La Feria de Abril se salda con un caballo muerto y 64 asistencias en el Real

Unos caballistas en un bar de Sevilla tras ser desalojados del Real al terminar el horario de caballos.

Un caballo muerto y 64 asistencias veterinarias. Es el balance que dejó la Feria de Abril, que cerró su edición de 2018 con unas cifras que para el Ayuntamiento no son significativas en el contexto de la gran cantidad de equinos que recorren el recinto ferial durante los casi diez días que ahora dura la feria hispalense.

Muere un caballo en la Feria de Abril después de no comer ni beber en todo el día

Así se recoge en el informe remitido a eldiario.es/andalucia que resume las actuaciones llevadas por los servicios veterinarios desde el día del alumbrado a la clausura de la muestra, en el que se concreta que la cita “concentra un alto número de acceso de caballos”.

Las cifras oficiales hablan de que este año han circulado por el Real de la Feria un total de 4.472 carruajes -no especifica si son carruajes o bien son pasos de carruajes, es decir, si se trata de vehículos que han pasado varias veces. “Teniendo en cuenta que hay carruajes tirados por dos, cuatro e, incluso, seis o más caballos, podemos establecer la media en cuatro caballos por carruajes, y esto significa que en el recinto ferial, sólo en enganches han circulado en total cerca de 18.000 caballos. A esto se suman los caballistas, cifra que no se puede cuantificar ya que el acceso es libre. Esto da una idea de los miles de caballos que en cada edición de la Feria de Abril acceden al Real”, señala el mismo informe.

Con todo, el Ayuntamiento cita que la cifra de asistencias veterinarias en comparación con la elevada cifra de caballos que circulan por el Real es ínfima, “y si tomamos como muestra los 18.000 caballos que, como media, han circulado por el Real enganchados a carruajes (sin tener en cuenta a los caballistas que también es una cifra importante), solo se ha tenido que atender al 0,35% de los equinos que han accedido al recinto ferial”.

“Una tradición arraigada”

El mismo balance indica que el Paseo de Caballos durante los días de feria “es una de las tradiciones más arraigadas y significativas de la Feria de Abril de Sevilla. La importancia que el caballo tiene en esta fiesta es notoria, por eso desde el Ayuntamiento de Sevilla se aplican una serie de medidas encaminadas a garantizar la protección de estos animales en la Feria y vigilar que estén en buenas condiciones”, punto en el que cita que ofrece servicios de asistencia veterinaria con tres estancias en el recinto ferial. Este servicio se presta durante el Paseo de Caballos todos los días, concretamente en horario de 12.00 a 20.30 horas”, añadiendo que dispone de abrevadero -uno- para los caballos, situado en la contraportada y “el servicio de asistencia veterinaria presta atención sanitaria a los equinos, tanto a petición de los caballistas o usuarios de carruajes o en el caso de que se reciba un aviso si, por parte de los servicios municipales, se detecta que algún animal no se encuentra en buenas condiciones”.

Sobre el tipo de asistencia, son calificadas como leves en general, con heridas, rozaduras o atención a animales que por algún motivo se muestran nerviosos. “Una vez evaluado el animal y en caso de que el veterinario lo considere oportuno, se le indica al usuario que debe retirarlo de la Feria si no se encuentra en condiciones óptimas o si puede suponer un riesgo para el resto de animales y para las personas por no estar debidamente domado. De las 64 asistencias veterinarias realizadas en la Feria de Abril de 2018, en 11 casos se ha ordenado la retirada del animal (17 % de las asistencias), bien por no encontrarse en condiciones óptimas o bien por no estar debidamente domado con el riesgo que supone para el resto de animales y de personas”.

Sobre el fallecimiento del citado caballo, indica "que no se encontraba en buenas condiciones de salud al haber padecido un cólico el día anterior, lo que fue notificado por la veterinaria tras realizar una necropsia. Esto ha motivado que se vaya a proceder a la apertura de un expediente por parte del Ayuntamiento por posibles responsabilidades del propietario del equino”.

“Todo será denunciado”

La versión estadística presentada por el Ayuntamiento no la comparte la Federación Andaluza de Defensa Animal (FADEA), que ha presentado tres denuncias administrativas, una de ellas del caballo fallecido, que se pasará a vía penal, “y las otras se valorarán después de analizar los expedientes”, explican el presidente de FAEDA, Manuel López Armenta.

Todo lo ocurrido se presentará en el próximo pleno del Consejo Municipal de Bienestar y Protección Animal, “y consideramos, que a pesar de que este año falleció a principio de semana un caballo, por ello ha habido más control por las autoridades locales, y todos los años sucede lo mismo”.

Han recordado que este año se está tramitando la nueva ordenanza municipal, “donde esta problemática se ha planteado en la normativa, por lo que hemos presentado la regulación de la misma basada en el protocolo de actuación que hace el refugio del burrito en El Rocío, con más controles, horarios más reducidos, utensilios más apropiados, etc.”.

Por último, pone el acento en que además, el problema de lo que ocurre con los equinos no solo es en la Feria ni en el transcurso de ella, “sino una semana antes y después por el traslado de los mismos, incluso después de horario del real”, indicando que es habitual ver a caballistas en bares del entorno de la feria cuando son desalojados del Real al acabar el horario previsto para ellos.

Etiquetas
Publicado el
29 de abril de 2018 - 18:48 h

Descubre nuestras apps

stats