado en los procesos abiertos se explican en base a su intención de lastimar jurídicamente a Juana Rivas. “Para comprender la ausencia de imparcialidad del magistrado debe tenerse en cuenta que Juana Rivas le conocía desde hace años, dado que era amiga de las hermanas del querellado (una de ellas llegó incluso a asesorar jurídicamente a Francesco Arcuri, la expareja de Juana que le denunció por la sustracción de sus hijos), y que tuvo siempre con ella una relación tensa por su falta de sintonía ideológica”, señalan los abogados en la denuncia.

Los abogados aluden a una petición de indulto realizada en marzo de 2019 por una persona desconocida para Juana Rivas y que, pese a resultar “disparatada” para la defensa de la granadina, fue utilizada por el magistrado posteriormente. “La guardó en un cajón hasta que le sirvió de excusa para abrir, años más tarde, mediante providencia del querellado de 28 de mayo de 2021, una extraña pieza separada de la Ejecutoria 297/2021, de la cual dio traslado a la Fiscalía y la acusación particular, pero jamás a la defensa, a la cual no se le dio traslado de resolución alguna, ni siquiera de la formación de la pieza, siendo completamente llamativo el hecho de que no se pusiera en conocimiento de la defensa de la querellante ni siquiera cuando para presentar esta querella solicitamos copia testimoniada de las actuaciones”.

“Falsedades” para los abogados de Juana

Por otra parte, la defensa de la granadina aprecia irregularidades también durante el procedimiento penal por el que Rivas fue condenada en primera instancia a cinco años de prisión y a seis de pérdida de la patria potestad. Dicha pena se redujo dos veces a la mitad, primero por el Tribunal Supremo y después por el indulto parcial dado por el Gobierno que ha quedado confirmado hace tan solo unas semanas también por el alto tribunal. Las irregularidades que ven los abogados de Juana Rivas en dicho proceso se basan, sobre todo, en las resoluciones dictadas por el juez.

“Mediante auto de fecha 27 de mayo de 2021 se abre la ejecutoria y sin trámite alguno se acuerda la busca, captura e ingreso en prisión de la querellante. A su vez, mediante auto de fecha 9 de mayo de 2021 se acuerda no haber lugar a la suspensión de pena. Estas decisiones se amparan en tres absolutas falsedades: que la querellante no se había arrepentido de su conducta (cuando consta lo contrario en los informes penitenciarios e incluso reconoció su error en medios de comunicación), que había reiterado la conducta de sustracción de menores en el extranjero (cuando la realidad es que no tiene ningún otro procedimiento en ningún país del mundo), y lo más grave, que habría permitido el abuso sexual de uno de sus hijos (una acusación tan infundada y cruel que constituye un atentado contra la integridad moral de mi patrocinada)”, se señala en el escrito de denuncia.

Precisamente sobre este último aspecto, el de los presuntos abusos sexuales a uno de los hijos de Juana Rivas, los abogados manifiestan que el magistrado Piñar manipula lo sucedido para reabrir un expediente que ya fue archivado en su momento. En concreto, llega a decir que fue el colegio del niño el que lo llevó al médico al tener constancia de molestias que describía el menor, cuando la defensa asegura que fue Rivas quien lo llevó a su médico. Además, el juez habla de una pediatra que trató al hijo de Juana Rivas, cuando en realidad fue un hombre. Una serie de contradicciones que para la defensa de la granadina son motivos de peso para denunciarle por “maltrato institucional”. elDiario.es analizó las omisiones y medias verdades que incluía el juez en su auto sobre estos hechos.

“Creemos que el querellado ha dispensado a Juana Rivas un trato que menoscaba intencionadamente su dignidad, absolutamente incompatible con la honestidad y la humanidad que exige la Administración de Justicia. Afirmar sin prueba alguna, incluso en medios de comunicación, que un progenitor permite el abuso sexual de su hijo de tres años es un acto de crueldad injustificable”, recogen los abogados en la querella. Además, mencionan jurisprudencia previa que avalaría la denuncia que están presentando.

El juez sobre el Gobierno: “Comunismo feminazi”

Por último, en la denuncia también se hace referencia a la actitud del juez Piñar con respecto a este y a otros casos relacionados no solo con Juana Rivas, sino con una visión feminista del mundo actual. Para ello, comparten varias capturas de la cuenta de Facebook del magistrado que evidencian la “imparcialidad” que habría tenido con Rivas al ver cómo se refiere a otros casos que enlaza o al propio Ejecutivo central al que llega a calificar de “comunismo feminazi”.

“Queremos destacar las graves consecuencia que ha ocasionado la reiterada falta de imparcialidad del querellado. Juana Rivas ya ha estado en prisión. Es algo que marcará el resto de su vida. Una experiencia traumática que podría haberse evitado, porque fue indultada parcialmente y rebajada su condena a solo a quince meses de privación de libertad, y porque tras el oportuno recurso de apelación la Audiencia Provincial suspendió la innecesaria ejecución de la pena de prisión. Pero todas esas medidas llegaron tarde debido a las arbitrarias e injustas decisiones dictadas por el querellado”, aseguran los abogados.

Al mismo tiempo, recogen un artículo publicado en ABC en el que “con la intención de destruir públicamente la reputación” de Juana Rivas, el magistrado llega a darle credibilidad a los presuntos abusos sexuales cometidos contra uno de sus hijos. Motivos por los que se pide al TSJA que llame a declarar no solo al juez, sino también a la denunciante porque quedaría acreditado que ha sido perjudicada en toda esta causa. Mientras este proceso se pone en marcha, aún queda por decidir en Italia qué sucederá con la custodia de los niños que actualmente ostenta su padre, Francesco Arcuri.

Etiquetas
stats