La maquinaria burocrática, causa principal del aplazamiento del festival Nocturama en Sevilla

El grupo Arizona Baby, con una de las clásicas tortillas de Nocturama

Alejandro Luque


0

El festival Nocturama tiene fama de carecer de enemigos. Su marca inspira buen rollo, y no hay un músico que haya pasado por él que no elogie la organización y el buen ambiente. Célebres son las tortillas de patatas con que son agasajadas sus estrellas. Tras 17 ediciones ininterrumpidas –ni siquiera descansó en pandemia–, la cita estival por excelencia del pop rock en Sevilla se ha visto forzada a aplazarse por cuestiones burocráticas, traducibles en el atasco de expedientes de años anteriores.       

Un "cuello de botella" estrangula una temporada sobresaturada de festivales

Un "cuello de botella" estrangula una temporada sobresaturada de festivales

El hecho de que durante el mes de julio no hubiera habido anuncio del cartel de Nocturama 2022 tenía intrigados a los seguidores del festival, que ayer mismo eran informados a través de las redes sociales del mismo del aplazamiento. “Desde la dirección del festival de música Nocturama anunciamos que la cita no tendrá lugar este año en su edición veraniega, por dos razones fundamentales”, anunciaban en un comunicado los responsables de Nocturama, David Linde y Violeta Hernández. “Una de carácter coyuntural, como es la imposibilidad de celebrarlo en los Jardines del Casino de la Exposición, sede de Nocturama desde hace ocho años, debido a las obras de restauración que se están acometiendo en el edificio. Y otra de carácter estructural, que es la dificultad que entraña el procedimiento administrativo de apoyo al festival por parte del Ayuntamiento, a pesar de que desde las direcciones de ICAS [Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla] y Nocturama hemos intentado desatascar los expedientes anteriores para comenzar en buenas condiciones la tramitación de 2022”.

Nocturama no desaparecerá del todo del calendario cultural del 2022 gracias a que, hace tres años, se creó Nocturama Irreductibles, una suerte de eco del festival de una sola jornada, que este año se celebrará en octubre. “Estaremos de nuevo en el Teatro Central inaugurando la temporada 22/23 con Nocturama Irreductibles, cuya programación anunciaremos lo antes posible, en un formato distinto al habitual, ya que será la primera vez que se podrá celebrar sin condiciones restrictivas por la pandemia”.

Irreductibles sin restricciones

Según los responsables del evento, después de dos primeras ediciones tan exitosas como complicadas se celebrará un Irreductibles por fin sin restricciones de aforo, con el público de pie y con un formato más dinámico que las dos primeras ediciones. Pero no será Nocturama, claro. “Nuestro agradecimiento a todas las personas que desde la Delegación de Cultura del Ayuntamiento han intentado hasta el último momento que no tuviéramos que tomar esta decisión y nuestro apoyo en la reforma de su estructura, que se hace absolutamente necesaria para que proyectos como Nocturama puedan seguir llevándose a cabo en nuestra ciudad”, concluye la nota. “Seguimos trabajando por y para una gestión público privada de la cultura, en la que creemos como única vía para desarrollar proyectos comprometidos e independientes que de otra manera no son sostenibles”.

Consultado a este respecto por Eldiario.es, el consistorio sevillano enviaba ayer esta otra nota: “El Ayuntamiento tiene una programación amplia y variada durante todo el año y Nocturama forma parte de ella. Este año se ha hecho todo lo posible para que Nocturama siguiera formando parte de la agenda cultural del verano en la ciudad, pero el cambio en la ubicación debido a las obras en el Lope de Vega y cuestiones administrativas que podrían resolverse con la reforma del Icas que el propio sector exige y que el Gobierno ha diseñado pero que no ha contado con el respaldo de la oposición (sí con el visto bueno de la Intervención y de Secretaría) han complicado su celebración”.

“En cualquier caso”, concluye esta fuente del Ayuntamiento hispalense, “el Icas sí contemplaba esa subvención nominativa anual para Nocturama también este año. La subvención de 2021, tenían hasta marzo de 2022 para justificarla y se va a resolver en estos días, por lo que el ICAS está prácticamente al día de los pagos a Nocturama. La sintonía con la organización de Nocturama es palpable como demuestra el comunicado que han mandado, así como la comunicación para afrontar proyectos en común”.

Cuello de botella

Aunque los responsables de Nocturama han rehusado hacer manifestaciones adicionales, fuentes cercanas al festival y portavoces de otras iniciativas afines en la capital hispalense señalan que este aplazamiento es solo un síntoma de un problema mayor y, a día de hoy, irresoluble: la dificultad del ICAS para ensanchar el cuello de botella en el que se atascan muchos de los proyectos de la ciudad.

En la memoria de todos está el caso del Mes de Danza, que en noviembre del año pasado puso fin a 26 años de andadura. Su responsable, María González, explicaba a este periódico que la causa principal era el alto grado de incertidumbre al que se sometía cualquier proyecto. “Más allá de la cuantía de las ayudas, nuestra decisión tiene que ver con los procedimientos. Y parece que no hay un modelo que permita poder trabajar con plazos adecuados, con planificación”, comentaba.

Sin ser el caso de Nocturama, todo parece indicar que las trabas burocráticas siguen afectando a la marcha normal de los proyectos culturales, a pesar de que varias fuentes consultadas confirman que en los últimos tiempos se ha dado un importante impulso a los expedientes, a pesar de la falta de personal. No opinan lo mismo de intervención, un segundo cuello de botella al que todos señalan como el gran problema. “Ya el sector pidió a primeros de este año una reforma necesaria del ICAS”, comenta un representante del sector. “Lo que sí sentimos es que lo que está pasando, ocurre solo en Sevilla. Algunos hemos llegado a preguntarnos si el interventor está contra cualquier proyecto de gestión cultural en nuestra ciudad. Lo seguro es que el diseño de ciudad que quiere [el alcalde] Antonio Muñoz, y que antes planteó Juan Espadas, no es factible con un instrumento inservible como este ICAS”.        

 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats