Las depuradoras del Pirineo declaradas urgentes hace 26 años empiezan a tomar forma

Depuradoras como la de Biescas deberían llevar un cuarto de siglo funcionando.

El Pirineo y el prepirineo comienzan a ver las primeras depuradoras de aquel paquete de inversiones cuya ejecución fue declarada urgente en 1993 y para la que los gobiernos de Aragón y de España suscribieron quince años después, en 2008, aquel polémico convenio de cuya ejecución nunca más se supo; hasta ahora, claro.

El Ejecutivo autonómico acaba de adjudicar las primeras 16 subvenciones para financiar la construcción de las estaciones de tratamiento de aguas residuales de los núcleos ubicados en lo que en su día se llamó cuencas de los "ríos pirenaicos de alto interés turístico-paisajístico", cuyo saneamiento fue declarado de interés general en el decretazo de febrero de 1993.

"Estas inversiones responden a proyectos cuya programación se había realizado para el ejercicio 1993, pero que no pudieron ser incluidas en el Presupuesto [Generales del Estado] para dicho ejercicio, dada la necesidad de mantener el déficit público en los niveles previstos en el Programa de Convergencia, y cuya ejecución puede, por tanto, llevarse a cabo con carácter inmediato", anunciaba el decreto, que con el tiempo se convirtió en un ejemplo palmario de cómo las administraciones con capaces de minar su propia credibilidad.

Finalmente, tras iniciar el actual equipo de la Consejería de Agricultura la revisión del Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración, el Gobierno de Aragón ha adjudicado ayudas por valor de 6,23 millones de euros dirigidas a financiar un paquete de 16 actuaciones de construcción de depuradoras y de colectores en Canal de Berdún, Salvatierra de Escá, Laspaúles, Santa Cilia, Santa Cruz de la Serós, Sesué, Villanova, Sahún, El Pueyo de Araguás, Chía, Aínsa (Guaso y Banastón), Puente la Reina de Jaca (Javierregaray y el núcleo principal), Sabiñánigo (para la aldea de Sabiñánigo Alto) y Castiello de Jaca (Aratorés).

Casi dos de cada tres propuestas se quedan fuera

La convocatoria ha dado finalmente para subvencionar poco más de la tercera parte de las 44 actuaciones para las que presentaron solicitudes los ayuntamientos del Pirineo, muchos de los cuales han visto cómo, tras el fiasco del plan de depuración y de la misma manera que ha ocurrido en otras zonas de la comunidad, acababan siendo sancionados por no disponer de unas instalaciones de tratamiento de las aguas residuales cuya construcción habían delegado en el Gobierno de Aragón.

Esta lanzó hace unos meses un plan de inversiones plurianual con el que pretende darle un empujón a esta notoria laguna de las políticas medioambientales de la comunidad.

El programa tiene dos 'patas'. Una de ellas consiste en la ejecución de esas depuradoras en pequeños núcleos, aunque algunas de ellas dependen de cabeceras de comarca, entre este año y 2021, para lo que hay consignada una partida de 46,3 millones de euros. La otra, con un presupuesto de 74,3, tiene como objetivo poner en marcha entre este año y 2025 las plantas de saneamiento de los 19 municipios pirenaicos de más de mil habitantes.

Se trata de Ansó, Astún, Candanchú, Canfranc, Canfranc-estación, Castiello de Jaca, Hecho-Siresa y Villanúa en la Jacetania; El Pueyo de Jaca, Escarrilla, Tramacastilla de Tena, Sandiniés, Panticosa (las cinco en un paquete), Sallent, Formigal (las dos juntas) y Piedrafita de Jaca en el Alto Gállego; Aínsa, Bielsa, Boltaña, Broto-Oto, Fiscal y Torla en el Sobrarbe y, por último, las de Cerler y Benasque-Anciles en la Ribagorza.

Otras ocho instalaciones en marcha

No obstante, estas no serán las primeras de las alrededor de 250 depuradoras del Pirineo ‘abandonadas’ desde que se declaró su urgencia en 1993 que entran en funcionamiento. Algunas más van a hacerlo ya como consecuencia de los planes de financiación de los dos años anteriores.

Según explicaron fuentes del Gobierno de Aragón, veinte de las veinticuatro plantas que entraron en el programa de subvenciones de 2017, dotado con algo más de veinte millones de euros, están ya terminadas. Entre ellas se encuentran las de seis localidades del Pirineo y el Prepirineo como Castiello de Jaca, Las Peñas de Riglos, Puente de Montaña, Bierge, Nueno y Chimillas.

Paralelamente, entre las 24 que entraron en la convocatoria del año siguiente, que suman ayudas por 4,3 millones, se encuentran las de Arguis e Igriés.

Etiquetas
Publicado el
9 de diciembre de 2019 - 22:10 h

Descubre nuestras apps

stats